Empleo informal se hace gigante

44% de los ocupados trabaja en la informalidad sin seguro social y sin miras a pensionarse

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /economia-y-politica/Empleo_informal-INEC-Manpower-Estado_de_la_Nacion-Jorge_Vargas_Cullel-desempleo_abierto_ELFCHA20140830_0004_5.jpg
    326x204
    Empleo informal se hace gigante
    / 30 AGO 2014

index

El empleo informal está al alza en Costa Rica.

Su incidencia en las estadísticas es cada vez más grande. Se agiganta al punto de amenazar las cifras de empleo formal, principalmente en las zonas urbanas, donde más trabajo se crea.

Según la Encuesta Continua de Empleo (ECE), que se realiza cada tres meses, en el cuarto trimestre del 2013 un 44% de las personas ocupadas trabajaba en condiciones de informalidad.

Una cifra que desnuda a un mercado laboral sin empuje y ausencia de políticas públicas.

El empleo informal ataca a todos los sectores, pero se concentra en la población entre 25 y 44 años, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En tanto que las mujeres con un empleo informal superan en un 8,3% a las que tienen un empleo formal, siendo este uno de los grupos de la población más vulnerables.

En el más reciente estudio sobre empleo informal, el INEC explica que entre las características de este tipo de ocupación se encuentran la ausencia de seguro social para los trabajadores, pago únicamente en especie o por una única vez a un colaborador, entre otras.

Desde el punto de vista económico, los empleos informales son de baja productividad y son ocupados por personas que laboran una fracción de la jornada completa, pero que tienen deseos de trabajar más horas a la semana.

Causas

Jorge Vargas Cullel, director a. í. del Programa Estado de la Nación, resume la causa del crecimiento del empleo informal en la incapacidad de la economía costarricense de generar puestos de trabajo de manera dinámica.

Esto pese a que el crecimiento económico ha sido moderado (alrededor de un 4% anual) después de la crisis del 2009.

Vargas dijo que una de las causas de que la economía no produzca más puestos de empleo formal es la ausencia de políticas públicas de trabajo robustas y la falta de conexión entre el empleo y el crecimiento económico.

Yendo al detalle, el crecimiento del empleo informal en los últimos meses pudo tener su origen en un aumento del 17% de las expectativas de contratación en las industrias ligadas al sector construcción, como lo reveló la última Encuesta de Expectativas de Empleo de Manpower.

El sector de la construcción es uno de los que cuenta con mayores porcentajes de empleo informal, recalcó Laura Centeno Salas, gerente de desarrollo del negocio, de Manpower.

La decisión de algunas empresas generadoras de empleo formal de reducir sus planillas, así como la incertidumbre que produjo el cambio de gobierno y las nuevas políticas hacia la producción, pudieron ser otros factores para un aumento en la tasa de empleo informal, agregó.

Señales de deterioro

Sean cuales sean las causas de ese incremento, los expertos consultados coinciden en que el empleo informal es síntoma de un deterioro del mercado laboral costarricense que, a la vez, envía señales negativas sobre el presente y el futuro económico del país.

Cullel dijo que Costa Rica se encuentra en el momento en el que más jóvenes universitarios están ingresando en el mercado laboral, oferta de mano de obra de calidad que requiere de mejores empleos.

Empero, esos nuevos profesionales y técnicos están yendo al empleo informal, ante la imposibilidad de la economía de crear mejores puestos para ellos.

“Esa es una tragedia no solo social, sino, también, económica. En el futuro, el país tendrá cotizantes al seguro social y pagadores de impuestos empobrecidos, pues esta gente tendrá en el futuro una capacidad económica muy reducida”, alertó.

La tasa de desempleo cayó con respecto al 2013 (cuando alcanzó un 10,5%). Pero, en esa caída, se topó con el empleo informal, que viene de subida.

Ese es un signo de inestabilidad económica de las familias y del país, advirtió Laura Centeno.

Para María Luz Sanarrusia y Dianny Hernández, investigadoras del INEC, el crecimiento en la informalidad podría significar una mala calidad de los emprendimientos de pequeñas y medianas empresas. Al carecer estas de los recursos necesarios optan por no entrar a la formalidad, pues ese estatus implica el pago de cargas sociales a sus empleados.

¿Cómo atacar al gigante?

Sanarrusia y Hernández coincidieron en que los datos sobre el crecimiento del empleo informal representan una oportunidad para los encargados de crear políticas públicas que faciliten una mejora en las condiciones de empleo de la población.

Por el lado de la oferta, Vargas Cullel considera que el empleo informal se debe atacar con un cambio en el perfil de la fuerza laboral a través de mejoras en los programas del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), que debe encargarse de “reentrenar” a aquellos trabajadores técnicos con afanes de superación.

Por el lado de la demanda, agregó el investigador, se debe mejorar el acceso al financiamiento para la innovación y políticas explícitas para apalancar al emprendedurismo. El empleo debería ser el puente entre la política social y la económica, dijo.

En tanto que la continuidad en las políticas de educación, el respeto al porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) que corresponde a esa área y mejorar las políticas para atraer mejor inversión extranjera, son aspectos vitales para Laura Centeno.

Las alertas están dadas y el camino para combatir el empleo informal está señalado.

Indicadores encienden luces de alerta

Al IV trimestre del 2013 el 44,6% de mujeres tenía un empleo informal.

Contraste entre la población ocupada
Indicadores con empleo informal con empleo formal
Empleo en la zona urbana69,6%79,8%
Población femenina44,6%36,3%
Población joven (15 a 24 años)17,4%14,2%
Población de adultos mayores (65 años o más)5,5%1,6%
Jefes de hogar+45,3%47,4%
Extranjeros10,9%7,7%

Empleado informal

Sin seguro social : Es la persona sin seguridad social financiada por su empleador.

Sin salario: Lo constituye aquel trabajador que solo recibe pago en especie o al que le pagan una única vez, quien, por la naturaleza de su contratación, se considera que no es susceptible de rebajos del seguro social.

Sin ningún pago: También es un empleado informal aquel que ocupa un puesto de ayudante sin remuneración alguna.

Por cuenta propia: Los trabajadores y empleadores por cuenta propia que tienen empresas no constituidas en sociedad, es decir, inscritas ante el Registro Nacional, y que no llevan una contabilidad formal periódica también son trabajadores informales.

Empleo temporal: Los trabajos ocasionales de menos de un mes también son empleo informal.

Fuente INEC.

Sostenbilidad y financiamiento