Costa Rica registra 'explosivo aumento' en consumo de bebidas azucaradas

Productos disparan el consumo de azúcar entre la población; principales fuentes son los jugos de frutas empacados, gaseosas, y mezclas en polvo para refrescos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Este artículo fue corregido el 11 de marzo a las 10:25 am. Por error se consignó que Ivannia Caravaca labora para el Inciensa, cuando es funcionaria de la Dirección de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud.

Mientras en el 2003 los costarricenses consumían, en promedio, el equivalente a medio jugo empacado pequeño de bebidas, 10 años después, en el 2013, se registra la compra de un empaque completo.

Este es uno de los resultados más relevantes de una investigación publicada este lunes 9 de marzo por Ivannia Caravaca, funcionaria de la Dirección de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, en el Simposio de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos del Hogar (Enigh) del 2013.

En su exposición, Caravaca catalogó al incremento como "explosivo", y mencionó que esta tendencia ha disparado el consumo de azúcar entre la población costarricense.

Las principales bebidas consumidas son los son los jugos de frutas empacados, gaseosas, y mezclas en polvo para refrescos.

"Estimamos que cada jugo empacado puede contener, más o menos, ocho cucharaditas de azúcar, cuando debieran consumirse 12 diarias. Y sabemos que en Costa Rica, en promedio, ya se están consumiendo 24 cucharaditas cada día", advirtió Caravaca.

También se registró un aumento en el consumo de café entre la población costarricense.

La tendencia en el consumo de este tipo de bebidas es mas pronunciada entre los grupos de personas de menor ingreso, según expuso la investigadora.

El estudio convirtió el gasto registrado en diversos productos en calorías que pueden adquirirse en el mercado con ese monto.

La Enigh 2013 es la más completa y actual estimación del gasto e ingreso de los hogares costarricenses.

Mayor consumo de alimentos preparados

La investigación también registró una tendencia creciente en el consumo de alimentos de conveniencia y comidas frescas preparadas entre los hogares más ricos del país.

Contra lo que esperaban los investigadores, estas comidas preparadas no son comidas rápidas extranjeras comunes, como la pizza o las hamburguesas, sino los casados, los arroces preparados, empanadas y papas fritas.

Todos esos platillos que aportan mucha grasa, azúcares, carbohidratos y sodio a las dietas de los hogares, ingredientes fuertemente asociados con obesidad y diversas enfermedades.

Los costarricense muestran, además un mayor consumo promedio de calorías. Mientras lo recomendable es la ingesta de 2.000 calorías diarias, en el 2003 se registraban 2.315 unidades de energía calórica en promedio por persona. Para el 2012 ese montos creció a 2.389, según el estudio.

Sostenbilidad y financiamiento