Luis Guillermo Solís: “Un historiador que busca crear su historia”

candidato a la presidencia por acción ciudadana

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cuando apenas tenía 13 años y empezaba la secundaria, Luis Guillermo Solís Rivera tuvo la iniciativa de entregarle un documento al entonces secretario General de la Unesco durante la visita que realizaba al país.

En el texto, que bautizó “Un solo sentir” y en el que llamó a participar a tres amigos preadolescentes como él, planteaba ideas para promover la paz entre las culturas.

La propuesta le había surgido en su inquietud por entender más sobre derechos humanos.

Desde entonces, Solís dejó ver su pasión por ese tema y su visión internacional que marcó su carrera a lo largo de su vida.

“Siempre tuvo una preocupación muy clara por el bienestar de los habitantes”, dice su amigo desde la primaria Luis Fernando Aragón, quien lo apoyó en la idea del documento sobre la paz.

Esa preocupación la fue plasmando durante la secundaria en el Colegio Metodista, donde fue presidente.

Cuando ocupaba ese cargo, logró que les colocaran policías dormidos frente a la institución para que los vehículos redujeran la velocidad y permitieran el paso de los estudiantes.

“En una época donde no existían policías dormidos, él logró que los colocaran”, recuerda Aragón.

Al verlo en esa dimensión, sus compañeros del colegio lo bromeaban diciéndole que iba a llegar a ser presidente.

“Cuando lo vi en las preliminares del PAC me preocupé y pensé: Es capaz que, a fin de cuentas, se le está haciendo lo que le dijimos cuando éramos chiquillos”, dice su amigo de infancia.

Esa formación académica que caracteriza a Solís lo ha hecho completar un perfil muy amplio en la docencia y en la política

En ese camino influenció, sin duda, su madre, Vivienne Rivera, una educadora universitaria que le inculcó compromiso por el país y por temas sociales.

Ella falleció siendo él aún joven, pero dejó su huella.

Buen negociador fuera del PLN

En lo que sí coinciden quienes lo conocen es que Solís es muy buen negociador y que siempre busca la conciliación entre las partes.

“Esa capacidad de negociar fue muy importante cuando se le escogió para secretario del Partido Liberación Nacional, porque era un momento muy difícil de transición”, dice Ricardo Castro, asesor legislativo del PASE.

Sus excompañeros del PLN le resienten que haya abandonado esa agrupación política.

El diputado verdiblanco Fabio Molina dice que le van a tener que cobrar derechos de formación.

“Es un liberacionista resentido que se fue para el PAC y no me gusta la gente que cambia de partido como cambiar de ropa”, dice Molina, quien le atribuye esa facilidad de sentarse a dialogar a su pasado liberacionista.

“Aprendió bien en Liberación”, añade Molina.

El exministro de Trabajo Farid Ayales, quien compartió con él dentro del liberacionismo, dice que nunca interpretó que Solís tuviera grandes aspiraciones políticas por ser tan académico.

“Mi preocupación quizá es más sobre la experiencia en el campo político porque siempre ha estado en otros escenarios”.

Aragón, su amigo de siempre, defiende ese punto y reconoce que sí es un académico, pero que “también ha tenido suficiente roce en la práctica a nivel político”.

Sencillo, sin ostentaciones

Solís es sin duda un intelectual, académico y dedicado a la enseñanza.

Tiene para mostrar más de 60 publicaciones sobre política nacional e internacional.

Sus amigos y compañeros de trabajo coinciden en que es una persona sencilla, sin ostentaciones. Capaz de renunciar a beneficios, como cuando laboró en la Cancillería y rechazó los vales de gasolina a los que tenía derecho.

Lo definen como un amigo leal, bondadoso y de confiar.

“Es una persona sin tacha, un hombre muy estudioso, muy disciplinado, correcto en sus acciones, de memoria privilegiada”, dice Mariano Figueres, su amigo desde hace más de tres décadas.

Solís está hoy ante un momento crucial de su vida: Devolverle al PAC, ahora con su nombre y apellido, el papel que ocupó en las elecciones del 2006, cuando se convirtió en la segunda fuerza nacional.

Formación académica

- Estudios: M.A. Latin American Studies, Tulane University, EE. UU. 1981 (con distinción). B.A. Historia, Universidad de Costa Rica, 1979 (Con honores).

- Publicaciones: Ha participado en más de 60 publicaciones entre libros, artículos, informes, ensayos, folletos sobre política nacional e internacional, desarrollo, derechos humanos. Sus ideas se han publicado dentro y fuera del país.

- ¿Qué lee?: Aparte de libros referidos a la realidad nacional, lee libros de viajeros, novelas y cuentos. También los salmos y proverbios de la Biblia.

- ¿Quién lo inspira?: Los escritories Khalil Gibrán, Albom, Krishnamurti y la autobiografía de Gandhi.

- Idiomas: Español, inglés y francés.

Trayectoria

Docente: Coordinador Regional de Investigación y Cooperación  de Flacso (2005-  2008). Director de posgrado centroamericano en Ciencia Política, UCR (02-04). Vicedecano Ciencias Sociales, UCR (1999-2002). Investigador Asociado, Latin American and Caribbean Center, Florida International University (1999). Profesor Fulbright Invitado, University of Michigan-Flint (83- 85). Profesor con rango de catedrático de Historia y Ciencias Políticas, UCR  (1981 al presente). Profesor asociado de Escuela de Historia, UNA  (81-87).

Política: Jefe de gabinete del Ministro de Relaciones Exteriores  (86-90). Subsecretario de Relaciones Internacionales, PLN (91-94), Director general de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (96-98). Secretario general del Partido Liberación Nacional ( 2002- 2003).

Sostenbilidad y financiamiento