Costa Rica deberá correr para incorporarse a la OCDE

País tiene un año para elaborar 10 diagnósticos sobre diversos temas y suscribir al menos seis compromisos con el foro global

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Costa Rica tiene un año para concluir 10 diagnósticos sobre el país y suscribir al menos seis instrumentos o compromisos ligados al desarrollo de políticas públicas, a fin de recibir la invitación formal a integrar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El gobierno de Luis Guillermo Solís se comprometió con personeros de ese foro, hace dos semanas, a continuar lo iniciado en la administración anterior y manifestó su intención de formalizar la integración a finales del primer semestre del 2015.

Sin embargo, el Ejecutivo tendrá que correr, sobre todo para cumplir con los compromisos que requieren aprobación de la Asamblea Legislativa.

Para lograrlo, el ministerio de Comercio Exterior (Comex) elaboró un plan de acción que además de los diagnósticos y los instrumentos, incluye la participación del país en comités y grupos de trabajo de ese organismo.

Además, se dará seguimiento a las 27 instituciones nacionales que participan en el proceso.

Algunas de esas entidades son los ministerios de Planificación (Mideplan), Economía (MEIC), Hacienda, Agricultura y Ganadería (MAG), Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), el Banco Central y la Comisión de la Competencia.

Una vez que la OCDE gire la invitación formal, Costa Rica tendrá que crear otro plan para conducir el proceso de adhesión a este organismo de cooperación internacional, compuesto por 34 estados y cuyo objetivo es coordinar las políticas económicas y sociales de sus integrantes.

“El plan de trabajo es con varias organizaciones para acelerar el paso y que no haya ningún contratiempo en recibir la invitación”, dijo Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior (Comex), quien a su vez es el secretario técnico del proceso.

El poco tiempo disponible para la tarea preocupa a representantes del sector productivo, que apoya el proceso de incorporación.

“Hay que adelantar en los temas de políticas públicas. En educación y salud tenemos ventajas, pero en economía y comercio debemos poner mayor énfasis”, comentó Mónica Segnini, presidenta de la Cámara de Exportadores.

El apoyo al ingreso a la organización no es exclusivo de los exportadores. Los sectores de industria, industria alimentaria y tecnología apuestan por que la incorporación ayude a alinear el conocimiento y la experiencia de los países desarrollados con la agenda de competitividad local.

“Tenemos que definir la ruta para mejorar los estándares de competitividad y para eso debe haber transferencia de conocimiento en diversas materias”, aseguró Mario Montero, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Agroalimentaria (Cacia).

Estado de situación

Parte de la tarea pendiente la conforman los diagnósticos o revisiones, que pretenden homologar los estándares locales con las exigencias de la organización.

De una lista de 10, el país tiene tres revisiones a medio camino.

Una tiene que ver con gobernanza pública y está a cargo del Mideplan y de Hacienda. Otra es de políticas de competencia liderada por el MEIC y la Comisión de la Competencia.

La tercera estudia la habilidad más allá de la escuela y está a cargo del Ministerio de Educación Pública (MEP) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

Estas revisiones diagnostican el estado del país en cada campo y para realizarlos se cuenta con la ayuda de expertos de la OCDE.

Adicionalmente hay una lista de otras siete revisiones que están en la fase inicial.

Se trata de la del sistema de estadísticas del país en la que participan el Banco Central, el Instituto de Estadística y Censos (INEC) y Mideplan; y una revisión económica del Estado a cargo del MEIC, la autoridad monetaria, Hacienda y Comercio Exterior.

A estas se suman un diagnóstico de las estadísticas de inversión bajo la responsabilidad del Central, Hacienda y Comex y otro sobre la apertura de mercados.

En la lista de pendientes también están una revisión multidimensional que analiza los diferentes sectores de la economía y hace una valoración integral; una revisión agrícola que lidera el MAG y otra de políticas de innovación a cargo del Micitt.

Compromisos

La segunda área de acción es la adopción de un listado de instrumentos del foro global, algunos obligatorios y otros opcionales, que deben suscribirse durante este proceso.

Costa Rica ha adoptado cerca de 12 instrumentos entre ellos la Declaración sobre el Futuro de la Economía de Internet, que establece políticas para estimular la innovación en el uso de la red y asegurar un alcance global.

Seis instrumentos más están pendientes, y aunque algunos solo requieren el sello del Ejecutivo otros deben recibir la aprobación legislativa.

Bajo revisión, está la participación de Costa Rica en varios comités que dan seguimiento a los campos de acción relacionados con este listado de instrumentos.

Mora explicó que esto deberá definirlo en agosto el Comité Ejecutivo Interministerial OCDE, creado por este gobierno para tomar decisiones sobre el proceso.

Ese comité, que debe informar directamente a Solís, está conformado por los ministros de Comex, Presidencia, Hacienda, Planificación y el canciller.

“Nos hemos planteado un accionar más rápido para asegurarnos de completar todos los compromisos”, afirmó Mora.

Desde la sociedad civil

Una novedad en el trayecto para incorporarse a la OCDE, es la decisión del Gobierno de crear mecanismos de información para la ciudadanía.

La estrategia de comunicación, a cargo de Comex, tiene como objetivo que las medidas que adopte el país se aprueben en consenso.

Esta sería la primera ocasión en que un país aspirante integre de esta manera a empresarios, académicos y sindicatos en el proceso de incorporación.

La meta conjunta es lograr que el país sea invitado a convertirse en miembro de una organización que se espere facilite la evolución del Estado y potencie su eficiencia.

Una invitación que reciben pocas naciones y que debe ser extendida de forma unánime por parte del Consejo de la OCDE.

Después, el país deberá obtener el visto bueno de los 34 países del foro para lograr su incorporación, pero, para eso, todavía queda camino por andar.

Exigencias

Hacienda: La organización exige que los países se comprometan a intercambiar información en la batalla contra la evasión.

Además, impulsa que las transnacionales paguen sus impuestos y que se desarrollen políticas internas para perseguir el lavado de dinero.

En la lucha contra la corrupción: La OCDE pide a sus miembros que estos esfuerzos sean interdisciplinarios y que se incorporen empresas y políticas públicas.

Ambiente: La OCDE proporciona a los gobiernos las bases para desarrollar políticas ambientales efectivas y económicamente eficaces.

Exige que los países responsabilicen a las empresas a conservar el ambiente y que exista compatibilidad entre las políticas encauzadas al crecimiento económico y al resguardo del medio ambiente.

Comercio: Para la organización, los mercados abiertos y la inversión son políticas en favor del crecimiento que ofrecen beneficios a las economías, pero obliga a acompañar esas políticas con una mejor educación, políticas de mercado laboral, ajustes estructurales y políticas sociales.

Empleo: En este campo pide decisiones coherentes para una gestión eficaz de la movilidad y propone crear opciones más flexibles para migrantes y empleadores.

Estadísticas: Los indicadores son cruciales para la organización, pues obliga a sus miembros a alinear las metodologías de recopilación y análisis estadístico, con el fin de medir y comparar a todos bajo el mismo método.

Fuente Comex.

Sostenbilidad y financiamiento