El aspirante presidencial del PLN considera que no hay otra salida, el Gobierno necesita aprobar una reforma fiscal para aumentar los ingresos tributarios.

Por: Manuel Avendaño Arce 21 octubre

Dice estar convencido de que es mejor decir la verdad desde la campaña electoral, incluso en un tema tan impopular como los nuevos tributos, Antonio Álvarez Desanti no ve otra alternativa para superar el déficit fiscal: el Gobierno necesita que se apruebe un impuesto al valor agregado (IVA) que aumente la tasa impositiva del 13% al 15%.

Para el candidato presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN), no hay plan "b", no hay otra salida, no hay opciones. Se debe aprobar la reforma fiscal.

También considera necesaria la modernización del impuesto de renta para aumentar los ingresos tributarios del país.

No comparte la posición del actual Gobierno sobre el uso de reservas para mantener la estabilidad relativa en el tipo de cambio del dólar, y asegura que se debe promover la desdolarización de los créditos para reducir los efectos negativos ocasionados por el diferencial cambiario.

Álvarez Desanti conversó con EF, en el espacio de cobertura electoral Rete al candidato 2018 , donde los lectores pueden enviar sus preguntas y comentarios para el aspirante presidencial a través de la página de Facebook de este semanario.

Con la firme convicción de "abolir" el uso de combustibles derivados de petróleo en el país, antes del 2040; y con la idea de construir un tren rápido de pasajeros, el exdiputado liberacionista ahondó en sus propuestas.

¿Cómo se debe aplicar el ajuste fiscal para reducir el déficit?

Hay que ver el tema del déficit fiscal no solo del lado de ingresos, sino también del lado de los gastos. Para nosotros es fundamental terminar la reforma de pensiones, donde faltan los cambios al régimen del Poder Judicial; y también tenemos que reformar el empleo público, aquí respetaremos derechos adquiridos, pero para las nuevas contrataciones deben de regir reglas diferentes.

¿Cuál es su posición sobre la reforma fiscal que incluye la aprobación del IVA y cambios en el impuesto de renta?

En el lado del ingreso, vamos a tener que ir a un impuesto al valor agregado que abarque los servicios y que cambie el viejo sistema de impuesto de ventas por uno más moderno.

También consideramos que debemos avanzar hacia una regla fiscal, qué es eso de la regla, eso es establecer regulaciones que dicen que el Estado no podrá gastar más de una suma referida a algunos parámetros para evitar el incremento del gasto.

Pero, ¿usted está de acuerdo con aumentar la tarifa del IVA para que pase del 13% al 15%?

En cuanto al impuesto al valor agregado, uno en una campaña tiene que decir la verdad, yo espero ser presidente y hablarle al pueblo con la verdad, es prácticamente inevitable tener que llevar la tasa del 13% al 15% porque sino no vamos a alcanzar los recursos que el país necesita.

Yo por estar en campaña electoral no le voy a mentir a los costarricenses. Cualquiera que gane estas elecciones, tarde o temprano, tendrá que hacer un aumento en la tasa del IVA.

¿Cuál es su propuesta para impulsar una reforma al impuesto de renta?

Claro, una propuesta tiene que ver con renta, para que podamos subir las rentas pasivas del 8% al 15%, el resto no estaría llegando a renta universal, ni a cambiar la tarifa del 30% que tiene el actual impuesto sobre la renta.

¿Usted mantendría el mecanismo planteado por este Gobierno para devolver dinero del IVA a los más pobres?

A mí me gusta mucho ese mecanismo de las devoluciones porque permite devolverle a la gente que está en pobreza y pobreza extrema lo que pagan por el impuesto al valor agregado.

Este sistema permite que cada día tengamos la verdadera lista de gente que está en condiciones de pobreza en el país, y facilita la aplicación de beneficios del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y las transferencias del Estado destinadas a ayudar.

¿Cuál será su estrategia para mantener la estabilidad en el tipo de cambio del dólar?

La decisión del tipo de cambio no debe ser política, es una decisión del mercado.

Este Gobierno ha preferido que el tipo de cambio no se mueva, no sé si por ser año electoral, entonces hace pocas semanas decidió gastar $1.000 millones en reservas, con tal de que no se diera un proceso de devaluación.

A mí me parece que eso es inconveniente porque está encareciendo artificialmente los costos de los productos en el país.

Entonces, ¿cómo sería la política cambiaria en un eventual gobierno del PLN?

Yo prefiero una política cambiaria donde nosotros permitamos que se vayan dando devaluaciones paulatinas, no minidevaluaciones como sucedía antes, el objetivo es que se vaya reflejando el verdadero tipo de cambio que nosotros tenemos, y no sacrificar las reservas para que políticamente no se devalúe el colón en año electoral como parece que decidió hacerlo este Gobierno.

Cite cuatro proyectos de infraestructura que serían prioritarios en su gobierno.

Primero la estructura, vamos con las alianzas público-privadas y con la concesión de obra pública, para mí lo importante es que tengamos carreteras modernas, bien hechas y en el menor tiempo posible, construidas con los mejores precios disponibles en el mercado, y sin corrupción.

¿Cuáles son las carreteras a las que les daría prioridad?

Primero el tren rápido de pasajeros que vaya de Paraíso (de Cartago) a Ciruelas (de Alajuela), que sea elevado en la zona urbana para que no afecte el tránsito.

Lo segundo es establecer pasos elevados que comuniquen el este con el oeste, y el norte con el sur, sin necesidad de entrar al centro de la ciudad.

Finalmente hay otros proyectos como la ampliación de la ruta 27, terminar el anillo de circunvalación en su tramo norte, y entrarle a los cuellos de botella que tenemos en muchos lugares.

¿Cuánto costaría el tren rápido que usted propone?

Hay gobiernos que han manifestado interés como China, Canadá, España y Alemania.

Hay una propuesta de una empresa española que anda por más de 600 millones de euros; y hay una segunda opción con un tren cuya línea sería toda elevada. Esta idea se ha conversado con empresas chinas y su costo se estima cerca de los $1.200 millones.

Posiciones

A favor: De las alianzas público-privadas y la concesión de obra pública.

En contra: Impulsaría la suspensión de contratos con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

A favor: De “abolir” el uso de combustibles derivados de petróleo antes del 2040, e impulsar una nueva matriz energética en el país.

En contra: Del uso de reservas por parte del Banco Central, para mantener la estabilidad del tipo de cambio del dólar en el país. También apoya la desdolarización de créditos.

Fuente Entrevista con Antonio Álvarez.