NUEVO DECRETO DEL MINISTERIO DE HACIENDA

Cinco consejos para venderle al Estado mediante su política de compras públicas sustentables

¿Qué deben hacer las Pymes y mipymes para venderle al Estado? Una nueva política emitida por el Gobierno promueve darle preferencia e incentivos a este tipo de empresas... pero con algunas condiciones ambientales y sociales


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La nueva Política Nacional de Compras Públicas Sustentables le da preferencia a las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes y Mipymes) y a los productos ambientalmente sostenibles.

Pero en la práctica, ¿qué significa esto? Por ahora, que existe un marco general para comprarle más a las empresas pequeñas que estén formalizadas y para darle preferencia a los productores que demuestren que sus procesos son ambientalmente más sostenibles. 

Este tipo de compras tiene tres pilares: la ambiental, la social y la económica.

Todavía hace falta un trecho por recorrer, pues la política "impulsa", "promueve" y "promociona", pero no obliga a las instituciones a comprar bajo estos criterios sino hasta que desarrollen sus propios programas de sostenibilidad. 

"Estamos generando espacios para la distribución de renta", comentó Fabián Quirós, director general de Administración de Bienes y Contratación Administrativa.

LEA: Aumente sus posibilidades de vender productos sostenibles.

Los consejos

Como la política se irá aplicando de manera paulatina e implica un cambio de cultura dentro de los ministerios, los empresarios pueden aprovechar los próximos meses para alinear sus procesos y encontrar nichos de negocio.

Estos son algunos consejos para aprovechar la nueva política:

1. Eliminación de desechos: la disposición final de los bienes comprados por el Estado llegará a ser una responsabilidad de los proveedores. Es decir, desde el contrato ambas partes se comprometerán a hacerse cargo de los productos. Estas empresas, deberán certificar que tienen un proceso de desecho que no perjudique al ambiente.

2. Procesos ambientales: busque garantizar la sostenibilidad de sus procesos de producción mediante certificaciones como Ecoplus o alguna otra norma de calidad. Debe demostrar que sus procesos son menos erosionantes que otros y que la vida útil de sus productos es mayor, para obtener la preferencia del Estado. Tome en cuenta criterios como el consumo de agua, electricidad, combustibles y papel, así como la generación de residuos ólidos, de aguas residuales y de emisiones atmosféricas.

3. Respete la legislación en materia laboral al pie de la letra: aunque de por sí es una obligación, esta política viene a poner en el foco de atención de las instituciones en el recurso humano de las empresas, pues deben comprobar que están al día con las cuotas obrero patronales, por ejemplo. De hecho, dentro de las guías que las instituciones dijeron necesitar, se encuentra una sobre la verificación de derechos laborales en contratos administrativos. 

4. Revise a sus proveedores: si va a subcontratar servicios que se encuentran dentro de un convenio marco o cualquier tipo de contrato con el Estado, asegúrese de que sus propios proveedores también tengan procesos ambientales sostenibles y que respeten la legislación laboral de sus empleados.

5. Genere encadenamientos con empresas pequeñas: el Estado le dará un puntaje superior a los pequeños actores del mercado que, aunque sean grandes empresarios, genere subcontratación

Sostenbilidad y financiamiento