TSE ampliará fronteras de voto en Costa Rica

El sufragio en el extranjero y la votación electrónica marcarán diferencia en las elecciones 2014

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las elecciones 2014 traerán cambios importantes en la forma tradicional de ejercer el voto. Las urnas irán más allá de las fronteras e incorporarán tecnología y una nueva logística.

Por primera vez, los costarricenses radicados en el extranjero podrán votar desde otro país, solo si se empadronaron previamente. Las inscripciones cerraron el pasado 2 de octubre en los 53 consulados del país que tendrán urnas disponibles.

Héctor Fernández, director del Registro Electoral del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), explicó que Estados Unidos es el país donde más nacionales se registraron para ejercer el sufragio, la mayoría en Nueva York, con más de 2.000 electores.

El programa de traslado de domicilio electoral permitió empadronar a 10.264 costarricenses que viven fuera del país, según datos del TSE al 31 de agosto.

“Los miembros de mesa en los consulados estarán conformados, al igual que acá, por personeros de partidos políticos. A falta de estos representantes se hizo un registro de voluntarios para que funcionarios consulares asuman esa labor”, dijo Fernández.

El TSE enviará auxiliares electorales a algunos países, como por ejemplo China, en donde se registraron más de 50 electores.

En el exterior solo se podrá votar por el candidato presidencial. Es decir, los 57 diputados que integrarán la Asamblea Legislativa todavía quedarán reservados para el sufragio en suelo nacional.

Voto electrónico

También se superarán fronteras físicas, explorando posibilidades tecnológicas.

Las elecciones en el extranjero permitirán probar el voto electrónico, como plan piloto para futuros procesos.

En ese caso, el elector deberá firmar en la mesa y posteriormente pasará a escoger su candidato en una computadora con pantalla táctil.

Es un sistema cerrado, es decir, no se ingresa a Internet. El dispositivo le solicitará al votante una confirmación de su elección y luego emitirá un comprobante para que sea depositado en una urna.

Son 40 consulados donde se usará el equipo electrónico para ejercer el sufragio. En los demás, la mecánica será parecida a la usada en las mesas locales; la diferencia radica en que solo tendrán que marcar una papeleta (color blanca) y luego depositarla en la caja.

El voto en el extranjero tendrá las mismas garantías que si se ejerciera en Costa Rica. “Vamos a mandar nuestro padrón registro y la firma se podrá cotejar para verificar que sea la misma. Una vez que pasen las elecciones, los magistrados del Tribunal van a tener acceso a revisar la legitimidad de todas las papeletas, porque las urnas en el exterior se trasladarán hasta acá”, comentó Fernández.

Hacia la digitalización

Cada hardware que se utilizará para la votación electrónica tiene un costo de $1.500, en tanto el software fue desarrollado por los técnicos del TSE desde hace algunos años y fue completado en el 2012.

El plan piloto de voto desde otras naciones es de suma importancia para ir sensibilizando a la población respecto al tema de digitalización del sufragio, resaltó Fernández.

Empero, el funcionario resaltó que aún falta mucho para lograr ejecutar esta práctica con todo el padrón electoral.

“La idea del TSE es empezar con una experiencia a nivel nacional en las elecciones municipales del 2016, pero iríamos aplicando progresivamente el plan en Costa Rica por razones presupuestarias. Sería con un pequeño porcentaje del padrón, hasta que se tengan los recursos y la capacitación necesarios”, expresó .

Solo nacionales y provinciales

Estas serán las primeras elecciones en las que solo se elegirán Presidente, dos vicepresidentes y 57 diputados, a nivel nacional.

Los más de tres millones de electores tendrán que elegir en dos papeletas: una blanca, presidencial y otra celeste, legislativa.

El cambio permitiría bajar de dos minutos a 90 segundos el tiempo que cada persona usa para sufragar.

Se estima que con la medida, las personas tendrán más tiempo previo para conocer mejor a los candidatos. “Ojalá todos vayan con una decisión razonada de por quién votar, esto también facilita de algún modo la elección”, comentó Fernández.

Estas medidas permitieron reacomodar la logística. Se varió la cantidad de centros de votación, que aumentaron a 2.050 y, en contraste, se redujo a 117 la cantidad de juntas receptoras de votación, para un total final de 6.500.

La recomendación del Tribunal es que la gente se presente a la urnas temprano para evitar filas en los picos de votación, que se dan entre las 11 a. m. y el mediodía y, de 1 p. m. a 3 p. m.

Otro aspecto relevante es que por primera vez, en la nómina de candidatos a diputados, se deben aplicar el principio de paridad y alternancia de género, como parte de la información que tiene derecho a conocer el público. Es decir, hombres y mujeres deberán ir en forma alternada.

Sacudida financiera

La reducción a tiempo de la deuda política del 0,18% al 0,11% del producto interno bruto (PIB), es la principal medida financiera que hará diferencia en el desarrollo de esta campaña.

Será solo será para esta campaña, ya que la reforma fue un artículo transitorio pero el gasto que se reconocerá a los partidos políticos será menor al de febrero de 2010, gracias a ley que, in extremis, redujo el financiamiento estatal a un monto total de ¢24.953 millones.

La campaña presidencial utilizará ¢18.147 millones (0,08% del PIB) y el resto quedará para las elecciones locales del 2016.

El TSE proyecta gastar ¢9.463 millones de su presupuesto, incluyendo medidas de contingencia, entre otros, pero espera ahorrarse unos ¢3 .000 millones.

No obstante, está pendiente otro tema espinoso, cuya resolución podría no ser coyuntural. La Sala IV debe decidir un recurso sobre la constitucionalidad de los bonos de deuda política. Puede que no se defina en esta campaña, pero tiene a los partidos conteniendo la respiración.

Sostenbilidad y financiamiento