Facturación en otras monedas y tiempos de duración figuran como retos

Por: Daniel Salazar Murillo 9 abril
 La factura electrónica es un comprobante electrónico clave para la fiscalización y el seguimiento de Hacienda a la venta de bienes y servicios del país. Su implementación paulatina arrancó el 21 de marzo del 2017.
La factura electrónica es un comprobante electrónico clave para la fiscalización y el seguimiento de Hacienda a la venta de bienes y servicios del país. Su implementación paulatina arrancó el 21 de marzo del 2017.

A dos semanas de su implementación, la factura electrónica devela sus primeros retos y escribe algunas preguntas abiertas sobre su ejecución en el país.

La facturación en moneda extranjera, los tiempos para autentificar el documento, la consideración de “título ejecutivo” y la fiscalización de sectores “invisibles” para Tributación son parte de los primeros desafíos que deberá enfrentar la plataforma, que arrancó su operación el pasado 21 de marzo con diez grandes contribuyentes.

La factura electrónica –proceso que implementará paulatinamente Hacienda con todas los sujetos del pago del impuesto de ventas y de renta– es un comprobante electrónico que sustituirá los de papel que ahora utilizan la mayoría de empresas. En su lugar, se utilizará un comprobante electrónico autentificado por Hacienda. Ese documento pretende ser clave para la fiscalización y seguimiento de la Autoridad en la venta de bienes y servicios al país, y el pago de impuestos.

El otro lado de la moneda

Implementar la factura electónica en el país ha sido un reto complejo. Según el Colegio de Contadores de Costa Rica este es el tercer intento de Hacienda por integrar el proceso en el territorio nacional.

Por eso no es de extrañar que, aunque el objetivo sea impactar a todos las personas sujetas al pago de impuestos, Hacienda decidiera aplicarlo paulatinamente, integrando diez nuevos grandes contribuyentes por mes.

Sin embargo, estos primeros contribuyentes ya comenzaron a detectar retos importantes.

El más destacado de ellos es el conflicto desatado por las facturas en moneda extranjera (principalmente en dólares).

Según el abogado y socio de Deloitte Alan Saborío, aunque la ley del Impuesto General de Ventas y el Impuesto de Renta establece que las transacciones en el país se pueden pagar en cualquier moneda, los reglamentos de estos tributos exigen la facturación en colones y en español.

Hoy, con la implementación de la factura electrónica, Tributación se apega a los reglamentos y exige la emisión de facturas exclusivamente en colones.

Así lo confirma el director general de Tributación, Carlos Vargas, quien destaca que el uso de mecanismos electrónicos no modifica la actual normativa del país y deriva sus disposiciones directamente de los reglamentos.

El problema, aseguran algunos, es que buena parte de los contribuyentes costarricenses dependen y requieren de facturas en otras monedas.

Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), sostiene que los exportadores necesitan de la facturación en dólares, principalmente por complejidades legales y contables.

“Vemos un problema contable en el hecho generador que solo se pueda facturar de forma electrónica en colones”, afirma.

Bonilla sostiene que las autoridades tributarias deberían cambiar sus consideraciones sobre el tema, abriendo la posibilidad de facturar en cualquier moneda. Sin el cambio –asegura– se generará un problema de diferencial cambiario respecto a los registros contables.

Mientras tanto, Tributación mantiene el tema en estudio y valora si debe adoptar medidas que puedan resultar procedentes. Hoy, el director general del Tributación sugiere a los contribuyentes utilizar el espacio de “Otros”, destinado a anotaciones para incluir los datos de la transacción económica en dólares.

Otros baches

Hay otros posibles pendientes por solucionar. Por ejemplo, la factura electrónica (por sí sola) no puede considerarse un título ejecutivo, es decir un documento que permita el cobro de un bien o servicio en procesos legales.

Según Tributación, para que una factura se considere título ejecutivo esta debe ser firmada por el receptor, esto implicaría imprimir el documento o contar con una de los 204.076 certificados de firmas digitales que existen en el país al 10 de abril de este 2017.

“La factura de papel debe ser firmada, pero cuando la factura es electrónica existen dos opciones, se imprime y la firma el receptor o este último firma digitalmente el PDF de la factura”, explica el director de Tributación.

El Colegio de Contadores de Costa Rica enlista otros posibles inconvenientes que deberán aclararse en el futuro.

Dunia Zamora, fiscal de ese colegio de profesionales, destaca que Tributación se está reservando la posibilidad de tardar tres horas para poder confirmar las facturaciones. Aunque la gran mayoría de los procesos son instantáneos, hay otros en los que se está tardando minutos, dice.

Zamora afirma que cualquier ralentización en los tiempos de respuesta de Hacienda podría afectar a los empresarios.

“Hoy lo que los colegas comentan es que puede tardar minutos. Además, cuando Hacienda tenía que procesar más de 500 líneas podía durar muchísimo”, añade. “También ha tenido problemas para leer las facturas de los exportadores, que tienen gráficas especiales y –a veces– presentan inconvenientes”, afirma.

Empero, Hacienda responde que la factura electrónica está operando sin ningún inconveniente hasta el momento.

“No descartamos que en ese proceso se requiera ajustes, como lo hicimos con el único reporte que hizo una empresa el día que iniciamos y que fue resuelto poco tiempo después”, explica el viceministro de Ingresos, Fernando Rodríguez.

“Desde entonces, no tenemos quejas por el funcionamiento del sistema, lo que hemos atendido obedece a problemas técnicos de las empresas, pero todos se han resuelto rápidamente”, destacó.

Según la entidad, la mayoría de problemas reportados por las empresas fueron previos a la entrada en funcionamiento del sistema, sin generar mayores inconvenientes futuros.

Zamora, sin embargo, cree que es necesario sostener un mayor diálogo, especialmente con las empresas encargadas de facilitar los servicios de la factura electrónica, a las que las compañías están solicitando sus servicios.

Mientras tanto, Hacienda continuará implementando el sistema con diez nuevos contribuyentes por mes.

Si usted debe adoptar el uso de la factura electrónica, Hacienda le notificará con –al menos– seis meses de tiempo para que prepare su implementación.

Generalidades de la factura electrónica

¿Qué es?

Es un comprobante digital, autentificado por Hacienda, generado a partir de la venta de bienes y servicios. Es casi idéntico en su contenido al de una factura impresa. El sistema permitiría a Hacienda recibir información sobre las ventas en el país.

¿A quiénes involucra?

Rige para todos los contribuyentes de Costa Rica del impuesto de renta y ventas: personas físicas, sociedades, asociaciones y fundaciones, entre otros.

¿Cuándo debo implementarla?

Hacienda está desarrollando el proceso paulatinamente. La entidad empezó su implementación este 21 de marzo con diez grandes contribuyentes del país. Se continuarán integrando diez contribuyentes por mes, hasta llegar –poco a poco– a otros grupos. Hacienda va a notificar a las empresas antes de que deban implementarla y les dará un plazo no mayor a seis meses para hacerlo.

¿Qué se requiere para implementarla?

Se necesitarán recursos informáticos, programas de cómputo y comunicación con los servidores de Hacienda. Las personas deben afiliarse mediante el formulario del Registro Único Tributario (D140) disponible en la página de Hacienda. También deberán comprar, actualizar o buscar un software para emitir facturas electrónicas y diseñar facturas acordes a las disposiciones de Tributación.

¿Qué documentos recibe el consumidor ?

Si lo prefiere, el consumidor tiene derecho a recibir la factura en papel, si o desea puede recibir una confirmación con el sello de Hacienda para validar las compras.

Fuente: Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica | Deloitte