Condiciones de nuevo ferri entre El Salvador y Costa Rica no están claras para exportadores

Anuncio genera dudas entre el sector


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

“Me complace informarles que a partir de enero (2016) funcionará un ferri para transportar furgones entre Puerto Caldera y El Salvador”, dijo en cadena nacional el presidente Luis Guillermo Solís el 18 de octubre.

Con el anuncio, las dudas y las hipótesis empezaron a surgir.

El desconocimiento por parte del sector exportador, por qué El Salvador como destino y beneficios no sustentados están entre los cuestionamientos más significativos al plan.

LEA: Proyecto ‘Impulso’ llega para obras viejas .

LEA: ¿Qué hay detrás de las cifras 'alentadoras' de Luis Guillermo Solís sobre la economía costarricense?

Desconocido por muchos

En orden. ¿Por qué el sector exportador, principal usuario del servicio, lo desconoce?

Se tiene claro que será un servicio para carga y que estaría siendo operado por la firma española Naviera del Odiel.

Además, que el ferri tendría la capacidad para transportar hasta 100 camiones por día, tres veces a la semana.

infografia

Para Mario Montero, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), esos detalles llegaron a través de la televisión y no en reuniones formales como lo hubiese pensado por la importancia del proyecto.

“Hay que analizar toda la viabilidad logística, desconocemos la letra menuda. Por el momento, es un proyecto que suena interesante pero que sigue siendo una expectativa”, dijo Montero.

El ferri también tendría capacidad para transportar unas 347 personas por viaje.

Las autoridades de Gobierno justifican la falta de acercamiento con el sector productivo como comprensible y justificada.

De acuerdo con Sebastián Urbina, viceministro de Transportes y responsable del proyecto, ese contacto con los exportadores llegará por parte de la naviera, según lo acordado.

Un documento facilitado por Presidencia, establece que se realizará una campaña publicitaria en la región durante los tres primeros meses de funcionamiento del ferri.

“Nosotros estamos enfocados en establecer las relaciones regulatorias e institucionales necesarias. Las relaciones comerciales son un tema de la naviera”, aseguró Urbina.

Otras agrupaciones como la Cámara de Comercio Exterior de Costa Rica (Crecex) y la Cámara Nacional de Transportistas de Carga (Canatrac), se suman a la critica de la desinformación.

El Salvador, ¿por qué?

La segunda duda que salta a la vista es ¿por qué a El Salvador?

De los seis países que componen la región centroamericana, El Salvador es el quinto destino en importancia para las exportaciones costarricenses.

Mientras que para setiembre del 2015 los envíos a Panamá alcanzaron los $436 millones, a El Salvador el monto de ese rubro llegó a $222 millones, según cifras de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

“La lógica nos invita a pensar que este tipo de servicios sea con países donde tengamos un mayor intercambio comercial”, mencionó Francisco Quirós, director ejecutivo de Canatrac.

Así, en la decisión de llegar a El Salvador no pesó un estudio de factibilidad, según confirmó el MOPT y el propio Urbina, sino un tema de oportunidad.

Inicialmente, la ruta trazada para este proyecto era puerto La Unión-Corinto, Nicaragua, sin embargo, una gestión de permisos en esta última terminal obligó a la naviera a buscar nuevos destinos.

“El Gobierno de El Salvador también nos invitó a ser parte de proyecto y por los beneficios que representaba tomamos la decisión de trabajar en eso”, agregó el viceministro.

Según el diario La Prensa Gráfica de El Salvador, las negociaciones con Nicaragua continúan y de finiquitarse, la travesía podría incluir ese otro puerto como punto de carga y descarga.

Este proyecto se dio a conocer por primera vez en 2013 pero su origen data desde por lo menos el 2002.

Beneficios seguros, pero...

El mandatario continúa en su anuncio de Gobierno: “El viaje se reducirá de tres días a solo 22 horas y los costos bajarán a la mitad”.

Así, la idea no se cuestiona desde los beneficios sino desde la garantía de su cumplimiento.

Si bien se aseguró que los costos pasarían de $1.500 por furgón a unos $700, la palabra final la tendrá la naviera.

“Las tarifas no las define el Gobierno, pero ellos nos aseguraron estar interesados en brindar montos competitivos”, comentó Urbina.

Entonces, ¿fueron precipitadas las afirmaciones del mandatario? Será hasta cuando el calendario sume un enero más que se disipen la dudas.

Sostenbilidad y financiamiento