Presidente Martinelli viajará a España e Italia para exigir a esos gobiernos que sus empresas cumplan con el contrato de ampliación

Por:  2 enero, 2014
El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá liderado por la española Sacyr, anunció ayer que suspenderá las obras debido a la imposibilidad de llevarlas a cabo con los costos pactos inicialmente en el contrato.
El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio encargado de la ampliación del Canal de Panamá liderado por la española Sacyr, anunció ayer que suspenderá las obras debido a la imposibilidad de llevarlas a cabo con los costos pactos inicialmente en el contrato.

El exadministrador del Canal de Panamá, Alberto Alemán, en cuya gestión se inició la ampliación de la vía intereoceánica, dijo este jueves estar seguro de que Panamá "defenderá" sus intereses frente a las reclamos millonarios del consorcio GUPC que construye la obra y amenaza con suspenderlas.

"Panamá está en condiciones de culminar la obra y el país se va a plantar muy bien frente a esto", comentó Alemán Zubieta, actual consultor internacional de temas marítimos, quien culminó su gestión en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en septiembre de 2012.

El exadministrador del canal dijo a la emisora Radio Panamá, que el consorcio internacional Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la constructora española Sacyr, "subestimó a Panamá y a la ACP" en su capacidad de defensa frente a sus reclamaciones.

Por su parte, el presidente panameño Ricardo Martinelli, anunció que viajará a España e Italia para exigir a esos gobiernos que hagan que sus empresas cumplan con el contrato de ampliación del Canal de Panamá, cuyas obras podrían paralizarse este mes según el consorcio internacional encargado.

"Yo voy a ir a España e Italia a exigirle a estos gobiernos, porque no puede ser que una empresa meta una cantidad enorme de sobre-costos en una obra de ampliación, que es una obra de la humanidad, que cuando ellos licitaron pusieron un precio y ahora van a venir con el cuentito de que están subiendo los precios " , declaró Martinelli.

El miércoles, el administrador del canal Jorge Quijano afirmó que la ACP "no cederá a las presiones" de GUPC, realizadas "con el único propósito de forzarnos a negociar fuera de los términos establecidos en el contrato".

El 30 de diciembre pasado, el GUPC envió una carta a la ACP en la que advierte que "en 21 días suspenderá la construcción de la obra", debido a un supuesto incumplimiento del contrato de parte de la Autoridad, por un monto de $1.600 millones.

Desde 2009, la ampliación del Canal en la etapa de las esclusas la construye GUPC, en el que participan, además de Sacyr, la firma italiana Impreglio, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana.

Los trabajos, que tienen un costo total de $5.200 millones, $3.200 millones de ellos para GUPC, comenzaron en 2009 y estaba previsto que terminaran en octubre de 2014, pero llevan un retraso de nueve meses. En su etapa de construcción de las esclusas, la ampliación lleva un avance del 72%.

Sacyr denuncia "incumplimientos graves" en el contrato por parte de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), y cifra el importe global de las reclamaciones en $1.625 millones.

Alemán manifestó que todas las reclamaciones de GUPC deben darse, en el contexto de lo establecido dentro del contrato.

El canal, inaugurado en 1914, es una fuente de ingresos importante para Panamá y desde 1999, cuando el país recuperó su gestión, hasta entonces en manos estadounidenses, ha aportado a las arcas del Estado más de $8.500 millones.