Carretera es motor y prioridad para la economía costarricense

La ruta 32 nunca ha sido ampliada ni dada en concesión

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Por la ruta 32 atraviesa el 80% de la mercancía de exportación e importación nacional, según datos del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Buena parte del tránsito es de contenedores y camiones o vehículos de carga que ingresan desde puntos claves de producción, ya sea desde San José, la zona Norte, de Guápiles y Guácimo de Limón.

Tomando en cuenta que esta ruta une intersecciones estratégicas de la producción nacional, el MOPT registra que la atraviesan 20.000 vehículos diarios.

Su longitud total es de aproximadamente 157 kilómetros, e inicia en barrio Tournón de San José y termina en el Puerto de Limón, en el cruce con la Ruta 36 que va a Sixaola.

Se divide en tres secciones: desde la capital hasta el Tunel Zurquí, de ese punto hasta el cruce con ruta N°4 a Sarapiquí y de ahí hasta Limón Centro, según el MOPT.

La sección que se pretende ampliar, es desde el cruce con la ruta 4 y Limón (107 km) y forma parte de los 500 km del Corredor Atlántico que va desde la frontera con Panamá en Sixaola a la frontera con Nicaragua en Peñas Blancas.

La ampliación se pretende hacer los 107 kilómetros de cuatro carriles desde el cruce hacia Sarapiquí (ruta N°4) hasta Limón y a partir de allí a tres carriles hasta Puerto Moín.

Poca intervención

Marco Rojas, ingeniero de Obras e Infraestructura del MOPT, explicó que esta ruta no registra ninguna ampliación de vía tan importante como la que se pretende realizar ni una obra dada en conseción desde que se construyó por primera vez.

El terremoto de Limón ocurrido el 22 de abril de 1991, provocó el más grande desastre en infraestructura de la provincia caribeña incluyendo la carretera.

Según Rojas, el trabajo de reconstrucción tras el desastre ha sido la inversión más importante que se le ha tenido que hacer, aunque no registra el costo exacto.

Lo que se han hecho son trabajos de mantenimientos generales, y el control, remoción y arreglos en la zona montañosa de los puntos más expuestos a derrumbes en la época lluviosa.

“En los últimos años se ha intervenido con mantenimientos rutinarios ejecutando actividades de limpieza de drenajes, chapea, bacheo, descuaje, entre otros, así como, mantenimientos periódicos con actividades de recarpeteo y trabajos de emergencia motivados por eventos puntuales relacionados con el clima”, manifestó.

Explicó que del sector del Zurquí al cruce con la ruta 4 se presenta un trecho de aproximadamente 30 km dentro del parque nacional Braulio Carrillo que por su topografía presenta taludes con pendientes altas y que presenta eventos de lluvia de varios días en el año, lo que provoca desprendimientos de material que corta el tránsito, a veces por varios días.

Una construcción de 16 años

La ruta 32 fue construida en dos etapas.

La construcción se inició en 1971, gracias al financiamiento con un préstamo del Banco Mundial (BM). En ese momento se contrató la primera fase entre Limón y Siquirres, con una longitud de 59 km.

La empresa a cargo de la obra fue Saopim y ese tramo fue terminado en 1976, con un costo de ¢173,5 millones.

La segunda parte, con una longitud de 98 km, comenzó en 1977, y la empresa contratada fue la Monolítica, financiada por un préstamo del Banco Internacional de Construcción y Fomento (BIRF).

Posteriormente se prosiguió con otros préstamos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el Fondo de Inversión de Venezuela, y otros Fondos Nacionales. En 1981 se rescindió el contrato con dicha empresa y se recontrató a los subcontratistas.

Esta se concluyó en 1987 con un costo de ¢2.400 millones.

Sostenbilidad y financiamiento