El candidato presidencial del Partido Nueva Generación (PNG) asegura estar a favor de la legalización de Uber y de la construcción del canal seco en el país

Por: Manuel Avendaño A. 27 octubre

No escatima al afirmar que representa una nueva generación de políticos en el país. Sergio Mena es un joven aspirante presidencial que defiende la necesidad de reformar el tributo de ventas en un impuesto al valor agregado (IVA), pero manteniendo la tarifa en un 13%, sin aumentarla al 15% que impulsan otras fuerzas.

El candidato del Partido Nueva Generación (PNG), se prepara para enfrentar su segunda contienda electoral con miras a lograr la presidencia de la República; pero también optó por la doble postulación, por lo que podría llegar a la Asamblea Legislativa.

Su agenda tiene un norte bastante claro: impulsar los emprendimientos, eliminar trámites, fomentar el financiamiento para nuevos negocios, y legalizar los servicios de economía colaborativa como Uber.

20/09/2017, Auditorio Universidad Fidélitas, debate de candidatos presidenciales, de izquierda Otto Guevara PML, Edgardo PFA, Luis Sáenz moderador, Rodolfo Hernández PPR, Sergio Mena PMG y Frabicio Álvarado PRN, foto Rafael Murillo
20/09/2017, Auditorio Universidad Fidélitas, debate de candidatos presidenciales, de izquierda Otto Guevara PML, Edgardo PFA, Luis Sáenz moderador, Rodolfo Hernández PPR, Sergio Mena PMG y Frabicio Álvarado PRN, foto Rafael Murillo

Defiende la idea de que el Banco Central no debe intervenir para mantener la estabilidad en el tipo de cambio del dólar, y considera que se deben reducir las cargas sociales para evitar que las micro- y pequeñas empresas mueran en sus primeros dos años de operaciones.

Mena conversó con EF, en el espacio Rete al candidato 2018, una ventana para que los lectores puedan hacer preguntar y cuestionar a los aspirantes a la presidencia de la República, a través de entrevistas en vivo que se transmiten en la página de Facebook de este semanario.

¿Cuál es su propuesta para reducir el déficit fiscal?

Nosotros vamos a reducir el déficit fiscal de esta forma: en primer lugar, vamos a ir al gasto. Exoneraciones que hoy siguen vigentes y no deberían estar, las pensiones, hablando de las de lujo, son el 10% del presupuesto nacional en seiscientos y resto de personas; y sin lugar a dudas, necesitamos una reforma al empleo público donde la gente sea evaluada por su eficiencia, por su capacidad y por su idoneidad.

¿Cree usted en aprobar el impuesto al valor agregado?

Este país tiene que hacer un esfuerzo en pasar del impuesto de ventas al IVA, creo que en eso hay un consenso en todos los candidatos; donde no hay unanimidad, es en que yo no quiero más del 13%, me parece que es suficiente mantener la tasa en el 13%.

¿Cómo pretende obtener más recursos manteniendo la tasa del impuesto en el 13%?

La informalidad en nuestro país es de cerca del 45% o 50%. El 50% de los costarricenses formalizados, llámense Pymes o empleados, cargan sobre su espalda a ese 45% informal, entonces ¿qué pasaría si en Costa Rica la informalidad fuera del 20% o 15%?

Pasaría que más gente contribuiría al fisco, a la parte de renta y de IVA, así podemos mejorar los ingresos tributarios.

¿Cuál es su posición sobre la reforma al impuesto de renta para convertirlo en un tributo de renta global?

Estoy de acuerdo en la renta global, este tributo toca la globalidad del patrimonio de uno en el país, esto tiene que ver, por ejemplo, con que si yo compro un carro hoy y lo vendo, pagar sobre esa diferencia al Estado.

También si yo heredo algo y, más bien, mi comunidad de bienes aumenta, eso actualmente no se grava, pero con la renta deberíamos pagar por eso.

Es pasar de un tema cedular a un tema de globalidad.

¿Cómo sería la política cambiaria en un eventual gobierno de Nueva Generación?

Yo trataría de que el Banco Central maneje una devaluación de cerca del 10% a lo largo del año, con unas fluctuaciones digamos que previsibles.

Esto quiero tratar de explicarlo, previsibilidad en el tipo de cambio, nos permite a los costarricenses, empresarios y ciudadanos de a pie, saber más o menos, por donde viene el asunto.

De esa manera es como yo quiero que se maneje.

¿Está de acuerdo con desdolarizar la cartera de crédito?

No. Es materia, como le digo, muy específica, yo ni estoy de acuerdo en dolarizar la economía costarricense, ni estaría de acuerdo en desdolarizar la cartera de crédito.

Creo que hay gente en Costa Rica que gana dólares, que le pagan en dólares y es legal, yo veo que ellos pueden tener un crédito en dólares y no les afecta en absolutamente nada.

En Costa Rica debería existir una ley que prohíba que las entidades presten en dólares a quien gana en colones.

El grueso de la cartera se compone de personas que ganan en colones y tienen préstamos en dólares, estos clientes se ven afectados por el diferencial cambiario. ¿Está en descuerdo con desdolarizar en esos casos?

Esa parte usted no me la explicó así.

La cartera de crédito se compone de las dos partes.

Está bien, en el caso de ese tipo de compras, inversiones, porque yo estaba pensando en el tema de créditos hipotecarios y prendarios que son distintos.

En ese caso, de lo que usted habla, de créditos en ferias, que son productos de más bajo costo o así, donde el banco cobra una tasa diferencial y se está generando afectación, sí estaría de acuerdo con desdolarizar la cartera.

En caso de que no se logre aprobar la reforma fiscal, ¿cuál es su plan “b” para obtener recursos en medio del déficit financiero?

Esa es la pregunta más realista de todas. Yo no sé cuál candidato va a asumir el 8 de mayo del 2018 como presidente y va a tener el IVA aprobado.

Yo creo que el país está sumido en un tema muy grave y muy delicado en materia de recursos, estamos endeudándonos permanentemente cada día más.

Personalmente lo único que podría decir como mandatario, es que yo trabajaría entre mayo y diciembre para crear un plan extraordinario de recursos, de una manera muy original.

Definitivamente hay que darle paso a una gigantesca alianza público-privada para salir adelante de este momento.

¿Cuál es su posición sobre servicios como Uber?

Yo utilizo Uber de manera permanente, me monto en el taxi rojo también y, seguramente, me he montado en taxis informales.

Uber necesita ser reglamentado en Costa Rica, con la misma valentía que este Gobierno se metió en el tema de fertilización in vitro , lo que está pasando es un tema ideológico, el Gobierno de la República tiene una orientación que no es pro Uber.

Posiciones

A favor: De la aprobación del IVA, pero manteniendo la tasa en el 13%.

En contra: De las altas cargas sociales que se cobran a los empresarios.

A favor: De la legalización y reglamentación de los servicios de transporte colaborativos como Uber.

En contra: De los pluses salariales otorgados por el Estado sin verdaderos procesos de evaluación.

A favor: De los dos proyectos para construir un canal seco en el país que permita mejorar los tiempos de transporte de los contenedores.

Fuente: Entrevista con Sergio Mena.