Estudio de la WSPA en Costa Rica señala poca preparación de dueños de mascotas en caso de emergencias

Expertos señalan cuatro mandamientos para ser un dueño preparado

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Usted vive en una zona segura, sin inundaciones ni derrumbes pero ¿qué pasaría con su mascota si una emergencia de otro tipo le obliga a dejar su casa de repente?

De acuerdo con la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA), solo en la Gran Área Metropolitana hay 583.000 perros y 111.000 gatos como mascotas, sin contar los callejeros.

La mayoría de las familias está comprometida con el cuido de sus animales domésticos, pero para Gerardo Huertas, director de Manejo de Desastres de la WSPA para las Américas, “los números de los dueños de mascotas que tienen interés en preservar la vida de los animales contrasta mucho de las personas que están verdaderamente listas”.

Además, Juan Carlos Murillo, coordinador veterinario de Manejo de Desastres de la WSPA para México, Centroamérica y el Caribe, advierte que el primer paso es no sacar cachorros de cuatro o cinco semanas de edad, pues deben pasar al menos ocho semanas con la madre para aprender a vivir en manada. “Así es más fácil entrenarlos y se evita muchísimos dolores de cabeza y de bolsillo”, señala el experto.

Un estudio de Cid Gallup para la WSPA concluyó que solo el 0,6% de los costarricenses propietarios de mascotas cumple con los cuatro mandamientos definidos por la WSPA y el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), para ser dueño preparado.

Identifíquela

El primer paso es tener la mascota identificada con una placa que también lleve la información de contacto de su dueño.

“Evitar una inversión baja se puede convertir en un costo muy grande si no se considera el estrés de una emergencia y perder a la mascota”, explicó Huertas.

El costo de una placa grabada comienza en ¢5.000 y puede superar los ¢10.000, las diferencias están en los materiales pero todas cumplen igual función.

¿Cómo se la lleva?

Se debe contar con jaula y correa para transportar al animal, y eso incluye entrenarlo. “Si no están acostumbrados, no hay forma de meterlos en un jaula. Pero se debe considerar, por ejemplo, animales que nunca han bajado por las escaleras o que están gordos no podrán hacerlo”, dijo Murillo.

En caso de accidente

Es importante mantener un kit de emergencias veterinarias en un contenedor seguro, protegido del agua y bien identificado. “Es un botiquín como el que llevamos en el carro. Y en caso de que la mascota tome medicinas, también deben incluirse”, aseguró el veterinario.

Segundo hogar

Identifique un lugar en la casa de un familiar o amigo donde pueda quedarse su familia y sus mascotas en caso de ser necesario, por ejemplo, después de un incendio.

Considerar las condiciones mínimas de bienestar para los animales también es quererlos.

Son parte de la familia

Estos gerentes son parte del 63% de familias costarricenses con mascotas en sus casas

- Luis Diego González, Gerente General de DISCAR

Tiene dos perros (Frida, de 13 años, y Duende, 3 años) y dos gatos (Nadal, 5 años, y Farol, año y medio). Todos comparten la casa con la familia, están castrados, cuentan con vacunas al día y tienen collares con sus nombres y correas. Duende es adoptado. Casi todos los días González hace una hora de ejercicio con sus perros para mantenerlos en forma.

- Juan Carlos Fonseca, Gerente de mercadeo de Total Natural

Tiene una perrita de tres años, Sisi, quien vive dentro de la casa. Valeria, hija de Juan Carlos, es la encargada de los cuidados, como collar, correa y alimento especial.

Sostenbilidad y financiamiento