Columna Puro Vino y más: Rating de vinos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Ante una copa de vino hay dos caminos: dejarse seducir y que nuestros sentidos disfruten al máximo sus cualidades o evaluarlo formalmente para calificarlo de acuerdo con sus características.

Existen medios especializados que se dedican a hacer estas evaluaciones. Los que yo consulto más son Robert Parker con su publicación The Wine Advocate , Wine Spectator , Decanter y Wine Enthusiast , los cuales evalúan vinos de todo el mundo, la guía de Gambero Rosso, especializada en los vinos italianos y la Guía Peñín de los vinos de España.

Siguen métodos rigurosos para asegurar la independencia de sus calificaciones. Se conforman paneles de degustación con personas especializadas, quienes evalúan los vinos a ciegas, para degustar sin saber la identidad de cada bebida. Dentro de los aspectos evaluados están apariencia, color, intensidad y matiz, limpidez, brillo y viscosidad. En cuanto al aroma, también es importante su intensidad, su tipicidad, de acuerdo al tipo de uva o región de la que proviene, y la calidad, considerándose la complejidad y elegancia. En boca será importante la acidez, el volumen o concentración de sabor, su estructura y la textura de taninos, el nivel de alcohol y su balance, además del largo del final y sus características.

Estrellas, copas, racimos o puntos en escalas de máximo 10, 20 o 100 puntos, son algunos de los métodos utilizados para entregar las calificaciones.

Los resultados van acompañados por una nota de cata que describe los vinos en función de los parámetros evaluados y que sirve de referencia para saber con qué nos vamos a encontrar cuando degustemos ese vino.

Me parece importante mencionar que, si bien estas evaluaciones pueden ser una muy buena referencia, no necesariamente un vino con el máximo de puntaje va a ser el vino que yo más disfrute.

Este puntaje lo que nos dice es que el vino tiene las cualidades perfectas en su estilo, pero lo que no nos dice es si ese estilo se adapta a nuestro gusto personal.

Sostenbilidad y financiamiento