Amantes del vino tienen sitios de reunión

Tiendas y clubes pueden ayudarle a disfrutar más y aprender

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

De la mano con la cultura del vino, enotecas, wineries y clubes proliferan en el área metropolitana, creando comunidades con los amantes de esta bebida.

Sin embargo, están lejos de ser grupos exclusivos para conocedores, al contrario, invitan al consumidor primerizo, y ofrecen convertirse en sus mentores para desarrollar conocimiento en cepas, regiones y tipos de vino.

Bajo estos parámetros ¿qué deben ofrecer estos lugares a sus clientes? El sommelier Pablo García, director comercial de la tienda Bi Wine Selection, asegura que el principal servicio debe ser la flexibilidad y la apertura para escuchar y conocer a cada cliente.

“Hay que saber leerlo, ver el tipo de consumidor y guiarlo de acuerdo con sus gustos y la situación en la que está”, explica.

Para esto, el asesor debe saber hacer las preguntas correctas. De acuerdo con Marisol Narváez, sommelier de Délika, estas preguntas son: “¿Para qué ocasión es? ¿Tiene alguna cepa preferida? ¿Cuál es su rango de precio? ¿Ya tiene previsto el maridaje? Y, además, es fundamental que les den respaldo de que los vinos están bien guardados”, dice la experta.

Paulina Anex-dit-Chenaud, enóloga del club Puro Vino y columnista de El Financiero ha insistido en que la mejor cepa es la que cada quien disfruta más, pero asegura que el profesional debe dar elementos de juicio para aprender a identificar por qué le gusta. Eso es lo que ella hace en su columna.

Otras opciones son el punto de venta de French Paradox y el restaurante y club Vino Mundo.

Particularidades

Además de ofrecer la información en sus puntos de venta, la mayoría de las tiendas especializadas cuentan con sommeliers disponibles para consultas o para citas programadas e incluso chefs que recomienden los mejores maridajes.

Además, ofrecen talleres y charlas para quienes quieren aumentar su conocimiento

Tiendas como Vinum, la marca de Florida Bebidas para la comercialización de vinos y destilados, ofrece en Vía Lindora, Santa Ana, la posibilidad “Pruebo, luego compro”, mediante la máquina de la línea Enomatic, que ofrece una degustación permanente de 16 vinos.

“Para disfrutar esta experiencia, preparamos un espacio donde el cliente puede sentarse a disfrutar su copa en un ambiente relajado. Además, esta tecnología pronto estará disponible en la tienda de Escazú y Tibás”, asegura María Pía Robles, gerente de comunicación de Florida Ice and Farm Company.

Este año, las tiendas también ofrecen canastas con alimentos o accesorios complementarios y tienen opciones para personalizar los productos, en caso de que quiera darlos como regalo.

En Délika ofrecen catas a domicilio, acompañadas con clases de maridaje y platillos recomendadios, de acuerdo con los gustos de los clientes. También dan clases de cultura del vino, para profundizar temas específicos, siempre que se cuente con un mínimo de 10 personas.

En el club Puro Vino los miembros reciben mensualmente una selección de vinos de diferentes orígenes, bodegas y cepas. Pero la participación tiene beneficios adicionales, como: recomendaciones de maridajes y acceso a las recetas de la revista Sabores ; artículos de las bodegas y entrevistas a expertos en la cultura del vino; guía mensual de vinos, con calificaciones y notas de cata; precios preferenciales en catas, eventos y cursos y promociones periódicas exclusivas para socios.

Con estas actividades, tiendas, clubes, distribuidoras, restaurantes y demás aspiran a que el consumidor local trascienda las marcas y cepas más tradicionales para atreverse a la novedades.

La sommelier de Delika lo explica así: “Estamos en pleno desarrollo y evolución de la cultura del vino en Costa Rica, y hemos tenido una acogida muy importante del público costarricense y extranjero, que necesita productos diferenciados. Siempre tratamos de persuadir a los clientes para que prueben cosas nuevas, porque el mundo del vino es infinito en variedades, cepas, elaboración, regiones. La gente debe saber que el proceso de aprendizaje en la degustación que te da un vino no tiene final”.

Así que ya lo sabe, puede comprar el vino en el supermercado, pero si quiere vivir una experiencia de aprendizaje, acuda a los expertos.

Sostenbilidad y financiamiento