Oficinas se colocan el delantal

Personal se revela contra Paco y Lola con cursos de tareas domésticas

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Mamá amasa la masa y papá lee el periódico acompañó por mucho tiempo a estudiantes costarricenses. Esa presencia trascendió en algunos casos los años y se coló en la rutina de sus familias.

Si al famosos título Paco y Lola se suma la tradición de enseñar a los niños varones a no tomar responsabilidad por las labores domésticas – y a las niñas a asumir todas las tareas del hogar– el resultado no es alentador.

Sin embargo, desde hace algunos años las familias han comenzado a educar diferente y a promover que la realización de las tareas domésticas sea en pareja.

Para reforzar ese estilo de vida saludable, algunas empresas han optado por proyectos que involucren a los colaboradores en las labores domésticas.

Una de ellas es Scotiabank, entidad financiera que se puso el delantal para promover comportamientos, hábitos y prácticas que favorecen la equidad.

En el área de corresponsabilidad familiar una de las acciones que aplicaron consistió en pedirle a los principales ejecutivos varones que dieran clases de cocina. La actividad se dio a conocer como los Chef Scotiabankers.

El objetivo fue lanzar el mensaje de que las tareas domésticas se deben realizar en equipo y que no son exclusivas de las mujeres.

Los colaboradores aprendieron nuevas recetas y se preguntaron “¿si nuestros líderes saben cocinar y lo disfrutan, por qué no puedo hacerlo yo / o mi esposo? ”, explicó Miguel Lozano, vicepresidente Regional de Recursos Humanos de Scotiabank.

Con la implementación de estos cambios, Scotiabank recibió la certificación del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) con el Sello de Equidad de Género.

Luis Bolaños, oficial de Planillas de Scotiabank, aseguró que desde que llevó el curso cocinó algunos de los platillos para su familia y decidió investigar más sobre comida italiana porque le llamó mucho la atención.

“En general, el evento me pareció muy inspirador. Me gustó poder aprender a cocinar platos internacionales y también disfrutar de todos los platillos que prepararon los chefs”, afirmó Bolaños.

Luego de la certificación, el paso a seguir es brindar un proceso de aprendizaje exclusivo para hombres donde se analice el rol actual de los varones en la sociedad, la empresa y la familia, detalló Lozano.

Errores comunes

Adriana Astúa Díaz, licenciada en sicología, explicó que uno de los principales errores en la convivencia familiar es que existe la idea –tanto en hombres como en mujeres– de que las labores del hogar son una carga y un trabajo horrible de realizar.

Cuando se vive en pareja es común que algunas personas piensen ¡que mal! hoy me toca a mí limpiar o lavar los platos o la ropa ¡que pereza! y se trata de reacciones erróneas.

Lo adecuado es que ambos se complementen en capacidades físicas y emocionales y puedan demostrarse amor el uno al otro mientras se realizan estas tareas.

De hecho, si las realizan juntos podrán terminar más rápido, además pueden disfrutar del proceso, aprovechar el espacio por ejemplo, para poner música y deleitarse con la compañía, pueden conversar o bromear mientras realizan las tareas.

Y si se turnan –un día uno y otro día el otro– se puede pensar “hoy voy a amar a mi pareja lavando su ropa, o lavando los platos, porque eso también es amor”, aconseja Astúa.

Astúa considera fundamental que se implementen iniciativas que promuevan la equidad de género en las empresas pues se trata de lugares donde la persona permanece un tercio del día y en ocasiones hasta más tiempo.

La profesional asegura que las entidades son responsables de buscar el bienestar de sus colaboradores, tanto a nivel laboral, como fuera del lugar de trabajo.

En España, por ejemplo, se comenzó a otorgar desde hace unos años una certificación (parecida a la ISO), donde se premia a las empresas como “Empresas familiarmente responsables”, afirma la sicóloga.

La certificación se basa en estudios que descubrieron que los colaboradores que se iban temprano a su casa– y podían compartir con su familia–, producían más y mejor que aquellos que se quedaban haciendo horas extra y llegaban tarde al hogar.

Salud en la cocina

Otra de las empresas que se une a promover las responsabilidades compartidas en el hogar es Hewlett Packard Costa Rica.

La entidad ofrece consulta nutricional individual y talleres con reconocidos chefs nacionales para incentivar a los colaboradores a preparar su comida en casa de forma fácil rápida y saludable, según dijo María Luisa González, gerenta de Recursos Humanos, Hewlett Packard Costa Rica.

Hewlett Packard Costa Rica cuenta actualmente con 7.500 colaboradores y del programa se han beneficiado unos 1.500.

El proyecto se desarrolló para mejorar la calidad de vida de los colaboradores, con todos los beneficios secundarios que representa para la empresa.

Sostenbilidad y financiamiento