EF LANZA NUEVA EDICIÓN DEL SUPLEMENTO HABLEMOS DE DINERO

Banca electrónica toma fuerza en Costa Rica

Clientes deben tener precauciones para utilizar esta herramienta


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos

La banca electrónica está tomando cada vez mayor fuerza en el país. Solo el año pasado, los costarricenses realizaron casi 100 millones transacciones financieras de forma digital, un 10% más en relación al 2012.

Paralelamente, la banca móvil, aquella que se hace a través de dispositivos inalámbricos (como teléfonos inteligentes), está creciendo a un ritmo de tres dígitos.

Las razones están claras: los bancos y otras entidades financieras iniciaron una cruzada para tratar de reducir las filas en sus sucursales y, con la ayuda de la tecnología, lograron dar respuesta a muchas de las necesidades de los usuarios. Lo anterior se vio impulsado por la masificación de la Internet y del uso de dispositivos móviles.

"La cantidad de transacciones por cliente está aumentando. Lo que estamos viendo es que el cliente tiene necesidad de utilizar los servicios bancarios prácticamente todos los días y a todas horas para hacer diferentes pagos", afirmó Alejandro Rubinstein, gerente de Canales de Distribución del BAC San José.

Se trata de una tendencia que, más que detenerse, tratará de consolidarse en los próximos años. Principalmente, las entidades financieras seguirán impulsando aplicaciones móviles que permitan a los usuarios hacer más que pagos o consultas desde sus teléfonos celulares o tabletas.

Esta semana, El Financiero publicó, en su edición impresa, la nueva edición del suplemento Hablemos de Dinero, dedicado por completo a la banca y la tecnología. Este proyecto surge de una alianza con Credomatic y su objetivo es fomentar la educación financiera de los costarricenses.

En el suplemento se brinda una explicación de cómo funciona el Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe), del Banco Central, plataforma que ha potenciado la banca electrónica en el país. Además, sobre las nuevas tendencias en tarjetas de crédito y débito, y la forma cómo la banca electrónica ha llegado a darle un giro a pequeños negocios, como pulperías.

No obstante, utilizar la banca electrónica requiere cuidados.

Tome precauciones

Informarse y seguir consejos de seguridad -como no brindar datos personales o el PIN a terceros, ni acceder a correos sospechosos de una cuenta que dice ser su banco- son algunas maneras de minimizar el riesgo. Pero en caso de ser víctima de fraude electrónico, ¿qué debería hacer?

La Cámara de Bancos e Instituciones Financieras de Costa Rica (CBF) aconseja a los usuarios ponerse en contacto con la entidad financiera inmediatamente después de percatarse de cualquier anomalía.

"Cuando un cliente presenta una denuncia, cada banco tiene un proceso para el desarrollo de las investigaciones de por qué se dio el error o el fraude. Cada banco tiene un plazo para atenderlas y para resolverlas", dice cristián Leandro, director de Comunicación de la CBF.

El Banco Nacional, por ejemplo, recibe denuncias por medio de sus agencias o centro de llamadas.

"En particular el fraude electrónico ha sido limitado en los últimos años por las diferentes tecnologías de protección al alcance del cliente. El Banco siempre recibe los casos para el análisis; cada caso es particular y requiere investigación", explica Cilliam Cuadra, del departamento de Seguridad Informática.

En caso de dudas, los clientes pueden solicitar un bloqueo preventivo de sus cuentas y medios de pago junto con el análisis de los datos transaccionales del periodo que considera inusual.

Otras entidades financieras consultadas, entre ellas Scotiabank y Banco Lafise, también destacan la importancia de reportar la situación de  inmediato ya sea en las sucursales o a los centros de atención al cliente.

Además de la atención que reciba del banco, otras instancias están en capacidad de dar seguimiento y procurar la resolución de los problemas relacionados al Internet Banking.

La Dirección de Apoyo al Consumidor, del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), atiende casos de incumplimiento de contrato, mientras que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se encarga de la investigación de delitos electrónicos.

"Cuando utiliza la banca, se está sujeto a un contrato de depósito seguro de dinero. Por ejemplo, nosotros vemos problemas como errores al hacer una transacción electrónica, cobros dobles o si el cliente llegó y el cajero automático no dispensó el dinero indicado", explica Cinthya Zapata, directora de la Dirección de Apoyo al Consumidor.

"Los problemas informáticos hay que verlos con cuidado. Si el phishing o estafa o los mecanismos utilizados para estafar al consumidor se dan a través de la plataforma bancaria, o lo mecanismos que establece la banca, entonces hay un incumplimiento de contrato. Pero si clonaron la página del banco y el cliente se metió, se considera un delito cometido por un tercero", agregó Zapata.

Entre tanto, los delitos relacionados con fraudes electrónicos en bancos, al igual que todo tipo de fraudes, son atendidos por el OIJ.

Marisel Rodríguez, vocera del OIJ, recomienda a las víctimas de delitos relacionados con el uso de banca móvil y electrónica tomar fotografías de la pantalla de la cuenta bancaria, registrando la hora y el momento en que se han dado cuenta de un fraude.

Para poner la denuncia, las personas tienen que acudir con su cédula a cualquiera de las oficinas del OIJ. Los investigadores se encargarán de seguir un procedimiento de fraude electrónico e iniciar la investigación.

Colaboró con esta información, la periodista Luisanna Barboza.

Sostenbilidad y financiamiento