Bancos colombianos ganan terreno en Centroamérica

Recientes compras coronan a Bancolombia y BAC Credomatic como líderes de la región por activos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La retirada de los megabancos del mercado centroamericano fue aprovechada por los grupos colombianos para desembarcar en el Istmo. Lo hicieron con fuerza y rapidez, con una serie de compras que los encumbró como actores de peso en el tablero financiero regional.

Los últimos movimientos de fichas ubicaron a Bancolombia y Grupo Aval (propietario de BAC Credomatic) en la cima del listado de grupos financieros regionales por activos, según un recuento realizado por EF con base en la información de las superintendencias de la región a marzo del 2013.

La negociación más reciente es la adquisición del guatemalteco Grupo Financiero Reformador por parte de BAC Credomatic. Una transacción que podría rondar los $400 millones según publicó la prensa colombiana. El comunicado oficial emitido por las compañías no mencionaba el monto de la compra.

Con los activos de Reformador en su cartera, BAC desplaza al panameño Banco General del segundo peldaño en el listado y sobrepasa los $12.000 millones en activos.

Más importante aún para BAC es que la compra le permite incrementar su participación en el mercado guatemalteco, donde ya tiene una operación propia.

“Íbamos creciendo de manera importante. Como somos más pequeños, pedaleábamos más duro pero en monto no lográbamos ganar la participación de mercado que queríamos. La razón de adquirir Grupo Reformador es alcanzar una posición de 10%”, explicó Ernesto Castegnaro, presidente de la junta directiva de BAC Credomatic.

En Costa Rica, BAC San José es el grupo financiero más grande entre las empresas financieras privadas, aunque a nivel general los bancos públicos siguen copando las tres primeras posiciones.

Espacio para crecer

Estos movimientos le alcanzaron al Grupo Aval, a través de BAC, para acercarse a Bancolombia pero no para superarlo.

Los activos del líder regional superan los $14.000 millones, gracias al empujón recibido con la compra de las operaciones de HSBC en Panamá en febrero de este año.

La cifra es mayor cuando se suma la porción que le corresponde al grupo colombiano de los activos de Banco Agromercantil de Guatemala. A finales del 2012, Bancolombia adquirió el 40% de las acciones de esa compañía chapina.

La apuesta de Bancolombia por el mercado centroamericano asciende ya a $3.216 millones invertidos en un lapso de seis años.

El proceso de expansión le ha asegurado presencia en Guatemala, El Salvador y Panamá. El espacio para crecer es todavía amplio si la pretensión es igual la cobertura geográfica que tienen competidores como BAC o Citibank. Estos grupos cuentan con operaciones en todos los países del Istmo.

“El Grupo Bancolombia ya participa con unos buenos niveles de cartera en Costa Rica. Tenemos un buen nivel. Nosotros hemos escogido como objetivo geográfico estratégico Centroamérica y el Caribe y ahí es donde vamos a profundizar nuestras operaciones”, respondió Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, a una consulta del diario La Nacióndurante una conferencia de prensa realizada en marzo.

Por su parte, Grupo Davivienda cuenta con presencia en El Salvador, Honduras y Costa Rica. En noviembre del 2012, los colombianos destinaron $300 millones a comprar las operaciones de HSBC en estos países.

Scotiabank y Citibank son los dos representantes de la banca mundial que mantienen su presencia en la región y se ubican a mitad de la tabla.

Presencia local

Las oleadas de adquisiciones que se han sucedido desde la llegada al Istmo de GE Consumer Finance, en el 2005, han transformado el rostro del sistema financiero regional, pero los grandes grupos locales lograron adaptarse.

Banco General, que opera en Panamá y Costa Rica, es el tercer grupo por activos. Banco Industrial, con presencia en Guatemala, El Salvador y Honduras, es el cuarto.

Otros actores de peso están fuera del listado pues operan solo en un país de la región. Tal es el caso del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) con sus más de $8.800 millones en activos.

El reto para los locales será plantarle cara a los grandes competidores colombianos conforme luchen por ahondar su penetración de mercado.

Sostenbilidad y financiamiento