Conassif ve cambio en supervisión

Nuevo presidente del Consejo prevé la aplicación de regulación por solvencia y comportamiento   


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos
  • Imágenes

En poco tiempo, José Luis Arce Durán arroja una opinión que llama la atención: lo que le gustaría para la regulación del sistema financiero costarricense es claramente diferente de lo que se tiene actualmente.

Esa es una de sus opiniones sobre lo que debe ser la regulación y supervisión de esta industria.

Arce es, desde el pasado 5 de setiembre, el presidente del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), puesto que nunca había ocupado a pesar de que integra ese órgano desde diciembre del 2004.

En caso de que nada cambie, estaría en el cargo justo el plazo que indica este puesto, dos años, pues es su segundo periodo como integrante del Consejo y su nombramiento acabará en diciembre del 2014.

EF lo entrevistó para conocer proyectos y opiniones respecto a la regulación del sistema financiero. Lo que sigue es parte de la entrevista que se realizó el pasado 11 de setiembre.

Usted ha venido pensando en la supervisión macroprudencial ¿Cómo es y cómo se relaciona con la supervisión que se aplica ahora?

La supervisión basada en riesgos es el perfeccionamiento de los esquemas de supervisión que podemos llamar microprudenciales o que están referidos a la supervisión y regulación de instituciones o intermediarios particulares. Nuestra supervisión históricamente fue muy de chequeo o de cumplir con papeles.

“Abarca varias cosas, desde hacer tales estimaciones o reservas, tal nivel patrimonial, hasta tener reglas de gobierno corporativo apropiadas, asegurarse que la junta directiva sabe el rol que tiene dentro de la organización y sabe en cuáles negocios se está metiendo la organización.

“Estamos en supervisión basada en riesgo, que es un proceso que está en avance y todas la superintendencias en su supervisión microprudencial están avanzando rápidamente.

“El área que no tenemos en Costa Rica del todo es la macroprudencial, es un tema relativamente nuevo.

“Todo el mundo sabe el papel crucial que cumple el sistema financiero en la economía, la gente paga a proveedores o cobra a través de sistema bancario; el crédito cumple un papel fundamental de dinamizador de la economía, y no fue hasta la crisis financiera del 2008 cuando se hizo evidente que es necesario no solamente asegurarnos de que las entidades estén individualmente bien, sino asegurarnos de que el sistema, como un todo, esté apropiadamente protegido ante eventualidades que pudiesen hacerlo fallar.

¿Cómo se implementa la supervisión macroprudencial?

La experiencia internacional es relativamente reciente en ese campo. Por ejemplo, los booms crediticios muy asociados con el ciclo económico siempre han sido fuente de preocupación para los supervisores. Entonces, viene la pregunta: ¿cómo los enfrentamos macroprudencialmente?

“Una posibilidad es pensar en estimaciones dinámicas, en otras palabras, requisitos de estimaciones de capital más intensos en los periodos de auge de manera que sirvan como amortiguadores a la expansión crediticia preparando al sistema para la reversión del ciclo económico.

“Es el principio de ahorrar en el periodo de vacas gordas para las vacas flacas, solo que aquí no es un ahorro. Es pensar en mecanismos que ayuden a mitigar la prociclicidad que pueden tener ciertos temas financieros.

“Es un esquema de incentivos apropiados para evitar la euforia cuando las cosas están muy bien y se tenga la habilidad de prepararse para los momentos recesivos o las crisis internacionales”.

Esto puede interpretarse como algo que agrega costos al funcionamiento del sistema.

Toda la materia regulatoria tiene costos y en eso uno entiende perfectamente a los regulados. Entiendo la discusión en términos del costo de la regulación, pero siento que muchas veces olvidamos ver la cuantificación de los beneficios.

¿Es viable tener una sola superintendencia?

Haría falta un cambio legal profundo, habrían ahorros presupuestarios interesantes. No estoy seguro de que lo ideal sea una sola entidad, más bien creo que me iría más a entender la regulación en dos áreas.

¿Usted lo piensa así?

Mi opinión: veo el trabajo de las superintendencias más bien especializado en áreas. Me gusta mucho el esquema australiano, donde un área que tiene que ver con solvencia, que es básicamente preocuparse por la solvencia de bancos, compañías de seguros y lo que tiene que ver con el cumplimiento de niveles patrimoniales apropiados para riesgos específicos, muy parecido a lo que hace la Sugef ahora.

“Otra área de comportamiento, que va desde comportamiento ante el consumidor hasta transparencia en la operación en el mercado, precios apropiados en el mercado de valores, conflictos de intereses, más parecido a lo que le preocupa Sugeval.

“Más que ver a los regulados por Sugeval o por Sugef, uno podría entender, más bien, que a un grupo financiero, en algunas operaciones, le va a caer más directamente la supervisión de solvencia y en otras operaciones le va a caer más la de comportamiento de mercado.

“No le estoy diciendo que es a eso a lo que vayamos, porque para empezar eso requeriría una reforma legal, sabemos que políticamente los temas de reforma legal en este país no van a avanzar de forma rápida, pero yo sí creo que hay ciertos temas regulatorios, que –sin tener la estructura dividida de esa manera– uno podría enfrentarlos de forma más clara si piensa el quehacer de los intermediarios desde esa óptica regulatoria, solvencia, por un lado, y comportamiento, por otro”.

¿Cómo queda el Conassif en ese escenario?

Va a depender de la estructura final que pueda tener el esquema. Me parece que la idea del Consejo como una junta directiva es muy sana desde el punto de vista de la estructura de gobierno de los órganos de regulación.

¿No cree que es algo complicado por tener miembros de partes interesadas?

Me parece que en regulación financiera siempre es importante tener al Banco Central y al Ministerio de Hacienda. Hay unas tendencias en regulación de tratar de volver a los bancos centrales las tareas de supervisión, vea el caso de Inglaterra”.

¿Quién es?

Nombre: José Luis Arce Durán

Formación: Economista, Instituto Latinoamericano de Doctrina y Estudios Sociales.

Edad: 40 años.

Estado civil: Casado.

Trayectoria profesional: Miembro del Conassif desde el 2004 y director de programas en Cefsa.

Sostenbilidad y financiamiento