Crecimiento de China cae a su nivel más bajo en 24 años

La segunda economía mundial registró un aumento en su produccion del 7,4% el año pasado, menos que el 7,7% del 2013


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El crecimiento económico de China se desaceleró fuertemente en 2014, cayendo al nivel más bajo de los últimos 24 años, en medio de los intentos de las autoridades de "reequilibrar" la economía.

El Producto Interno Bruto (PIB) de la segunda economía mundial creció 7,4%, por debajo del 7,7% registrado en 2013, anunció el martes la Oficina Nacional de Estadística (BNS).

Se trata de la cifra de crecimiento más baja desde 1990, cuando la actividad económica china se vio afectada por las manifestaciones de la plaza Tiananmen de Pekín, sangrientamente reprimidas.

Las nubes que ensombrecieron el panorama en 2014 no se han disipado y los dos principales motores de crecimiento en los últimos años -el sector inmobiliario y las exportaciones- se debilitan.

El mercado inmobiliario está en pleno derrumbe debido a una sobreoferta, y las exportaciones sufren la caída de la actividad económica internacional, particularmente en Europa.

Por otra parte, la demanda interna sigue sin brillo y el nivel de endeudamiento público y privado, alimentados por una "finanza oscura" no regulada, causa inquietud.

Con un PIB de 63,6 billones de yuanes ($10,2 billones) en 2014 según el BNS, la segunda economía del planeta sigue lejos de la primera, Estados Unidos, que tiene un PIB de 16,8 billones.

El objetivo del gobierno era crecer en 2014 un 7,5%, resignándose a dejar atrás los años de crecimiento superiores a 10% (14,2% en 2007), pero en los últimos meses ha tratado de minimizar la realidad evocando "una nueva norma".

El gobierno insiste en que debe reequilibrar el modelo económico para que sea sostenible, poniendo límites a los monopolios públicos, a las deudas de los gobiernos locales y a la sobrecapacidad industrial y al mismo tiempo estimulando el consumo interno, aunque eso implique moderar el crecimiento.

"La economía china registró un avance estable, de mejor calidad, lo que constituye la 'nueva norma', a pesar de una coyuntura complicada", comentó el responsable del BNS Ma Jiantang.

"Los resultados no son tan malos. El crecimiento para 2014 es superior a las últimas expectativas y por muy poco no alcanza el objetivo oficial", dijo por su parte Liu Li-gang, un analista del banco ANZ.

No obstante "el gobierno tendrá que rebajar su objetivo para 2015, sin duda a 7%", dijo Liu a la AFP, que agregó que Pekín continuará con su política monetaria activa.

La producción industrial china creció 8,3% en 2014, tras el 9,7% del año anterior, según el BNS. El consumo de electricidad, un indicador clave publicado recientemente, aumentó un 3,8% el año pasado frente al 7,5% que creció en 2013.

Y las inversiones en capital fijo, que reflejan las inversiones en infraestructura, crecieron 15,7% en 2014, muy por debajo del año anterior (19,6%).

En diciembre, la producción industrial creció un 7,9% anual, según el BNS, y las ventas al por menor 11,9%, lo que sugiere una consolidación del consumo interno.

Las estadísticas "sugieren que la desaceleración de las inversiones (...) está compensado en parte por el aumento en el consumo y los servicios", dice por su parte Julian Evans-Pritchard, del gabinete Capital Economics, observando que el mercado de trabajo -prioridad del gobierno- "resiste sorprendentemente bien".

El futuro

Pero el respiro del final de 2014 podría ser temporal: los analistas prevén un crecimiento del 7% en 2015, lo que podría ser el futuro objetivo oficial de Pekín.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo el martes sus previsiones y prevé ahora un crecimiento del 6,8% en 2015 y del 6,3% en 2016.

En este contexto, los expertos esperan intervenciones puntuales de las autoridades, como la realizada en primavera, cuando el banco central (PBOC) bajó de forma inesperada los tipos de interés y procedió a varias inyecciones de liquidez.

Para muchos, el PBOC debería reducir de nuevo este año las tasas de interés y las de las reservas obligatorias de los bancos, para incentivar el crédito.

No obstante, parece excluido un plan de incentivo masivo para no comprometer los esfuerzos de "reequilibrado" y mantener bajo control la "finanza en la sombra" no regulada que alimenta el endeudamiento y los riesgos de crédito.

El primer ministro Li Keqiang recordó el lunes que el principal desafío del gobierno es "el equilibrio justo entre estabilización del crecimiento y continuación de los ajustes estructurales".

Sostenbilidad y financiamiento