Menos actividad económica traería un menor déficit de cuenta corriente para el 2013

Banco Central espera un déficit externo menor a pesar de que subió más de lo previsto en el 2012

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Crecimiento-deficit-cuenta-corriente_ELFCHA20130405_0007_5.jpg
    326x204
    Crecimiento en el déficit de la cuenta corriente
    / 07 ABR 2013

index

El déficit de la cuenta corriente del 2012 se salió del redil de las proyecciones del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El año pasado, la brecha entre el valor de las ventas que hace el país en el exterior y el de las compras a mercados internacionales, representó un 5,7% del Producto Interno Bruto (PIB).

La cifra rebasó los 5,4% de la producción que la autoridad monetaria proyectó en la revisión de su Programa Macroeconómico 2012-2013.

Para alinearse con las previsiones del Central, este año el faltante deberá decrecer hasta representar un 4,9% del PIB o $2.440 millones.

“Esta proyección –del Banco Central– asume una cierta estabilidad en el déficit en bienes y un continuado incremento en el superávit en servicios. La evolución del precio de los derivados del petróleo influirá”, explicó el economista de la firma Ecoanálisis, Alberto Franco.

Compras al exterior

El elemento clave para mover el déficit de la cuenta corriente es el valor de las importaciones, que el año pasado ascendió a $17.577 millones, según el Banco Central.

Las compras al exterior explican cerca del 88% de las salidas de divisas de la cuenta corriente.

Para este año, la autoridad monetaria proyecta un crecimiento del 1,5% de las importaciones, un incremento modesto en comparación con el 8% registrado en 2012 y el 20% del 2011.

“Las importaciones son especialmente sensibles al ciclo económico y al tipo de cambio, así que los principales factores de ajuste podrían venir desde una contracción o desaceleración marcada de la actividad económica o de una depreciación del tipo de cambio”, comentó Melvin Garita, economista y gerente de Lafise Valores.

De hecho, el Central prevé una desaceleración en el crecimiento de la economía. La proyección es que el PIB crezca un 4% real, menos que el 5,1% registrado en 2012.

Junto a una actividad económica menos dinámica, el precio de los combustibles pesa en el valor de las importaciones.

El año pasado, la factura petrolera ascendió a $2.175 millones, un 12,3% del total de los bienes importados, según información de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

En el 2013, el monto crecería a $2.300 millones si Recope acierta en sus previsiones que fijan el precio promedio del barril de combustible en $121,24.

La Refinadora debe importar combustibles refinados, más caros que el petróleo crudo, debido a que cesó la operación de su refinería en Limón con la esperanza de que se concrete una inversión para ampliar la capacidad de las instalaciones.

En los mercados internacionales, el precio del petróleo West Texas Intermediate (WTI), utilizado como referencia, cayó a $94,45 por barril el jueves 4 de abril.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC) mantuvo, en su reporte de marzo, sus previsiones de demanda del crudo a nivel mundial, pese a los signos de que la recuperación en Estados Unidos podría comenzar a acelerar su ritmo.

Más exportaciones

La otra vía para cerrar el déficit de la cuenta corriente es acelerar el crecimiento del valor de las exportaciones que las empresas nacionales colocan en el exterior.

En el 2012, las ventas al exterior sumaron $16.893 millones, según datos del Ministerio de Comercio Exterior.

La suma superó la meta establecida para ese año y se acercó a la marca de $17.000 que pretenden batir los exportadores en 2013.

El Banco Central prevé, en su Programa Macroeconómico 2013-2014, que las ventas al exterior crezcan un 2,7% en términos nominales (2,9% en términos reales) este año.

Parte de ese crecimiento se vería impulsado por el vigor en la venta de servicios que, en el 2012, sumó $5.560 millones, un 33% del total de las exportaciones.

Los buenos resultados se presentaron a pesar de la turbulencia económica que zarandea a los países de la Unión Europea y la lenta recuperación en Estados Unidos, los principales destinos de las exportaciones nacionales.

Pese a este entorno internacional, últimamente las amenazas para los exportadores son más de carácter local.

Especialmente, les preocupa el tipo de cambio pegado al piso de la banda y la posibilidad de que el Central dé el salto hacia la flotación administrada, según ha manifestado Mónica Segnini, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).

En ese juego de riesgos y oportunidades, el Central estima que el déficit de la cuenta corriente puede cerrarse en casi un punto porcentual al finalizar este año, para volver a su redil de previsiones.

Sostenbilidad y financiamiento