FINANZAS

Grecia inicia su primer día bajo el control de capitales y cierre bancario

Ciudadanos solo pueden retirar 60 euros por día


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Los ciudadanos griegos viven este 29 de junio la incertidumbre del primer día del cierre bancario, tras la publicación anoche de un decreto gubernamental que establece el cierre de los bancos y la Bolsa hasta el día 7 de julio y limita el retiro de efectivo a los 60 euros diarios o unos ¢36.311.

Cerca de 5.500 cajeros automáticos empezaron a funcionar de manera gradual como se preveía, doce horas después de la publicación del decreto.A estas horas en muchos cajeros de Atenas se habían formado ya algunas colas a la espera de su apertura.

El ministro de Protección Ciudadana, Yanis Panusis, pidió a la población que mantenga la "paz" y la "calma" ante el cierre de los bancos.

"En estos momentos difíciles que atraviesa el pueblo griego por errores del pasado, la policía griega se mantendrá a su lado, para servirle y protegerle, con el único propósito de proteger la paz civil y la expresión democrática de los votantes en libertad y seguridad ", dijo Panusis en un comunicado.

A lo largo del día, varios ministerios han ido publicando documentación con información sobre la imposición del control de capitales.

Además, el Gobierno ha anunciado que los viajes en transporte urbano serán gratuitos en Atenas durante esta semana en la que estará vigente la restricción a las cuentas bancarias.

El decreto precisa que se mantiene abierta la posibilidad de pagar con tarjeta así como todas las transacciones nacionales por internet.

Los pagos al extranjero, en cambio, quedan limitados a las necesidades urgentes, como el abono de facturas médicas o la compra de medicamentos.

Para examinar las transacciones permitidas fuera de Grecia, se creará una comisión que dará el visto bueno a cada operación.

Las medidas no se aplican a los turistas, quienes pueden realizar transacciones y retiradas de dinero utilizando las tarjetas de crédito o débito emitidas en sus países de origen.

El decreto excluye de las restricciones el pago de las pensiones, pues la limitación tiene lugar el día en que la mayoría de los jubilados debe cobrar su pensión.

Según fuentes del Ministerio de Finanzas, a lo largo de la jornada se anunciarán las sucursales que abrirán con el único cometido de facilitar el cobro a los pensionistas.

Pensionados a la espera

En algunos bancos jubilados esperaban a poder recibir información sobre el cobro de sus pensiones que, según el decreto, están exceptuadas de estas limitaciones.

Muchos pensionistas en Grecia no tienen tarjetas de crédito o débito y dependen exclusivamente de sus libretas de ahorro, por lo que el cierre bancario supone un golpe especialmente fuerte para esta población.

El Gobierno griego decidió imponer el feriado bancario y el control de capitales, según afirmó el primer ministro, Alexis Tsipras, para evitar la fuga masiva de depósitos tras la decisión del Banco Central Europeo de no elevar los préstamos de emergencia a los bancos.

"Llegué aquí a las 4 de la mañana porque necesito mi pensión" , dijo Anastasios Gevelidis, de 74 años, una de las 100 personas que esperaba afuera de la sucursal del Banco Nacional en Tesalónica, la segunda ciudad más importante del país.

"No tengo tarjeta, no sé qué va a pasar, ni siquiera tenemos dinero para comprar pan", dijo.  "Nadie sabe nada. Un empleado del banco vino a las 8 de la mañana y nos dijo 'no recibirán dinero', pero supimos que hay 70 sucursales que están abiertas".

El Ministerio de Finanzas informó que la forma en que se cubrirán las pensiones se dará a conocer el lunes por la tarde.

Por su parte, el viceministro de Estado, Terence Quick, aseguró que se harán arreglos especiales para el pago de pensiones y que estas se pagarán en su totalidad ya que muchos jubilados no tienen tarjetas.

El límite de retiro no es suficiente ni para cubrir necesidades básicas. ¿Qué puedo hacer con 60 euros? Sólo a la farmacia le debo 150 euros", manifestó Gevelidis.

Las bolsas de Asia se hundieron en su apertura el lunes, con los índices de Tokio, Hong Kong y Sydney perdiendo más de un 2%. Los precios del petróleo y el euro también cayeron. La Bolsa de Atenas permaneció cerrada.

Los inversores temen que Grecia abandone el auto y deje de pagar sus deudas, que tienen un importe de 30.000 millones de euros, lo que podría afectar la recuperación de la economía mundial y generaría dudas acerca de la viabilidad del euro a largo plazo.

Sostenbilidad y financiamiento