• Es posible convertirse y producir de forma sostenible

    Las empresas ahora tienen opciones para financiar sus proyectos sostenibles y aprender a trabajar haciendo un uso eficiente de sus recursos.

    Una pyme que reinventó el concepto de sostenibilidad

    La consultora en prácticas ambientales, ECOS, reutiilzó tres contenedores marítimos para crear sus nuevas oficinas.

    César Brenes Quirós
    Colaborador

    ECOS es una pyme costarricense, conformada por excompañeros de universidad, dedicada a brindar consultoría en temas ambientales, de salud ocupacional y seguridad a otras empresas. A través de capacitaciones y outsourcing de personal especializado, atiende clientes de toda clase y tamaño.

    Sin embargo, en el año 2014, cuando la organización quiso construir sus propias oficinas y dejar de alquilar, tuvo que atender al más importante cliente: su propio negocio.

    “Fue un proceso auto-guiado. Tomamos la decisión de que las oficinas serían construidas a partir de contenedores marítimos, y junto con los arquitectos de la empresa Dymsa, logramos un diseño bioclimático que se adaptara a nuestras necesidades”, cuenta Miguel González, director administrativo de esta pyme.

    El proyecto consistió en la reutilización de tres contenedores marítimos como principales materiales estructurales de las oficinas. Además, el diseño y la orientación permitió el aprovechamiento de luz y ventilación natural para la disminución de consumo eléctrico, así como la instalación de iluminación LED.

    Según González, se instaló un sistema de tratamiento séptico biológico libre de químicos para las aguas residuales, se aplicó un diseño de paisajismo urbano con el fin de protegerse de la erosión del suelo y permeabilidad del agua llovida, así como permitir el uso de cercas vivas perimetrales.

    Esta aventura requirió una inversión inicial de $100.000 dedicada a estudios, permisos, diseño y construcción. Al ser una pequeña empresa, la cantidad era desafiante, por lo cual se buscó el apoyo de BAC Credomatic, entidad que, en el 2015, le otorgó a ECOS el reconocimiento de Sostenibilidad y Responsabilidad Social en los Premios BAC Pymes.

    Para participar, la pyme debió hacer una autoevaluación en distintas áreas, pasar por un proceso de auditoría y luego ser valorado por un equipo de jueces.

    “Para nosotros obtener dicho premio fue una gran motivación, nos genera orgullo y nos alienta a seguir trabajando más duro, pues es un reconocimiento de que vamos por el buen camino en nuestro negocio, el cual es a la final ayudar a que las empresas logren mejorar su desempeño en salud, seguridad y ambiente”, dice Miguel González.

    Un ejemplo para otros

    En un inicio, los socios de la empresa estimaron que el retorno sobre esa inversión inicial se vería en unos seis o siete años, pues el proyecto se entendía como una solución a la contención del gasto en alquiler del local. Empero, al pasar del tiempo, el equipo se percató que el proyecto, además de ser un activo tangible y una inversión a largo plazo, generó beneficios y ahorros inesperados.

    “En un futuro no muy lejano, los edificios sostenibles deberían convertirse en la norma y no ser la excepción”, comenta el director administrativo de ECOS sobre el plan implementado.

    Para González, la sostenibilidad no debería ser vista como un concepto ambiguo en los negocios, debido a que su idea central es satisfacer necesidades y generar resultados que permanezcan a través del tiempo. Lo novedoso para el empresario es tratar de hacerlo en los pilares económico, ambiental y social al mismo tiempo.

    De hecho, parte de la visión con la que trabaja ECOS en sus consultorías, es fomentar modelos empresariales que tengan esas tres áreas en equilibrio. Hacerlo así, beneficiará no solo a la empresa, sino a la sociedad y al ambiente, creen firmemente los miembros de esta empresa.

    La organización también es partidaria de dejar de ver la sostenibilidad como un gasto y percibirla como una estrategia rentable. Eso sí, no se trata únicamente de hacer compras “verdes”, sino de un nuevo paradigma de negocios vital para lograr mejorar los niveles de productividad y hacer más con menos recursos.

    Y el trabajo no se detiene para ECOS. Para una segunda fase, quedó prevista la instalación de un sistema de generación eléctrica mediante energía solar que permita una reducción de más del 90% de consumo interno de electricidad, y con ello disminuir la huella de carbono de la empresa.

    “Tenemos la meta de ser una empresa Carbono Neutro en el corto plazo y con ello crecer dentro del mercado de Costa Rica, y a mediano plazo expandirnos a nivel de la región”, indica Miguel González.