Mercado de valores de Costa Rica se estancó a la espera de fuerte reforma

Cambios en la legislación pretenden desatorar un mercado con pocas novedades, pero aún no llegan

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Mercado_de_valores-Bolsa_Nacional_de_Valores-Comision-Luis_Liberman-Rodrigo_Bolanos_ELFCHA20131108_0008_5.jpg
    326x204
    / 08 NOV 2013
  • /finanzas/Mercado_de_valores-Bolsa_Nacional_de_Valores-Comision-Luis_Liberman-Rodrigo_Bolanos_ELFCHA20131108_0009_5.jpg
    326x204
    / 08 NOV 2013

index

El mercado de valores de Costa Rica se encuentra atorado. Requiere de cambios, pero falta tiempo para se ejecuten y lo saquen del lodo.

Un diagnóstico del 2012 determinó que solo un cambio legal profundo puede ser el brazo que hale al mercado, lo sacuda y lo mueva de donde está, dándole más participación de inversionistas, atrayendo a más empresas y generando más opciones de financiamiento dentro de la economía.

Sin embargo, a la fecha no hay un texto de ley listo para presentar al Congreso, aunque podría llegar antes de mayo del 2014.

La lista de ajustes o reformas viene de un proceso que empezó a finales del 2010 y que, incluso, contó con un estudio realizado por especialistas del Banco Mundial, quienes revisaron las condiciones actuales e hicieron propuestas sobre lo que debería ser un escenario ideal o, por lo menos, más actualizado en condiciones de mercado y su estructura.

Posteriormente, en el 2012, salió un documento, conocido hoy como la hoja de ruta para el mercado y lo que se quiere hacer con él. Entre las tareas recomendadas están reformas a la Ley reguladora del mercado de valores , columna vertebral de este sector.

A mediados del año pasado, el Poder Ejecutivo creó por decreto el Consejo Nacional para el Desarrollo del Mercado de Valores, integrado por personas cercanas al sector y que tiene como objetivo tomar las decisiones sobre los cambios que se impulsarán.

Hasta ese punto es donde ha llegado el trabajo, pues no hay un proyecto de ley presentado a la Asamblea Legislativa y los ajustes que no requieren de modificación en alguna ley han sido pocos desde que existe la iniciativa.

El proceso ha estado bajo la tutela del segundo vicepresidente de la República, Luis Liberman, quien incluso firmó el decreto de creación del Consejo.

Sin embargo, la coordinación y sus reuniones las lleva a cabo el presidente del Banco Central (BCCR), Rodrigo Bolaños.

Mientras tanto, el mercado continúa sin cambios profundos y prácticamente se hace lo de siempre y en el mismo lugar, con pocas cosas nuevas que ofrecer a los inversionistas.

La situación actual tampoco significa un atascamiento en arenas movedizas en donde conforme pasa el tiempo se hunde cada vez más.

Las transacciones y monto que se manejan por medio de la Bolsa Nacional de Valores (BNV) han crecido si se consideran los últimos diez años.

Sin embargo, parte de ese aumento en el monto es originado por un incremento en la frecuencia de operaciones y no necesariamente por la llegada de nuevos inversionistas o de capital.

La mayoría de las operaciones en el país son recompras o negociaciones de títulos de deuda, segmento que está acaparado por el Ministerio de Hacienda y el Banco Central.

En lo que respecta a los emisores, la cantidad se ha mantenido a lo largo de los últimos años y los montos emitidos crecen, nuevamente, por el volumen que manejan Hacienda y el Central. La mayoría son del ámbito bancario.

A la espera

Desde que se empezó a trabajar en la idea de un cambio en el mercado han pasado tres años. El resultado por ahora es el diagnóstico, los objetivos planteados y una lista de tareas pendientes en diferentes campos y que se traduce en las reformas legales que están por plantearse.

Durante este tiempo, una de las reformas más notorias se llevó a cabo a mediados del 2013, con un cambio en el reglamento para los fondos de inversión, que permitió más flexibilidad a los administradores e hizo modificaciones en el derecho de receso o salida de los inversionistas.

También se está a la espera de ajustes reglamentarios que ya fueron anunciados por la Superintendencia General de Valores (Sugeval), pero que se aplicarían hasta en el 2014.

Los ajustes están relacionados con la administración de fondos de inversión, comercialización, con nuevas definiciones de oferta pública de valores y con la regulación a intermediarios.

A pesar de esa agenda, ninguno de los cambios se ha llevado a cabo.

Por su parte, Bolaños explicó que, para los primeros meses del 2014, el Consejo deberá tener el proyecto de ley listo y discutido, así como haberlo consultado con los diferentes sectores relacionados.

El primer borrador ya fue presentado al grupo en la última semana de setiembre. En octubre y noviembre, revisarán el contenido y sería en diciembre cuando se reciban las consultas y aportes de la industria, y se pondrá a disposición del público en general.

Una vez concluido este proceso se enviará a la Asamblea Legislativa, aunque Bolaños no precisó cuándo tiene previsto que suceda esto.

Sobre la recomendaciones que no requieren de cambios legales, Bolaños dijo que el Consejo se encargará de ellas en lo que resta de este año y el próximo.

Quienes están cerca de los planes del Ejecutivo y del Consejo son optimistas respecto a lo que se pueda lograr, aunque la labor sea ambiciosa.

José Luis Arce, presidente del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), aceptó que se ha tomado bastante tiempo para plantear los cambios, pero que al mismo tiempo se ha ido avanzando y el trabajo no se ha detenido.

Para Arce, plantear un cambio a la ley es una labor compleja y que además debe ser lo suficientemente inteligente como para tener la capacidad de soportar las novedades que el mercado presente en el futuro.

El inconveniente y el riesgo es el tiempo. Con el cambio de gobierno en mayo del 2014 surge la incertidumbre de si la iniciativa de ajustes en el mercado de valores seguirá adelante o se quedará atorada en el lodazal.

Arce aceptó que los tiempos políticos ya no coincidirán con el trabajo que hace el Consejo y sus resultados, pero que siempre esperan tener una propuesta lista antes que se termine este periodo presidencial.

El gerente general de la BNV, José Rafael Brenes, aceptó que los temas por cambiar son muchos y que en todos ha habido algún tipo de avance. A su juicio, sería mejor que los resultados se dieran aún más rápido, pero recordó que la promulgación de la actual ley tomó tres años de análisis por una comisión legislativa especial.

Desde el punto de vista del jerarca de la BNV, los ajustes requeridos son considerables. Entre estos se encuentran una nueva estructura del mercado de negociación de valores y un cambio en el sistema de propiedad de la Bolsa, el cual implicaría la denominada desmutualización de esta empresa, es decir, que deje de ser propiedad de los intermediarios y, a su vez, de los bancos.

Víctor Chacón, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión, prefirió no juzgar la cantidad de tiempo utilizado para plantear las propuestas y más bien agregó que, si al final el resultado es una reforma completa, entonces vale la pena utilizar el plazo que sea necesario para lograr ese impulso adicional al mercado.

El gremio de los fondos de inversión ya cuenta con la primera propuesta del proyecto de ley y tendrán que entregar sus comentarios en las próximas semanas, dijo Chacón.

Este sector es uno de los que ha tenido más movimiento recientemente y hasta se ha reactivado con la salida al mercado de productos nuevos, como fondos inmobiliarios para viviendas, de desarrollo y de titularización de hipotecas.

No obstante, las participaciones de fondos cerrados, que son las que se cotizan en bolsa, aún no logran superar niveles de transacción anteriores, como los logrados en el 2008.

Según Chacón, los temas que deben ser modificados no son nuevos o surgieron del Consejo, algunos de estos fueron planteados tiempo atrás y precisamente fueron retomados en la hoja de ruta.

El exsuperintendente general de valores Danilo Montero es más crítico de lo que se ha hecho hasta el momento. Para él, en el último año no hay avances de importancia y más bien teme que toda la estrategia quede centrada en modificar la Ley, tarea que no es del todo segura dado que se depende de la aprobación legislativa.

El asesor financiero Marco Garro subrayó que el riesgo de lo que está por venir depende exclusivamente de los ajustes legales y que los cambios se implementen en el largo plazo.

Por esa razón, espera que también impulsen pequeñas modificaciones mientras llegan el nuevo orden que propondría la nueva ley.

Bolaños explicó que hay cuatro acciones concretas que se han llevado a cabo este año: la creación del comité de compensación y liquidación, la creación de la comisión de coordinación de deuda soberana, el apoyo a la modificación reglamentaria del mercado y la redacción en el borrador de la nueva ley.

De estas acciones, tres se pueden llevar a cabo sin modificación de la Ley.

No todas las acciones enlistadas por la llamada “Ruta Estratégica” requieren de una modificación legal, pero buena parte de ellas están pautadas para llevarse a cabo en los próximos dos años.

Otra parte de las sugerencias estaban para ser implementadas a lo largo del 2012 y en los primeros meses del 2013, pero solo una parte se llevó a cabo.

De ahora en adelante, la opción para que el mercado ofrezca mayor dinamismo y salga de donde está atorado depende de que las mejoras por reglamento sean implementadas y de que las reformas a la ley sean aprobadas y produzcan los resultados esperados, es decir, dinamizar el financiamiento de las empresas, atraer a más inversionistas y sus capitales.

 La apuesta para cambiar el mercado de valoresTemas planteados para modificaciones en el documento “Ruta estratégica para el desarrollo del mercado de valores de Costa Rica”.- Mayor acceso y apertura del mercado local e internacional: Apertura de los mercados de deuda para que todos los inversionistas institucionales y entidades reguladas tengan acceso en forma directa mediante la creación de mercados abiertos regulados. Lo anterior supone la posibilidad de crear el denominado mercado de mostrador administrado por la Bolsa o cualquier otra empresa.- Fortalecimiento y mejora de regulación y supervisión: Planes estratégicos conjuntos entre superintendencias y el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif). Evaluar la posibilidad de modificar el esquema de vinculación de los directores del Conassif con una mayor asignación de tiempo. Cambiar la propiedad de la Bolsa Nacional de Valores y que esta sea propiedad de inversionistas particulares. Que la supervisión de conductas sea responsabilidad de la Superintendencia General de Valores. Acreditar profesionales que laboren en distintas actividades relacionadas con el sector. - Mejora y diversificación de productos: Definir si por parte del Gobierno se toma la opción de tener un solo emisor soberano y así unificar la labor del Banco Central con la del Ministerio de Hacienda. Crear procesos de emisión especial para inversionistas calificados en la figura de las ofertas públicas restringidas, así como redefinir el concepto de inversionista sofisticado.- Control de gestión de riesgos operativos: Ajustes en los procesos de compensación y liquidación de los valores transados. Dar acceso efectivo a los custodios al proceso de liquidación para que puedan entregar y recibir los valores de sus clientes. Reinstalación de los bancos como liquidadores. Crear una sociedad de compensación y liquidación única.Fuente. Documento “Ruta estratégica para el desarrolllo del mercado de valores”.

Un proceso largo

El actual Gobierno se propuso como objetivo dinamizar el mercado de valores, pero hasta ahora no hay avances.

2010. Noviembre

El vicepresidente Luis Liberman conformó una comisión para determinar las necesidades en el mercado de valores.

2011. Setiembre

El grupo de trabajo, por medio del Banco Central, pide realizar un diagnóstico del mercado de valores. Este fue realizado por especialistas del Banco Mundial y se vislumbraba, como una labor inevitable, una reforma legal.

2012. Febrero

El presidente del Banco Central da los primeros resultados de la asesoría del Banco Mundial en donde se enlista un cambio legal y además ajustes por la vía de los reglamentos y Superintendencia.

2012. Mayo y junio

El Gobierno emitió un decreto ejecutivo en el que nombró y declaró de interés público la actividad del Consejo Nacional para el Desarrollo del Mercado de Valores y reconoce la necesidad de profundizar y ampliar el mercado.

2012. Noviembre

Es presentado y aceptado por Liberman el documento “Ruta estratégica para el desarrollo del mercado de valores”.

2013. Noviembre

El Consejo pretende tener listo a final de este mes el borrador completo del proyecto de la ley del mercado de valores.

Sostenbilidad y financiamiento