¿Saldrá Grecia del euro? Un vistazo a sus opciones

Grecia necesita ayuda financiera de sus acreedores para poder cumplir los pagos del 30 de junio. Pero no hay acuerdo a la vista


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Luxemburgo.- ¿Se queda o se marcha? Se acerca el momento para que Grecia y los países que utilizan el euro tomen decisiones clave.

Atenas debe pagar un tramo de deuda de 1.600 millones de euros ($1.800 millones) a final de mes para evitar una posible suspensión de pagos y asegurar durante más tiempo su atesorado lugar entre los 19 países que utilizan la moneda única.

Grecia necesita ayuda financiera de sus acreedores para poder cumplir los pagos del 30 de junio. Pero no hay acuerdo a la vista, y ambas partes se niegan a aceptar compromisos sobre las reformas que debe adoptar Grecia a cambio de más préstamos.

¿Hará Grecia lo impensable y dejará el euro, o se verá obligada a marcharse? ¿Es posible acaso?

A continuación, algunas preguntas y respuestas sobre el futuro de Grecia. Podrían ser útiles durante la cumbre de ministros de Finanzas de la eurozona que se celebra el jueves en Luxemburgo.

LEA: ¿Un''default' de Grecia? Hacia un hipotético y complejo proceso

¿Cómo deja un país el euro?

Técnicamente, no puede. Estas son aguas desconocidas. Los tratados de la Unión Europea permiten que los miembros abandonen la UE, que agrupa a 28 naciones, pero no se incluyó un mecanismo para dejar que los países abandonaran el euro. En teoría, si los 19 países están de acuerdo, podría negociarse una salida de Grecia. Algunos alegan que el país podría verse obligado a dejar también la UE para renunciar a la moneda única.

¿Cuál es el punto de no retorno?

Eso llegaría si el Banco Central Europeo decide cortar el crédito de emergencia a los bancos griegos, según Zsolt Darvas, analista de alto nivel en el grupo de estudios Breugel en Bruselas.

Esa decisión podría tomarse si hay una retirada masiva de fondos en los bancos griegos, en cuyo caso el BCE podría no querer arriesgarse a respaldarlos. El temor a una retirada masiva podría crecer si queda claro que Grecia tendrá una suspensión de pagos en su próximo plazo, que cumple el 30 de junio.

El BCE también podría abandonar a los bancos griegos si el país no paga los tramos de deuda con el BCE que cumplen en julio y agosto.

¿Qué ocurriría entonces?

Probablemente, los bancos tendrían que cerrar durante un tiempo y cuando reabrieran podría ser con límites impuestos por Atenas a la cantidad de dinero que pueden retirar los depositantes. "La gente intentaría sacar su dinero de los bancos. Los bancos no podrían pagar", dijo Darvas. "La gente intentaría guardar sus euros en casa, no pagar impuestos, y todo el sistema financiero quedaría paralizado".

¿Cómo puede Grecia evitar ese desastre?

Además de pagar sus deudas a tiempo, algunos expertos creen que Grecia podría limitar los daños si organiza su salida en secreto. Unos pocos altos cargos podrían hacer los preparativos y después tomar medidas casi de inmediato. Informarían a sus socios de la eurozona apenas unas horas antes de que Grecia se marchara, según Roger Bootle, que dirige el grupo de análisis de investigación Capital Economics. El público sería el último en saberlo.

¿Qué moneda utilizaría Grecia?

Grecia podría volver a utilizar el dracma o introducir una moneda. De cualquier modo, el volumen es clave y eso implica serios desafíos. Irak se enfrentó a problemas similares cuando introdujo un nuevo dinar apenas tres meses después de la invasión liderada por Estados Unidos. "Necesitarías un enorme volumen muy deprisa. También tiene que haber transporte, que es un gran desafío. Haría falta mucha policía, tropas para atender a las necesidades de efectivo de un país del tamaño de Grecia. Logísticamente sería un gran desafío", indicó Darvas.

¿Qué ocurriría con su deuda?

Las facturas de Grecia no desaparecerían, y no está claro si se verían convertidas a la nueva moneda, aunque probablemente Grecia intentaría cambiar la denominación y renegociar la deuda. La única ventaja aquí para Atenas es que probablemente sus acreedores amortizarían toda clase de préstamos. Pero Darvas señaló que "todos estos desafíos técnicos pueden resolverse. El coste económico de una salida del euro —la caída del PIB y el aumento del desempleo— sería mucho mayor".

Sostenbilidad y financiamiento