La agricultura y la construcción fueron las actividades más afectadas por los efectos climatológicos de la tormenta Nate

Por: María Esther Abissi 11 diciembre, 2017

La actividad económica de Costa Rica registró desaceleración en el mes de octubre por onceavo mes consecutivo, presentando una variación interanual de 2,3%, dos puntos porcentuales menos a lo observado el año anterior.

La desaceleración de este mes responde a efectos climatológicos derivados de la tormenta tropical Nate, según explicó el Central.
La desaceleración de este mes responde a efectos climatológicos derivados de la tormenta tropical Nate, según explicó el Central.

Así quedó registrado en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), calculado por el Banco Central.

Sí se observa la variación interanual, el indicador viene mostrando una desaceleración desde diciembre del año pasado, cuando se ubica en un 4,1%.

Ahora bien, si se toma en cuenta la variación de los últimos 12 meses, respecto a los 12 meses anteriores (medición que muestra el comportamiento de mediano plazo), el IMAE de octubre subió un 3,3%, igualmente, un punto porcentual menos que un año atrás, y con una desaceleración observada también en todo lo que llevamos del año.

Según explicó el Central en un comunicado, el menor dinamismo de octubre responde a efectos climatológicos derivados de la tormenta tropical Nate que afectó principalmente a la industria de la construcción, las actividades de alojamiento y la producción agrícola destinada al mercado local.

De los sectores que integran el IMAE, las actividades profesionales, científicas y técnicas, y las actividades financieras y de seguros, mostraron una caída en el crecimiento, con respecto al año anterior.

La construcción y las actividades de minas y canteras fueron las dos que mostraron decrecimientos, de 19,9% y 0,5%, respectivamente.

De acuerdo al Central, el comportamiento de la construcción en obras con destino privado tuvo un fuerte retroceso, pero el efecto fue compensado por el incremento de algunas obras con destino público, especialmente en edificios de educación superior, sistemas de abastecimiento de agua potable y alcantarillado sanitario.

La contracción se manifestó en el incremento en la cantidad de proyectos no iniciados y paralizados, además de la menor velocidad de avance en proyectos en proceso constructivo.

Por su parte, las actividades agrícolas que se vieron más afectadas por la tormenta Nate fueron la producción de arroz, cebolla, papa, entre otros.

Por otro lado, algunas industrias registraron un ligero crecimiento.

Entre ellas, las actividades de enseñanza, salud humana y asistencia social mostraron un crecimiento de 2,9%, incentivado por el aumento de servicios privados de salud humana y otros públicos.

El sector de transporte y almacenamiento mostró también un crecimiento, de 5,5%, principalmente por servicios vinculados a comercio exterior y transporte público.

Igualmente, las industrias de información y comunicaciones y actividades profesionales mostraron un repunte.