Los tipos de tarjetas en el mercado cayeron 30% a julio de este año.

Por: María Esther Abissi 25 octubre
 El saldo de deuda en las tarjetas de crédito pasó de ¢924 millones a ¢1,13 millones, 23% más que en julio del 2016.
El saldo de deuda en las tarjetas de crédito pasó de ¢924 millones a ¢1,13 millones, 23% más que en julio del 2016.

El saldo de las deudas de las tarjetas de crédito en el país aumentó a julio de este año, pese a que hay menos tipos de tarjetas disponibles y la cantidad de tarjetas en circulación no ha crecido considerablemente.

Así lo arroja el tercer Estudio Trimestral de Tarjetas de Crédito y Débito realizado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, en el que se determina que, durante este período, hubo 237 tipos de tarjetas ofrecidas en el mercado, 30% menos que el año anterior.

Sin embargo, el saldo de deuda en las tarjetas de crédito pasó de ¢924 millones a ¢1.130 millones, 23% más que en julio del 2016.

Pese al aumento del saldo, la morosidad registró poco crecimiento, de 0,75 puntos cuando se trata de morosidad a más de 90 días y, en el caso de morosidad de 1 a 90 días, hubo un decrecimiento de 0,16 puntos, pasando de 7,37% a 7,21%.

Al igual que el año anterior, los costarricenses siguen prefiriendo los plásticos con las tasas más altas que se ubican entre 45% y 50%, mientras que una proporción mucho menor prefiere tarjetas con tasas entre 40% a 44,9%, en el caso de plásticos emitidos en colones.

Esto responde, en partte, a que las tarjetas con mayores beneficios, como duplicación de puntos, premios, canje en tiendas específicas o millas para viajes, son las que poseen las mayores tasas.

En el caso de dólares, siguen prefiriendo aquellos con tasas entre 20% y 24,9% y entre 30% y 34,9%.

A julio, los bancos privados lideraban el mercado de tarjetas de crédito, mientras que los públicos se repartían una pequeña porción del mercado.