Entidades bajaron rendimientos de captaciones a seis meses o menos

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 22 mayo, 2016
 Coopenae obtiene el 75% de sus fondos de los depósitos del público, entre estos, las captaciones a plazo, cuyos rendimientos son mayores a más plazo.
Coopenae obtiene el 75% de sus fondos de los depósitos del público, entre estos, las captaciones a plazo, cuyos rendimientos son mayores a más plazo.

Las cooperativas de ahorro y crédito han recortado sus tasas de depósitos de ahorro y las han acercado a las que pagan los bancos, un proceso que se ha hecho visible más claramente entre enero y mayo de este año.

Ese acercamiento sucede principalmente en las captaciones de muy corto plazo, es decir, a seis meses o menos.

Para otros periodos, por ejemplo, a un año plazo, la diferencia entre las tasas efectivas bancarias y las cooperativas es más clara.

Tradicionalmente, las cooperativas ofrecen tasas más altas que los bancos.

Sin embargo, para el pasado 10 de mayo, las cooperativas ofrecieron un rendimiento de 6,8% (anual) para un certificado de seis meses, los bancos privados brindaban un 5,8% y los estatales un 4,8%, lo que refleja un punto porcentual de diferencia al más cercano.

Una semana después, en la semana que termina el 17 de mayo, el promedio de tasas de los bancos privados había superado al de las cooperativas.

Mientras tanto, para la misma semana, las cooperativas daban 9,5% para certificados de un año, por encima de los bancos privados en 2,8 puntos porcentuales y en 3,5 puntos para los estatales.

Los datos son tomados de la publicación que hace el Banco Central de Costa Rica (BCCR) sobre tasas pasivas ofrecidas por los grupos de entidades financieras, desde enero del 2016. Se trata de promedios ponderados por plazo y con rendimientos efectivos, es decir, que se pactaron en negociaciones reales.

Otra tendencia observada en estos primeros meses del año es el descenso general de las tasas, algo que sucede en las de un mes como en las de un año.

Eso coincide con lo sucedido con el resto de los rendimientos desde hace varios meses y que también ha quedado plasmado en el comportamiento de la Tasa Básica Pasiva (TBP).

La tendencia de los intereses se justifica, en parte, por las disminuciones en la Tasa de Política Monetaria del BCCR, desde el 2015 y hasta enero del 2016.

Además, el Central ha sostenido que, desde agosto del 2014, el sistema financiero presenta excesos de liquidez.

Varias cooperativas señalan, precisamente, que sus acciones buscan ajustarse a las tendencia del mercado financiero, como la senda que lleva la TBP.

Este indicador –calculado por el BCCR y que incluye un promedio ponderado de todas las tasas de captación de las instituciones del sistema financiero– alcanzó el pasado 19 de mayo su nivel más bajo desde el 2008 (5,30%).

“Los motivos (de la rebaja) principales son la contracción en el costo de captar de recursos, y la tendencia del mercado, expresada en la disminución en la tasa básica pasiva”, dijo Jorge Solano, gerente general de Coopemep, al referirse al ajuste efectuado en los rendimientos.

Óscar Hidalgo, gerente general de Coopeservidores, reconoció que este año han hecho tres ajustes a las tasas de interés como respuesta a la situación macroeconómica del país.

Hidalgo añadió que también se han guiado por el movimiento de la TBP, al que consideran como el indicador básico para alinear la oferta de la cooperativa con el resto del mercado financiero.

Coopenae –la cooperativa de mayor tamaño por activos del sistema– confirmó que la semana pasada aplicaron un nuevo descenso a sus tasas de interés para coincidir con la tendencia de la TBP.

infografia
Manejo de carteras

Según respuestas remitidas por el departamento de comunicación de Coopenae, las captaciones crecen a un ritmo más acelerado que el crédito nacional y, como consecuencia, esos fondos a plazo y el portafolio de inversiones es el activo que más crece.

“Por lo tanto, ajustamos a la baja las tasas de captación para cuidar nuestro margen de intermediación, siendo esta una de muchas acciones que permiten impulsar el sano crecimiento de nuestra cartera”, comunicó la cooperativa.

Mover las tasas de captación de determinado plazo también puede obedecer a las necesidades que tenga cada entidad, tal y como lo describe Coopenae.

Al bajar los rendimientos que se ofrecen a corto plazo y dejar más altos los de un año o superiores, facilita a la entidad la oferta de créditos de mayor plazo.

Solano, de Coopemep, manifestó que su caso responde a una estrategia financiera que considera los requerimientos de flujos de efectivo, curvas de rendimiento y calces de plazo.

Actualmente, parte de las captaciones a plazo no son negociables para un depositante, en especial si son hechas por Internet, pero algunos certificados en el sistema financiero mantienen la capacidad de ser transados.

Sin embargo, los depósitos a plazo de una cooperativa tienen otras limitaciones: solo pueden invertir los socios de la entidad u organizaciones sin fines de lucro.

Por esta razón y por la naturaleza de la entidades, los riesgos entre un banco y una cooperativa son distintos.

No obstante, Solano insistió en que las contingencias de una entidad financiera no se mide solo por las tasas de interés, pues para eso existe una administración integral del riesgo.

Coopenae, por su parte, argumentó que no están expuestos a ciertos riesgos que los obligue a ofrecer un incentivo en las tasas de interés. Mencionó, entre las fortalezas, contar una suficiencia patrimonial superior a la de algunos bancos; tener un volumen de activos mayor; un mayor nivel de liquidez alto con respecto a bancos privados, y un bajo riesgo cambiario.

La principal fuente de recursos de las cooperativas son los fondos aportados por el público y en menor magnitud con bancos y con organismos del exterior.