Gobierno alerta nuevamente sobre la necesidad de aprobar una reforma

Por: María Fernanda Cisneros 21 noviembre

La diferencia entre ingresos y gastos totales del Gobierno Central generó un déficit fiscal de 4,6% del Producto Interno Bruto (PIB) a octubre de este 2017.

El déficit retoma el dinamismo visto en 2015 y deja atrás la reducción lograda en 2016. Hace un año, el dato se ubica en 3,9% del PIB.

El incremento en el faltante se debe principalmente al pago de intereses de la deuda, que muestra un crecimiento (22%) no visto desde 2013, y al repunte del gasto de capital (25,5%).

Y mientras el gasto con intereses se dinamiza, los ingresos muestran un retroceso.

El déficit primario (que excluye intereses) llegó al 2% del PIB, también mayor al 1,7% que mostró hace un año.

La Autoridad Hacendaria destacó nuevamente la urgencia de contar con una reforma fiscal integral (que involucre recorte de gastos y aumento de ingresos) para darle sostenibilidad a las finanzas del Estado.

"Continuamos desarrollando acciones para mejorar la recaudación y la calidad del gasto, pero también llevamos un nuevo proyecto a la Asamblea Legislativa, el cual fue elaborado luego de un proceso de consulta y de reuniones, lo que creemos amplía la posibilidad de llegar a un consenso para aprobar una legislación que permita mejorar el comportamiento de las cifras de ingreso y gasto del Gobierno Central", afirmó Helio Fallas, ministro de Hacienda.

Además, recordó que recientemente presentó un nuevo proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas que tratará de lograr un consenso en el Congreso.

Entre tanto, en el detalle de los resultados fiscales a octubre se muestra que los gastos totales crecieron 10,3%, un dato que no se alcanzaba desde 2014.

Al restarle los intereses, el dinamismo es más bien el más bajo de la década.

Dentro de los gastos corrientes, las remuneraciones crecen más que hace un año, pero menos que los nueve años previos. Su dinamismo a octubre fue de 5%.

Las transferencias, por su lado, crecen 8,4%, más que hace un año y casi al mismo ritmo que mostraban al mismo mes de 2015.

Por su parte, los ingresos totales crecieron 5,2% a octubre, cifra que no es solo más baja que hace un año (cuando se reportó un dato de 8,9%) si no que también representa el menor dinamismo en ocho años.

El impuesto sobre la renta crece dos dígitos y pasó de un 3,5% a un 3,7% del PIB.

Sin embargo, los ingresos tributarios en general se desaceleran, por la reducción en la importación de vehículos de los últimos meses, explicó el Ministerio de Hacienda en un comunicado de prensa.