Experto: el influjo de fondos privados y públicos han neutralizado las presiones generadas por un déficit creciente en la cuenta corriente.

Por: Eugenia Soto Morales 6 septiembre, 2013
Luis Mesalles, economista de Ecoanálisis,
Luis Mesalles, economista de Ecoanálisis,

El escenario estaría dado para que el valor del colón comenzara a decaer, pero la entrada de capital financiero público y privado mantiene la estabilidad del tipo de cambio, estimó Luis Mesalles, economista de Ecoanálisis durante el Desayuno Financiero, " Tipo de cambio: Presente, pasado y futuro", organizado por EF.

La presión a la baja sobre el valor del colón obedece a la desaceleración del comercio exterior y el ensanchamiento del déficit comercial del país. El ritmo lento de la economía local ha desacelerado las importaciones.

La desaceleración ha sido inclusive mayor en el frente de las exportaciones. Esa brecha debería generar un faltante de dólares en la economía costarricense, expuso Mesalles, en la actividad patrocinada por Claro y que reunió a un grupo nutrido de suscriptores de EF en el Hotel Real Intercontinental.

Luis Mesalles, economista de Ecoanálisis,
Luis Mesalles, economista de Ecoanálisis,

La brecha entre exportaciones e importaciones ascendió a $3.617 millones, un incremento del 21% en relación con los $2.980 millones registrados a junio.

Mientras esa oferta de dólares decrece, la demanda de colones aumenta debido a que el precio por invertir en la moneda nacional se mantiene después del desplome de la Tasa Básica Pasiva (TBP).

"Aunque prospere la propuesta en que trabaja el Ministerio de Hacienda, es poco probable que los resultados se vean el próximo año. Por lo tanto, el escenario en 2013 y 2014 es uno de mayor déficit fiscal y de presión sobre las tasas de interés locales a pesar de los eurbonos", proyectó Mesalles.

Pese a estas presiones, el tipo de cambio se había mantenido estable cerca de la banda inferior del tipo de cambio (¢500,00) durante la mayor parte del año. Hasta la semana pasada, el valor del dólar no había sobrepasado los ¢505.

Ese comportamiento obedece a que el faltante de divisas ocasionado por la desaceleración de las exportacione se ha visto compensado por la recepción de Inversión Extranjera Directa (IED), por fondos públicos recaudados en el exterior, y capitales privados.

"En tanto la tendencia de los capitales varíe, la tendencia del tipo de cambio se revertirá", dijo el economista.