El ajuste se realizó después de que dos miembros de la junta directiva del banco renunciaran a sus puestos y de que el presidente de la República suspendiera de forma temporal al resto de directivos.

Por: María Esther Abissi 19 octubre
Baja en calificación obedece a cambios en la administración y apetito de riesgo
Baja en calificación obedece a cambios en la administración y apetito de riesgo

La calificadora de riesgo Fitch Ratings bajó este jueves la calificación de viabilidad del Banco de Costa Rica de “bb” a “bb-“, en escala internacional y colocó al banco con perspectiva negativa, según un comunicado oficial.

La baja en la calificación se debe a cambios sobre la administración y apetito de riesgo del banco, en medio de una coyuntura de cuestionamientos por la aprobación de una serie de créditos, entre ellos, el crédito para la importación de cemento a la empresa Sinocem.

El ajuste se realizó después de que dos miembros de la junta directiva del banco renunciaran a sus puestos y de que el Presidente de la República suspendiera de forma temporal al resto de directivos e iniciara un proceso sancionatorio.

Pese a que según la calificadora hasta el momento el riesgo reputacional no ha afectado materialmente el desempeño financiero y la estabilidad de los depósitos del BCR, afirmó que los eventos ilustran una debilidad importante en el marco de gobierno corporativo del banco, que según Fitch “ha determinado los intereses de acreedores y accionistas, cuestiona y pone a prueba la calidad de sus controles de riesgo y distrae a los órganos ejecutivos de la entidad en el cumplimiento de sus objetivos”.

En el comunicado Fitch afirmó la calificación internacional a largo plazo en “BB” y las calificaciones nacionales de largo plazo en “AA+(cri)”, ya que estas se fundamentan en el soporte soberano y no están influenciadas por la viabilidad.

Además, la perspectiva de las calificaciones internacionales y nacionales de largo plazo de la aseguradora son estables.