Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 11 marzo, 2013
El experto alemán Thomas Sterner, sugiere a los países aumentar el precio de los combustibles fósiles para disminuir las emisiones de carbono
El experto alemán Thomas Sterner, sugiere a los países aumentar el precio de los combustibles fósiles para disminuir las emisiones de carbono

En febrero del 2013, el precio al consumidor de los tres principales combustibles tuvo un incremento real en promedio del 6,6% como resultado de un ajuste en el valor aplicado en ese mes.

Solo para la gasolina Súper, el aumento con respecto a febrero del 2012 fue de 9,6%; para la gasolina regular fue de 6,1%, y para el diesel de 4,7%. Todos los anteriores con variaciones reales provenientes de un índice elaborado a partir de los valores al consumidor y del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Este índice tiene como base el año 2004 y es calculado por EF con información de los precios al final de cada mes.

Índice de precios reales de los combustibles en estaciones de servicio.
Índice de precios reales de los combustibles en estaciones de servicio.

La gasolina Súper fue la que también tuvo el mayo aumento al comparar enero y febrero del 2013. Bajo esta medición, este hidrocarburo varió un 5,3%, debido al ajuset aplicado el 6 de febrero.

El valor real de los combustibles siguió desde octubre pasado una tendencia a la baja, pero en febrero se revirtió. Precisamente, los últimos precios más bajos fueron de febrero del 2012, los anteriores a estos ocurrieron en octubre del 2010.

El punto reciente más alto fue octubre pasado, precisamente cuando el valor de la gasolina Súper era de ¢786 por litro, uno de los más altos en los últimos en los dos años en lo que se refiere a términos nominales.

A pesar de los incrementos ocurridos en los últimos meses, ninguno supera niveles que se presentaron entre julio y noviembre del 2008, cuando una crisis petrolera llevo a los hidrocarburos a sus valores más altos de los últimos seis años.

Al final de febrero, los precios al consumidor eran de ¢718 por litro para la gasolina super y de ¢641 para el diesel.