Al menos tres indicadores muestran que el costo de los productos ha dejado de crecer

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 17 abril, 2016
 El precio de los combustibles ha ocasionado que las variaciones interanuales del Índice de Precios al Consumidor sean negativas en los últimos meses.
El precio de los combustibles ha ocasionado que las variaciones interanuales del Índice de Precios al Consumidor sean negativas en los últimos meses.

El nivel general de precios en Costa Rica tiene una tendencia descendente y claramente la inflación se mantendrá por abajo o dentro del rango meta durante algunos meses más.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) ya vio este efecto y, en parte, por eso decidió ajustar, en enero pasado, la meta de inflación de 4% a 3%, con un margen superior e inferior de un punto porcentual.

“Este fue uno de los elementos considerados en las reducciones de la Tasa de Política Monetaria aplicadas por el Banco Central y en la revisión a la baja del rango meta de inflación”, comunicó la división económica de la entidad en una respuesta enviada a EF.

Al menos tres indicadores de inflación subyacente –o las inflaciones centrales– muestran que la tendencia de los precios es a estabilizarse, es decir, que su variación interanual esté cada vez más cerca de 0%.

Estos índices intentan introducir mediciones de los precios sin los valores más volátiles en la economía.

Por ejemplo, algunos excluyen los precios de los combustibles por considerarlos como un producto cuyo valor varía mucho en el corto plazo o de un mes a otro.

Al hacer estas exclusiones, es posible observar el comportamiento de los precios que no son afectados significativamente por regulaciones o por efectos estacionales. Se puede ver, entonces, el comportamiento de la inflación a mediano plazo.

Lo anterior refleja la tendencia de una forma depurada y determinar si existen excesos o carencias en la demanda agregada del país.

Al mismo tiempo sirve de insumo para determinar la política monetaria, pues es posible saber si existen presiones sobre la demanda agregada del país.

infografia
Influencia de materias primas

¿Por qué bajó la inflación? El efecto inicial de la caída la originó el descenso del valor del petróleo y las materias primas.

El primero hizo descender el precio de los combustibles a lo largo del 2015 y parte del 2016.

Adicionalmente, otras materias primas que Costa Rica importa también bajaron de precio y son incorporadas en productos que se venden en el mercado local, por ejemplo, los alimentos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó que los precios de las materias primas (energía, metales y bienes agrícolas) continuarán bajos este año y el resto de la década.

Para el economista José Luis Arce, el comportamiento de los precios se explica por lo ocurrido con las materias primas, efecto que se ha trasladado al resto de la economía, ocasionando que el resto de bienes y servicios dejen de crecer.

Según Arce, desde hace mucho tiempo, no se había visto un periodo tan prolongado de materias primas a precios bajos, lo cual ha llevado a la estabilidad en algunos bienes como los alimentos, que forman parte importante de la canasta que mide el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

No se trata de que todos los precios bajaron, sino de que, por lo menos, algunos productos dejan de tener aumentos.

El economista Miguel Loría explicó que con los datos actuales se aprecia que no hay presiones monetarias y también hay una escasez de demanda debido a que la producción ha tenido un comportamiento débil.

Cuando la producción del país no crece lo suficiente es porque el consumo privado también está decaído y eso hace que la demanda por bienes y servicios también sea tímida. Por lo tanto, no hay presión de los consumidores sobre los precios.

Otro de los factores que ha facilitado la tendencia reciente es la relativa estabilidad del tipo de cambio, pues al carecer de devaluación no ocurre el encarecimiento automático de los productos importados, explicó Loría.

Por ejemplo, este año el tipo de cambio en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) ha permanecido entre ¢535 y ¢540 y hace un año tenía valores similares, lo cual implica que las importaciones no han tenido presiones por el ajuste en el valor de la moneda.

Junto con esa estabilidad cambiaria, están los pagos menores que tienen que ver con combustibles y materias primas.

William Calvo, economista y exfuncionario del Banco Central, agregó que la carencia de demanda agregada también se ve influenciada por el nivel de desempleo, que se puede considerar alto para Costa Rica debido a que esto limita los ingresos disponibles de los hogares.

El peso de los combustibles

Al tomar en cuenta la inflación subyacente –que elimina los precios de productos agrícolas (frutas, hortalizas, leguminosas y tubérculos) y de los combustibles– se observa una caída que llevó este indicador a niveles negativos.

Es decir, el resto de precios en productos o servicios que no están relacionados con los combustibles también han seguido su tendencia a la baja.

Según este índice, el resultado para marzo pasado en la variación interanual fue de -0,6%, muy cerca del IPC general que fue de -1,09% para el mismo mes.

Para Calvo, ese comportamiento podría responder a la intervención o peso de los hidrocarburos en otros productos.

Por su parte, Loría explicó que el combustible tiene un efecto multiplicador importante en otros precios y afectan el costo de la vida en general, por ejemplo, sobre las tarifas de transporte público o en las de electricidad.

José Luis Arce aclaró que tampoco se trata de una disminución generalizada de los precios o, en su defecto, de exceso de liquidez que produzca deflación.

Los indicadores están reflejando que los valores de bienes y servicios solamente están dejando de crecer, es decir, se estarían estabilizando muy cerca del 0%.

Según la división económica del Central se carece de información suficiente para saber el efecto de los combustibles en el valor de los restantesbienes y servicios. Solamente se tienen estimaciones que indican que los cambios en precios de hidrocarburos se transmiten casi por completo hacia el IPC con un rezago de cuatro meses y con una permanencia de 19 meses.

Medición depurada

Definiciones de los índices subyacentes o centrales de la inflación elaboradas a partir del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Exclusión fija de agrícolas y combustibles: Se elimina la influencia de cinco subclases del IPC cuyas variaciones de precio se consideran, a priori, muy volátiles o estacionales. Las subclases excluidas son siempre las mismas y corresponden a frutas, hortalizas, leguminosas, tubérculos y combustibles.

Sin precios más volátiles (IEV): Elimina la influencia del conjunto de productos del IPC que muestran las mayores volatilidades históricas en su precio.

Sin precios más variables cada mes (IMT): Este cálculo excluye cada mes aquellos productos del IPC cuyas variaciones de precio son las más bajas y las más altas de ese periodo. A diferencia del anterior, el conjunto de productos descartado no es fijo; puede cambiar en cada periodo.

Fuente Banco Central.