Proporción de las obligaciones financieras opaca el gasto que proyecta el Gobierno en servicios sociales para el 2015

Por:  7 septiembre, 2014
 Helio Fallas (izquierda), ministro de Hacienda, entregó el 1 de setiembre el proyecto de ley del presupuesto al presidente del Congreso, Henry Mora (centro) y al presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios, Ottón Solís.
Helio Fallas (izquierda), ministro de Hacienda, entregó el 1 de setiembre el proyecto de ley del presupuesto al presidente del Congreso, Henry Mora (centro) y al presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios, Ottón Solís.

El pago de la deuda del Gobierno Central empezó a estrujar los recursos que se destinan a otras áreas, como el apoyo a la educación y el impulso que se le dé a la actividad productiva.

En el reciente proyecto de presupuesto presentado el pasado 1 de setiembre a la Asamblea Legislativa, los rubros que implican el pago de amortizaciones y de intereses ocupan una porción más grande del total programado y hacen que los otros destinos del dinero público se estrechen.

Esas funciones que terminan por ser más pequeñas, o las más estrujadas en la canasta que contiene el presupuesto nacional, son el dinero para obras sociales, los servicios económicos o apoyo a la producción y las facilidades prestadas por las entidades de la administración central.

 La industria de impresión se adapta exigencias de movilidad, menores costos y ambientales
La industria de impresión se adapta exigencias de movilidad, menores costos y ambientales

Sin embargo, en términos absolutos, los cuatro o grandes grupos que componen la clasificación por funciones reportan un crecimiento entre el 2014 y el 2015.

Solo el rubro que incluye el pago de obligaciones financieras tendría un aumento del 48%, si este proyecto se aprueba tal y como lo presentó Hacienda.

[[BEGIN:INLINEREF ELFIMA20140906_0001]]El presupuesto[[END:INLINEREF]] del Gobierno para el 2015 es por la suma de ¢7,96 billones, cantidad que es superior en ¢1,27 billones con respecto al aprobado el año pasado.

 Pago de deuda estruja el gasto social y económico del Gobierno
Pago de deuda estruja el gasto social y económico del Gobierno

A pesar de que la deuda y las erogaciones por intereses llevan una tendencia creciente en su peso relativo, el Gobierno incrementó el plan de gastos en un 19%. El presupuesto incluye un déficit proyectado del 6,7% del PIB.

Precisamente, este plan de gastos y los problemas de faltante de dinero del Gobierno ya llamaron la atención de las calificadoras de riesgo internacionales.

El pasado 4 de setiembre, la firma Fitch Ratings advirtió que el crecimiento del déficit atenta contra la calificación que tiene en este momento Costa Rica.

 Pago de deuda estruja el gasto social y económico del Gobierno
Pago de deuda estruja el gasto social y económico del Gobierno

Si el país baja en su calificación de riesgo, los inversionistas internacionales pedirán rendimientos más altos y, por lo tanto, el costo de la deuda se vería incrementado.

Si el Gobierno tiene que pagar tasas más altas, habrá un efecto sobre el costo del dinero local, pues mientras Hacienda aumente la demanda por recursos para pagar sus obligaciones, paralelamente se encarecerá el costo del dinero en la economía local.

infografia

 Pago de deuda estruja el gasto social y económico del Gobierno
Pago de deuda estruja el gasto social y económico del Gobierno

Por funciones

[[BEGIN:INLINEREF ELFIMA20140906_0003]]De las 71 funciones[[END:INLINEREF]] presentadas por Hacienda en el nuevo presupuesto, 48 muestran un aumento en recursos y 23 son las que decrecen en la cantidad de dinero destinado. .

Es decir, la mayoría de los componentes del presupuesto aumentan para el 2015.

El Congreso tiene tiempo hasta el próximo 30 de noviembre para aprobar el plan.

El presupuesto incluye solamente al Gobierno Central, es decir, a los ministerios, la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial. Excluye a las instituciones autónomas o a las que cuentan con ingresos propios.

Del total, un 47% será financiado con la emisión de títulos o bonos del Ministerio de Hacienda, el resto proviene de los ingresos corrientes o impuestos.

Para Edna Camacho, economista y exviceministra de Hacienda, las tasas de crecimiento de los diferentes rubros carecen de una restricción, pues para el otro año muestran aumentos que superan la inflación esperada.

Señaló que la función que sufre la mayor desaceleración entre un año y otro es la que agrupa los servicios económicos, que es precisamente la que incluye los recursos que se destinan a infraestructura y el apoyo a la producción del país.

Más pago por deudas

Si este presupuesto se cumple, a partir del 2015, la amortización de la deuda gana terreno frente a los otros grupos de funciones. Pasará de ser un factor que pesaba un 18% a 22%.

Mientras tanto, las funciones asociadas a servicios sociales redujeron su participación relativa. En los últimos dos años, ese grupo pesaba 50% dentro del total, pero en el nuevo proyecto de ley pasó a 47%.

Esos tres puntos porcentuales de diferencia equivalen a ¢239.000 millones del presupuesto.

Empero, a mayor deuda hay más intereses que pagar y estos también están opacando otros destinos de los [[BEGIN:INLINEREF ELFIMA20140906_0002]]recursos públicos[[END:INLINEREF]].

Esos pagos se ubican dentro de las funciones de servicios públicos generales como la policía o los centros de reclusión.

Entre el 2014 y el 2015, el aumento de las transacciones de la deuda pública es del 23%. Además, la importancia relativa que tiene dentro de su grupo de funciones también ha venido aumentando.

El pago de intereses se acerca ahora a casi la mitad de lo que se destina a los servicios prestados por el Gobierno Central.

Ronulfo Jiménez, economista, explicó que ese estrujamiento es una consecuencia de la acumulación de deuda durante los últimos años. La presencia del déficit fiscal implica precisamente un aumento de obligaciones financieras que terminan por restar cifras a otros gastos.

Los intereses corresponden a una erogación de dinero que carece de un retorno o genera algún beneficio directo.

La economista y exdiputada del Partido Libertario Patricia Pérez advirtió que ese mayor gasto por el servicio de la deuda es una espiral de crecimiento que terminará por encarecer aún más los préstamos que toma el Gobierno y podría impactar negativamente otras funciones de presupuestos futuros.

No obstante, hay otros factores que también comprimen el plan de gastos.

Según el economista Luis Mesalles, otros rubros dentro del presupuesto poseen lo que el presidente Luis Guillermo Solís denominó como “ineficiencias, corrupción y chambonadas”.

Esas condiciones también se comen recursos que deberían llegar a los ciudadanos por la vía de mejores servicios públicos.

“El aumento automático de salarios y pensiones, a niveles mucho mayores que la inflación, también atenta contra la disponibilidad de recursos para las funciones económica”, agregó Mesalles.

Los economistas también advirtieron que el nivel de deuda tendrá una consecuencia negativa cuando las tasas de interés aumenten, pues en los últimos dos años han estado en porcentajes relativamente altos.

Ese incremento ocasionará que el monto por intereses se vaya hacia arriba de una manera súbita y continúe el estrujamiento en el presupuesto.

“Cuando regresemos a niveles de tasas más normales se va a sentir más el sacrificio por atender la deuda”, aseveró Jiménez.

Pérez añadió que un ejemplo de lo anterior se podría concretar el próximo año en una eventual nueva emisión de bonos de deuda soberanos, los cuales tendrían que pagar mayores tasas de interés en comparación con los que se han colocado en el mercado hasta el momento.

Mayores ajustes presupuestarios

Las 10 funciones del Gobierno que más crecen y las que más decrecen.

Programa

Monto mínimo

Los de más crecimiento

Turismo

819%

Extracción de recursos minerales

374%

Enseñanza primaria

284%

Disposición de aguas residuales

137%

Asuntos económicos no especificados

98%

Transporte ferroviario

69%

Protección social no especificada

64%

Transacciones no asociadas a funciones

48%

Pensión por vejez

33%

Transporte marítimo y fluvial

28%

Los que más decrecen

Servicios generales de planificación

-29%

Enseñanza secundaria básica

-41%

Desarrollo relacionado con protección social

-56%

Alumbrado público

-63%

Disposición de desechos

-64%

Servicios religiosos y comunitarios

-76%

Enseñanza materna infantil y preescolar

-84%

Servicios hospitalarios

-92%

Protección contra incendios y otros eventos

-100%

Urbanización

-100%