ISTMO

El Salvador: Sobreviven a caída de inversión

Compra por $300 millones


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

El Banco colombiano Davivienda adquirió por unos $300 millones el banco HSBC en El Salvador, con lo que salvó al país centroamericano de una raquítica inversión extranjera para 2012. Al cierre del primer semestre de este año solo se contabilizaba la llegada de $116 millones, según cifras publicadas por el Banco Central de Reserva (BCR).

Geovanni Berti, director ejecutivo de la Agencia de Promoción de Inversiones y Exportaciones de El Salvador (Proesa), aseguró que “esta cantidad ($116 millones) es mucho menor que los $242,2 millones que el país recibió a junio del año pasado”.

Detrás de esa caída se presentó una pérdida de confianza de los inversionistas extranjeros, que no vislumbran la manera de que El Salvador supere el incumplimiento de las reglas del juego económico que dan seguridad jurídica a las inversiones, de acuerdo con recientes declaraciones del presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub.

En comparación con el resto de la región centroamericana, el país que más creció en IED fue Guatemala –captó un 47 % de inversión extranjera más que en los primeros seis meses de 2011–. A junio de este año, recibió $771 millones, $247 millones más que los que obtuvo el año pasado.

En el caso de Panamá, la nación captó $1.421 millones, o sea un 0,3% más que de enero a junio 2011, cuando atrajo $1.416 millones, de acuerdo con el más reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Según el organismo de Naciones Unidas, Costa Rica bajó su inversión, pero aún así, recibió $1.018 millones en los seis primeros meses de este año contra $1.066 de 2011; mientras que Nicaragua logró atraer $436 en el primer semestre de este año. En el periodo pasado, Nicaragua captó $545 millones.

A pesar de los malos resultados en IED para El Salvador, la exvicepresidenta Ana Vilma de Escobar dijo que el país todavía es atractivo para los inversionistas, pero que el Gobierno no tiene claro el impacto de esta variable en la economía del país y por ello no sale a la caza de hombres de negocios, para incentivarlos a venir a invertir aquí.

Según ella, con el nuevo gobierno salvadoreño la atracción de IED se mantiene en una tasa de crecimiento que apenas ronda el 13 % al año, lo que ubica al país en uno de los últimos lugares como receptor en Latinoamérica y el último a nivel centroamericano.

Falta planificación

La exfuncionaria y ahora diputada por el partido de oposición, Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernó el país los cuatro quinquenios pasados, dijo que sin una buena planificación y clara identificación de las ventajas competitivas del país, difícilmente se puede convencer a los inversionistas a que vengan a El Salvador.

A los inversionistas también hay que explicarles detalladamente las áreas o sectores productivos en los que El Salvador tiene las mejores opciones para atraer inversión, así como las fortalezas de la economía, principalmente respecto del resto de países de Centroamérica, comentó.

Además, debe mejorarse la posición del país en el ranking de competitividad del Foro Económico Mundial y otros organismos internacionales.

INCLUYA SU COMENTARIO