Tasa de Referencia Interbancaria mantiene estabilidad a cinco meses de su lanzamiento

Mercado considera que es pronto para utilizarla pero le seguirá el rastro a su volatilidad por el resto del 2016

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La Tasa de Referencia Interbancaria (TRI) –que refleja las tasas de captación de los bancos a diferentes plazos en colones y en dólares– ha registrado pocos cambios desde que se lanzó.

Este indicador es publicado cada miércoles por la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras (CBIF) y salió a la luz el 23 de marzo de este 2016.

En esa ocasión, mostró una tasa de 6,96% a 12 meses en colones que, al cierre de agosto, se ubicó en 7,06%. Al aplicar esta misma comparación, pero en dólares, el resultado pasó de 4,19% a 4,52%.

El indicador nació con el fin de que las entidades financieras lo utilizaran de referencia, en las operaciones de crédito, tal y como se utiliza la Tasa Básica Pasiva (TBP) y las tasas internacionales como la Libor y la Prime.

LEA: Nueva Tasa de Referencia Interbancaria en colones se ubica en 6,96% a 12 meses

Por lo pronto, el mercado financiero ha decidido postergar su uso, a la espera de analizar la volatilidad en este 2016.

La Cámara de Bancos reconoce que este primer año de publicación de la tasa es un periodo en el que se evalúa la metodología.

En estos cinco meses se ha avanzado luego de que un experto permitiera destacar las oportunidades de mejora, explicó Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la CBIF.

Por ahora, dos acciones concretas están en la mira. Primero, se realizará un histórico del indicador que se extenderá a todo el 2015, con el objeto de que el mercado tenga un periodo de análisis más amplio.

En segundo lugar, la Cámara expondrá a las entidades financieras la posibilidad de incluir nuevos nodos (plazos), basada en las recomendaciones de un experto internacional.

infografia

El procesamiento de los datos para el cálculo histórico ya arrancó y estaría listo en setiembre u octubre, periodo en el que se valorará, junto con los intermediarios del mercado, la posibilidad de incluir más plazos a más corto y largo plazo. Por ejemplo, una opción es a 24 meses.

La estabilidad de la TRI

A diferencia de la TBP, calculada por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), la TRI le apuesta a la utilización de una serie de tasas de referencia o curva de tasas de captación.

El cálculo –realizado por PiPCA– se compone no de un solo punto de referencia, sino de cinco plazos: uno, tres, seis, nueve y doce meses, en dólares y colones.

En moneda nacional, la TRI registró una mayor variación a un mes plazo; pasó de 0,62% a 1,24%; mientras que en el resto de plazos mantuvo una estabilidad muy marcada. La única que cayó fue la TRI a nueve meses, que bajó de 6,52% a 6,15%.

Mientras, en dólares, la TRI a tres meses fue la que más cambió desde marzo, pues se movió de 1,58% a 2,39%.

Por su lado, la TBP empezó el 2016 en 5,95% y en la actualidad se ubica en 5% (al cierre de agosto), aunque el nivel más bajo ha sido de 4,90%.

Esta tasa representa los costos de captación de bancos, financieras, mutuales y cooperativas, sin embargo, su caída se da por el cambio de metodología que realizó el BCCR en febrero pasado.

El cambio consistió en la inclusión de un promedio de las tasas de captación de todos los plazos, lo que fuerza a la tasa a bajar.

Precisamente, para algunos bancos, esa es una de las motivaciones que tendrá el mercado para utilizar una tasa que refleje mejor el plazo correspondiente, en este caso, la TRI.

“Posiblemente, la TBP se ha distanciado de los verdaderos costos que debería representar. Esto en realidad no ha beneficiaco necesariamente a los nuevos deudores, ya que los contratos de crédito ahora incluyen la TBP y una prima mayor sobre ella”, dijo Bernardo Alfaro, subgerente general de riesgo y crédito Banco Nacional de Costa Rica (BNCR).

Este último indicador continúa siendo usado por las entidades para calcular los intereses de sus préstamos, a pesar de la estabilidad que ha mostrado la TRI.

La razón está en el poco tiempo de análisis de la volatilidad de la tasa y el costo financiero que esta representar para cada entidad.

La expectativa es que el uso de la TRI repuntará en 2017. Algunos bancos aceptan que utilizar la tasa está dentro de sus planes, y por eso le siguen el rastro.

Por ahora, este nuevo indicador todavía debe superar algunos temas propios de una novedad en el mercado, como ganar reconocimiento como posible tasa de referencia, también lograr la incorporación de algunos bancos privados importantes que todavía no participan, entre otros, explicó Leonardo Acuña, subgerente del Banco de Costa Rica.

Sostenbilidad y financiamiento