Arnoldo Müller Molina

Ceador de un motor de similitud (software) que hace “hablar a los datos”: los clasifica, compara y hace correlaciones que muestren tendencias para tomar  decisiones.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La virtud de Arnoldo Müller, gerente y fundador de simMachines, es haber identificado el negocio de su tiempo: los datos.

Vivimos en la era de la digitalización y él vio el potencial de negocio que tiene el boom de los datos. Por ello, desarrolló un motor de similitud ( software) que hace “hablar a los datos”; es decir, permite clasificarlos, compararlos y hacer correlaciones que muestren tendencias y permiten tomar decisiones más certeras.

El motor es usado hoy en Alemania en el área de finanzas y en Saint Louis, Missouri, en Estados Unidos, en el campo de análisis de productos de supermercado. Este sistema informático con sello tico será también empleado por la Universidad de Washington para detectar anomalías en el escaneo de resonancias magnéticas, mientras la compañía nacional Ad Astra Rocket planea utilizarlo en el análisis de datos del motor de plasma que llevará al ser humano al planeta Marte.

Científico desde pequeño

Desde temprana edad, este ingeniero tuvo el deseo de trabajar con computadoras. “Yo vi a mi papá trabajar diseñando sistemas por su cuenta desde que estaba pequeño. Creo que por eso ha sido una idea que siempre he tenido”, cuenta Müller.

La curiosidad, el deseo de ver más allá de los obvio y la necesidad de crear han sido el motor de este joven que decidió ser emprendedor en la universidad.

Él cuenta que la computadora de su papá, en aquella época, era de difícil acceso, y eso le causaba “más intriga” del aparato que tenía la capacidad de generar juegos y hacer “cosas útiles con los números”.

“Yo no aprendí a programar hasta que tenía entre 15 y 16 años, poco antes de entrar al Instituto Tecnológico”, cuenta.

Esta necesidad de experimentar ha atado también a Arnoldo Muller con el canto, en un género poco común que combina la trova con la ópera. “Cada canción ayudó a conocerme, tal vez por eso fue muy bueno hacerlas, porque el proceso es importante”, dijo.

Para él, la música y el software son similares. “Cuando tomo una idea teórica escrita en un papel y la plasmo en un programa, es como cuando un músico toma una partitura y la ejecuta en vivo”, afirmó.

Formación: Ingeniero en Computación con un Postdoctorado en Biología Computacional.

Estado civil: Soltero.

Trayectoria profesional: Fundador de la empresa simMachines.

Edad: 29 años

Sostenbilidad y financiamiento