Inversión extranjera dejaría más valor agregado en Costa Rica

Cinde: crecería 20% por dólar al 2018

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las empresas extranjeras que se instalarán bajo el Régimen de Zonas Francas (RZF) en Costa Rica dejarán un 20% más de valor agregado por dólar exportado del que generan ahora, a un plazo de cuatro años.

Esa es la meta de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) de acuerdo con una nueva fórmula que aplicará para realizar el cálculo de los beneficios económicos que realmente deja la Inversión Extranjera Directa (IED) en suelo tico.

Actualmente, este valor es de $0,43 por cada dólar y el objetivo es alcanzar el $0,60 al 2018, informó Jorge Sequeira, director general de Cinde.

El valor agregado por dólar exportado se puede aproximar a la diferencia entre lo exportado e importado por las empresas de bienes y servicios bajo el RZF, sobre el total de las exportaciones de estas compañías.

¿Cuál es la fórmula?

De ahora en adelante, se continuará tomando en cuenta la inversión que realiza una compañía en instalaciones de plantas u operaciones. Sin embargo, se agregarán elementos que no forman parte de los indicadores que miden el impacto de su gestión.

Al cierre del 2015, se tomarán en cuenta las remuneraciones, la contribución a la Caja Costarricense de Seguro Social, las compras locales de bienes y servicios y el pago de impuestos que estas compañías aportan al país.

Para Rónald Jiménez, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), la meta planteada por Cinde sí es alcanzable, incluso puede mejorar con un mayor nivel de vinculación.

No obstante, Jiménez coincide con Sequeira en que, para lograrlo, se necesita mantener un país competitivo, ante una base de empresas que se reduce y una mayor cantidad de países que han mejorado condiciones de atracción.

Entre los retos para alcanzarlo, es fundamental –resaltó Jiménez– mantener a corto plazo como un imán la seguridad jurídica, mientras se resuelven otros desafíos como la tramitomanía, el costo energético, la infraestructura y las condiciones fiscales.

Ambiciosa estrategia

La coyuntura internacional, la disminución de los flujos de IED y los grandes retos en el clima de inversión del país son aspectos por los que ahora Cinde tiene una nueva visión estratégica.

Hay una serie de elementos en los que la entidad decidió trabajar –ahora que también cuenta con un aporte financiero del Gobierno–, sin descuidar sus ejes centrales.

Por ejemplo, entre los sectores más fuertes y que siguen siendo prioridad para este ente son las empresas de ciencias de la vida, manufactura avanzada y servicios. Sin embargo, se le dará mayor fuerza a sectores como el Agroalimentario y el Agroindustrial que tienen bastante potencial fuera de la Gran Área Metropolitana.

Asimismo, para el 2018, Cinde quiere alcanzar $650 millones de IED –tomando el nuevo cálculo– bajo el RZF, lo que significará un crecimiento interanual del 18%.

Además, tratará de generar 10.000 empleos de calidad (14% de crecimiento interanual), de los cuales 3.000 correspondan a sectores de alto crecimiento y que no están en el portafolio y 2.500 que estén fuera de la GAM.

Ejes estratégicos

Consolidación de sectores estratégicos actuales.

Identificación de nuevos sectores.

Encadecamientos productivos como ancla para pymes locales.

Promoción de inversión fuera de la Gran Área Metropolitana.

Promoción del clima de inversión del país.

Fortalecimiento de una cultura institucional cliente-céntrica.

Excelencia y fortalecimiento institucional.

Cinde también realizó un cambio en el organigrama que incluye un nuevo departamento llamado Desarrollo Corporativo y Clima de Inversión con el fin de fortalecer varios de estos aspectos y ejecutarlos a mediano plazo.

Fuente Cinde.

Sostenbilidad y financiamiento