INVERSIONISTAS CONTRATARÁN MÁS PERSONAL Y HARÁN CAMBIOS EN EL MENÚ

Dueños de Naans & Curries invierten $1 millón en la compra del restaurante Taj Mahal

Taj Mahal abrió sus puertas en el 2002 de la mano de un inversionista canadiense, ahora, sus dueños son de la India


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Los dueños de Naans & Curries, marca especializada en comida de la India, invirtieron alrededor de $1 millón en la compra del restaurante Taj Mahal, en Escazú.

Taj Mahal abrió sus puertas en el 2002 en un terreno de 1.450 metros cuadrados, y está ubicado un kilómetro hacia el oeste del Centro Comercial Paco. En esta nueva etapa generará 15 empleos directos.

LEA:Fonda Azteca y Pikeos amplían su cobertura en el país al abrir en Terrazas Lindora

Por su parte, Naans & Curries inició operaciones en el 2013 en Momentum Lindora, donde tiene un local de 220 metros cuadrados. Además cuenta con un restaurante de 140 metros cuadrados en Momentum Pinares, Curridabat.

Con la compra de Taj Mahal, los inversionistas ampliarán el equipo de chefs, añadiendo cocineros expertos en curry que provengan de la India. Asimismo, realizarán variaciones al menú e incorporarán la utilización de hornos Tandoor para ofrecer el sabor auténtico de la comida hindú.

Al menú se le añadirán platillos característicos de varios estados y regiones de la India, incluyendo postres y bebidas. También no se descartan arreglos menores en las instalaciones.

"La gente generalmente siente que la comida india es picante pero el hecho es que la comida es muy aromática y sabrosa. Una cucharada de un platillo indio bien preparado revela varios sabores en la boca", explicó Kapil Gulati, uno de los representantes de Naans & Curries.

LEA:Steak & Barbecue abrió en Terrazas Lindora y Lincoln Plaza

Este se suma a los movimientos que han realizado, durante las últimas semanas, algunos restaurantes de comida internacional. Por ejemplo, la Fonda Azteca y Pikeos ampliaron su presencia en el país al abrir un establecimiento en el proyecto comercial Terrazas Lindora, en Santa Ana.

Sostenbilidad y financiamiento