NEGOCIOS

Pymes dan pasos hacia su autosuficiencia energética

Florex y Nalakalú pondrán en funcionamiento sus plantas solares a principios de diciembre y enero

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Nalakalú se dedica a fabricación de artículos en madera y Florex a la producción de productos de limpieza ecológicos.

¿Qué tienen en común estas empresas? En la actualidad, las dos están dando pasos hacia la obtención de su autosuficiencia energética por medio de la implementación de plantas solares.

En el caso de Muebles Nalakalú, se instalarán 612 paneles solares sobre la estructura de la mueblería que se ubica en Palmares de Alajuela. Con ello, estiman ahorrarán $5.542 mensuales en factura eléctrica.

Los trabajos para hacer realidad la planta solar ya comenzaron. Sin embargo, el proceso de instalación de los paneles se iniciaría dentro de dos semana y entrarían en funcionamiento a principios de enero próximo.

Este proyecto tendrá una potencia de 186,7 kilowatts hora (kWh), equivalente a la energía utilizada por unos 103 hogares.

Asimismo, el sistema que utilizarán puede ser monitoreado en todo momento por medio de Internet, teniendo así conocimiento constante sobre la producción.

La gerente de proyectos habitacionales de la empresa, Melissa Araya, comentó que con la electricidad generada por el sistema, no solamente dejarán de depender de la compañía eléctrica, si no que reducirán su huella de carbono en 37,1 toneladas de CO2.

“Nos llena de satisfacción y orgullo destacarnos por incluir dentro de nuestras políticas de crecimiento una medida que va de la mano con nuestra visión de empresa”, agregó.

Aún se desconoce cuánto será el monto de inversión para desarrollar el proyecto, el cual será financiado por medio de un crédito aprobado por Promerica.

Por otra parte, el pasado 3 de noviembre, Florex anunció que alcanzará su autosuficiencia energética al utilizar 98 módulos de paneles solares instalados en el techo de la empresa.

Este plan es posible tras firmar un convenio con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el BAC San José, entidad que emitirá un crédito de $70.000.

La empresa decidió incursionar en este campo tras efectuar varias valoraciones durante tres años, además de capacitarse en temas de energías limpias y la aplicabilidad que estas podían tener en su producción.

“Somos conscientes de la necesidad de proteger el ambiente y nunca nos hemos rendido en la búsqueda de la mejora continua”, mencionó Silvia Chaves, vicepresidenta de Florex.

Se espera que la construcción de la planta empiece en los próximos días y que entre en operaciones durante la primera semana de diciembre. Este sistema generaría, en promedio, en horas de demanda, 37.500 kWh.

El proyecto solo involucrará la generación de energía para la planta de producción, sin embargo, esperan poder implementarlo en sus puntos de venta ubicados en San Ramón y Liberia.

En ambos casos, los excedentes de energía producidos serán entregados al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), para asegurarse así, cuando las empresas no puedan llegar a su cuota de autosuficiencia, una cantidad por compensación en el mes siguiente de la entrega del excedente.

Café Britt, Demasa, Florida Ice & Farm, Dos Pinos y el Hotel Tamarindo Diriá son tan solo algunas de las compañías que también se han sumado al uso de paneles solares.

¿Es rentable?

Muchos empresarios dudan ir tras la autosuficiencia energética de su compañía porque no saben si este tipo de proyectos le serán rentables financieramente.

Un estudio realizado por la agencia de cooperación alemana en Costa Rica (GIZ) sobre la rentabilidad de instalar un panel solar, determinó que la compra siempre es rentable, solamente que, según la tarifa y el consumo, el retorno de la inversión será más rápido o más lento.

Smart Grid es una de las empresas que instala este tipo de sistemas en el país. Para el director general de esa firma, Marco Garrido, en cualquier empresa que requiera más de 350 kWh, la instalación de un sistema de energía solar será rentable.

“Ahora pueden adecuar su cuota de pago a lo que está pagando hoy por electricidad. De esta manera después de 10 años de estar pagándole al banco lo mismo que le pagaba a la compañía de electricidad, usted se convierte en el dueño de un sistema solar que le durará 20 años más”, dijo.

El costo de la instalación de una planta solar es muy variable, ya que influyen aspectos como la zona en la que se ubica la empresa y el tipo de infraestructura donde se desea instalar.

Sin embargo, se estima que una compañía que se ubica en la Gran Área Metropolitana y que necesita una producción de 1.000 kWh al mes deberá invertir un costo aproximado de $20.800; de ocupar 3.000 kWh será de $55.000 y, finalmente, si necesita 5.000 kWh rondaría los $110.000.

Jorge Araya, gerente de ventas de Soluciones Energéticas Verdes, mencionó que actualmente la tasa de retorno de la inversión es de aproximadamente de siete años y medio.

Agregó que estos sistemas pueden ser implementados con mayor éxito en empresas e instituciones donde el consumo de energía es constante, por ejemplo, escuelas, oficinas y compañías que normalmente no sufren altos picos de producción.

Ejemplo de esto, es el próximo proyecto que ejecutará esa firma, al instalar 12 paneles solares que cubrirán el 90% de la demanda energética de la biblioteca de la Municipalidad de San Ramón. Este proyecto tiene un costo de ¢2,5 millones.

Sostenbilidad y financiamiento