Un modelo para las pymes

La franquicia permite a las empresas expandirse y posicionar su marca

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La franquicia es un modelo que tipifica a dos actores relevantes: el franquiciante y el franquiciado.

El franquiciante es quien cede la utilización de su marca y su conocimiento del negocio ( know-how ) a cambio de un monto económico, y el franquiciado es quien aprovecha, o utiliza este esquema comercial.

Actualmente, el modelo de franquicia es una atractiva forma de expansión muy común en el área del comercio minorista. Véase algunas de las ventajas de este interesante modelo empresarial.

Ventajas para el franquiciado

Estimula el espíritu empresarial . Existen decenas de profesionales con el deseo de convertirse en empresarios, pero sin saber en qué invertir. La opción de adquirir una franquicia estimula y facilita este deseo de muchas personas de dejar de trabajar para otros y obtener una recompensa más ligada al esfuerzo personal.

Marca establecida . La creación y el impulso de una marca es costosa para cualquier empresa pequeña. Al adquirir una franquicia, se puede explotar un nombre que se supone ya está posicionado en el mercado, con un prestigio reconocido y avalado por los clientes.

Reduce el riesgo. Las estadísticas de la Organización Internacional de Franquicias muestran que en un lapso de cinco años, solo el 5% de los negocios independientes sobreviven, mientras que en los negocios franquiciados (emprendedores que adquieren una franquicia), el porcentaje se eleva exitosamente al 90%.

Fórmula comprobada. Utilizar un método de negocio comprobado, le facilita al nuevo empresario acelerar la famosa curva de aprendizaje del negocio, lo que le permite iniciar a operar y ver beneficios en un plazo de tiempo más corto que si lo hiciera de manera aislada.

Capacitación. Al utilizar un formato de franquicia, se obtiene desde el principio la opción de recibir capacitación y entrenamiento de un modelo de negocio que ya ha sido utilizado por otros. La transferencia del know-how , mediante manuales y entrenamiento, mejora la capacidad del nuevo empresario para resolver conflictos y situaciones ya experimentadas previamente por el franquiciante.

Ventajas para el franquiciante

Expansión acelerada. El modelo de franquicias le permite contar con una manera de financiamiento para la evolución del negocio. La franquicia permite que terceros inviertan dinero en la empresa, sin perder el control del negocio original; se ceden ciertos derechos de uso de la marca y parte de su conocimiento a los franquiciados, permitiendo un acelerado crecimiento, pero sin soltar completamente el control de las decisiones estratégicas del negocio.

Menores costos de personal. Al transformar su negocio al modelo de franquicias, se transfiere al franquiciado el costo de la mano de obra, al ser cada franquiciado una empresa independiente.

Posicionamiento de marca. Al permitir que existan terceras empresas (franquiciados) promoviendo el negocio, esto facilita que en conjunto se genere más ruido y presencia de marca. No es lo mismo tratar de realizar una campaña de mercadeo individualmente, que trabajar en conjunto con una serie de franquiciados, donde todos se ven beneficiados de una mayor presencia de marca ante el mercado.

Economías de escala. La existencia de un grupo de franquiciados permite la posibilidad de realizar compras a proveedores en conjunto, lo cual facilita la disminución de los costos al adquirir materias primas y activos específicos para el desarrollo del negocio.

Acceso a nuevos mercados y minimizar riesgos. El franquiciante traslada el riesgo de acceder a los nuevos mercados y crear nuevos puntos de venta al franquiciado, al tener el segundo que utilizar los conocimientos específicos del mercado local y tener que invertir sus recursos propios para que el nuevo emprendimiento tenga éxito.

No hay duda, que el sistema de franquicia es un modelo de negocio muy interesante para las pymes. Sin embargo, en Costa Rica, solo 38 empresas nacionales lo utilizan. Es corta la experiencia de los empresarios nacionales y, por ello, la Cámara de Comercio está realizando grandes esfuerzos para impulsar este cambio de mentalidad empresarial y promover las franquicias nacionales, pero todavía falta mucho por hacer.

Muchas empresas nacionales cuentan con gran potencial para aprovechar y transformar su negocio a este modelo de expansión empresarial y ser más competitivas.

Sostenbilidad y financiamiento