MIKE FORREST

Mike Forrest, gerente de Intel: “No había nada que se pudiera hacer”

Intel trasladará planta para buscar su competitividad

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La temperatura veraniega del martes habría sido suficiente para poner a sudar a cualquiera que estuviera cerca de Belén.

Sin embargo, Mike Forrest, gerente general de Intel Costa Rica, tenía 1.500 razones más para transpirar angustia ese día.

Esa mañana Forrest debió comunicar a los empleados de la multinacional el cierre de la planta de manufactura después de 17 años de servicio.

Todavía sacudido por la emoción, el gerente concedió a este semanario la primera entrevista de la tarde para explicar las razones que llevaron al gigante tecnológico a concentrar sus operaciones de ensamblaje en Asia.

¿Por qué cierra Intel su planta de manufactura en Costa Rica?

Intel está cerrando su planta en Costa Rica no por aspectos específicos del desempeño de la planta o del personal sino por competitividad global. Intel pasa por una transformación conforme ingresa en nuevos mercados como la Internet de las cosas y tabletas. Hubo un análisis para entender qué era lo mejor para la competitividad global de Intel, y por esa razón se decidió cerrar la operación de manufactura.

¿No se podía ajustar la planta para esa nueva tecnología?

Se decidió que, debido a los tipos de productos que estaremos fabricando en el futuro, es mejor que sean fabricados en Asia.

¿Por qué las operaciones asiáticas son más propicias?

Por muchas razones. Una es logística, los fabricantes originales (OEM, en inglés) de las partes que necesitamos para fabricar nuestros productos están en Asia. Por el flete hasta acá incurrimos en costos de logística por encima de otras fábricas. La mayoría de los OEM que fabrican los productos que llevan esos microprocesadores también están en Asia. Tiene sentido para nosotros ubicarnos cerca de nuestros proveedores y de nuestros clientes.

¿A qué países trasladarán la producción?

A Malasia, donde tenemos dos plantas, y en Vietnam, donde opera una planta.

¿Había algo que el Gobierno pudo ofrecer para que Intel reconsiderara?

Tenemos una muy buena relación con el Gobierno. Trabajamos con el Gobierno respecto a qué se podía hacer para cerrar la brecha de competitividad. Al final no había nada por hacer.

“Quiero dejar claro que esta decisión no se tomó debido a una falta de competitividad específica de Costa Rica. Emprendemos esta acción porque necesitamos consolidar operaciones. Bajo ninguna circunstancia quiero sugerir que esto fue un asunto del país, esto tiene que ver con la red de Intel, su competitividad global y la consolidación de operaciones”.

En mayo de 2011 la presidenta Chinchilla se reunió con Paul Otellini, quien era CEO de Intel. ¿Se discutió el plan de cerrar la operación de manufactura?

En 2011 no hubo conversaciones sobre el cierre de operaciones.

¿Cuándo se tomó la decisión?

Comenzamos a hacer el análisis de competitividad de costos el año pasado. Hace un mes terminamos el análisis. La recomendación se hizo, pero ninguna decisión es final hasta que el CEO y la junta de directores la aprueban. Esa decisión se tomó con la Presidenta anoche (la noche del lunes 7 de abril). Bajo ninguna circunstancia quisimos hacer anuncios que pudieran ser interpretados como influencia en el proceso de elección. Sentimos que era mejor esperar hasta después de las elecciones. Nuestro CEO, Brian Krzanich, se reunió con la presidenta Chinchilla y se tomó la decisión.

¿Cuál será el enfoque de la operación local en el futuro?

Intel va a continuar teniendo presencia en este país, vamos a tener más de 1.200 empleados. Las operaciones que seguirán desarrollándose en Costa Rica son investigación y desarrollo (I&D), ingeniería y servicios globales.

¿Estos departamentos seguirán con sus funciones actuales?

El departamento de servicios globales va a continuar haciendo muchas de las cosas que hacían antes de este anuncio. Su alcance no ha cambiado y esperamos que crezca. Con respecto a I&D, los ingenieros costarricenses están contribuyendo con el diseño primario, validación de nuevos proyectos y escritura de software .

Intel tiene beneficios tributarios hasta 2019. ¿Es este el comienzo del retiro total?

Intel no tiene intenciones de salir del país. Tuvimos una muy positiva reunión con el presidente electo (Luis Guillermo Solís). Queremos trabajar con el nuevo Gobierno.

¿Cuál fue la agenda de la reunión?

Giró en torno al por qué de la decisión y de los próximos pasos.

¿Han planteado alguna solicitud al nuevo Gobierno?

Hasta este momento los contactos han sido introductorios. Ellos no nos conocen, nosotros no los conocemos. Quisimos ser respetuosos e informarles de los planes y decisiones que hemos tomado. Hablamos de cosas que podríamos hacer para los empleados que serán impactados, pero no se discutieron temas de incentivos ni nada por el estilo.

¿Planean nuevas inversiones?

Al menos por ahora, no habrá inversiones significativas en el futuro cercano. Sin embargo, esperamos trabajar con el Gobierno para analizar oportunidades.

¿Por qué la operación es competitiva en ingeniería y servicios, pero no en manufactura?

Todavía es competitivo para los servicios globales e ingeniería porque existe una fuerza de trabajo talentosa, empleados muy dedicados. Están en una franja horaria amigable para Estados Unidos, es muy difícil tomar decisiones cuando se lidia con organizaciones que trabajan con 12 o 15 horas de diferencia. El costo en comparación con otras compañías con respecto a la mano de obra sigue siendo competitivo”.

¿Cuán competitivo es el precio de la electricidad?

La electricidad es más costosa aquí. De nuevo, resolver el problema de la electricidad solamente no habría tenido impacto significativo con respecto a la competitividad global. No quiero sugerir que hubo un solo elemento, fuera agua, electricidad, logística... todas estas cosas juntas no habrían resuelto los retos de competitividad global de Intel.

En el comunicado de prensa indican que analizaron alternativas al cierre. ¿Cuáles fueron estos alternativas?

Hablamos con el Gobierno mucho, tenemos una cooperación fuerte. No queremos especificar qué se discutió con el Gobierno.

¿Usted permanecerá al frente de Intel Costa Rica?

Cuando acepté este trabajo la asignación tenía un plazo de seis años, que se vencen dentro de poco. Esta decisión fue independiente de la decisión de cerrar la fábrica, y probablemente saldré antes de que termine el año.

Usted hizo hincapié en preparar el recurso humano para investigar. ¿Ayudó esto a Intel Costa Rica?

Absolutamente. Diversificamos la operación. Comenzamos como un operación de manufactura, y de ahí crecimos a servicios globales, tenemos I&D, hay presencia de ventas y mercadeo; y una importante operación de IT.

“En la rama de I&D hace dos años y medio anunciamos el Centro de Ingeniería (EDC), y lo hicimos para publicitar la operación de Costa Rica al público interno de Intel en cuanto al talento que tenemos aquí. El EDC recibió muchos retos de trabajo en nuevos productos para el futuro y los empleados sobresalieron en cuanto al cumplimiento y su excelencia técnica. Gracias a ese historial, atrajeron más I&D y estas operaciones están desempeñándose muy bien”.

¿Cuándo inicia la contratación del nuevo pesonal?

Estamos contratando ya. Los interesados pueden aplicar inmediatamente. El 85% de estos puestos son de I&D; también tenemos una pequeña proporción de puestos que se abrirán en servicios globales e IT.

¿Cuál es el perfil de las personas que quedarán cesantes?

Tenemos una variedad de disciplinas y capacidades, desde una población dedicada a la manufactura que fue reclutada de los colegios técnicos, hasta másters en ingeniería eléctrica, computación e ingeniería mecánica.

¿Cómo será el proceso de cierre? ¿Cómo planean ayudar a los empleados cesantes?

Vamos a tener mucho trabajo como construir el inventario, transferir maquinaria, y enviar algunos empleados a las otras fábricas para ayudarlos a echar a andar la operación. Quién sale cuándo es algo que no se ha definido. Estamos haciendo ese análisis y esperamos tenerlo completo en las próximas dos semanas.

Vamos a tener una feria de trabajo interna la próxima semana para los nuevos puestos de trabajo, estamos actualizando el perfil de todos los empleados para encontrar las coincidencias entre capacitación y necesidades de los nuevos puestos. Comenzamos a hablar con varias empresas y Cinde para organizar ferias externas de empleo y facilitarles las hojas de vida de nuestros empleados. Hablamos con el Gobierno de la posibilidad de hacer talleres de emprendedurismo para nuestros empleados. Estamos comprometidos con hacer todo podamos para encontrar trabajo para la mayor cantidad de personas.”

¿Cómo evalúa su tiempo al frente de Intel Costa Rica?

Me siento muy orgulloso. He estado aquí por seis años y la operación en Costa Rica ha sido fenomenal. Algunas de las personas más talentosas y capacitadas que he visto en Intel están aquí. Esto no fue cuestión de desempeño, nuestros empleados son los mejores del mundo. Su compromiso y dedicación es fenomenal.

¿Cómo deben entender otras compañías la decisión de Intel?

Costa Rica es un buen lugar para que las compañías vengan, tiene una buena fuerza de trabajo y talento. Hemos estado muy complacidos con la gente que hemos contratado y todas las cosas que han hecho por la compañía. Creo que Costa Rica es una gran oportunidad para las compañías que ya están aquí, y para aquellas que tengan interés en venir.

¿Es esta una evolución?

No le quitemos importancia al evento de hoy. Hay mucha gente impactada, amigos y familias que han crecido con Intel. En términos de evolución la operación se está moviendo de trabajos de manufactura hacia trabajos de I&D de mayor valor. Se está subiendo en la cadena de valor en cuanto al grado de dificultad y el valor que Costa Rica agrega a los productos futuros de Intel.

Sostenbilidad y financiamiento