La Media Docena

Si creyó  que hacer rentable una sonrisa era tarea imposible,  esta  media docena de cuatro  le demuestra cómo  tomarse las cosas en serio. Y   solo para borrar  dudas  ¡vienen con una película para el 2014!


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Graduarse de la misma escuela y colegio (Saint Francis) es la simple excusa para justificar que se conocieron, pues este cuarteto es el legítimo “ Dios los hace y ellos se juntan” . ¡En buena hora coincidieron! Acumulando carcajadas demostraron que una empresa de arte y de comedia sí es rentable en Costa Rica.

La primera presentación oficial de la Media docena de cuatro se remonta al 29 de octubre de 1994, tras ser centro de atención y entretenimiento de cuanto baby shower , cumpleaños y celebración fueran invitados. “Ya sabíamos que éramos medio payasos”, dicen entre risas. En aquellos tiempos era apenas un hobbie que iba tomando forma con la adquisición de los primeros micrófonos y parlantes, aunque vivían de otras cosas, entre ellas, de “sus papás”. 18 años después las cosas han cambiado y no un poco: los cuatro se dedican 100% a la empresa, adquirieron un edificio y oficina propia.

En su lista de logros resalta el romper el record de asistencia y recaudación en el teatro de la antigua Fanal, presentar más de 80 funciones en el teatro Melico Salazar, reunir a más de 75.000 personas en sus espectáculos, 7 temporadas en televisión y unos 1.500 guiones registrados.

Dar el salto a la televisión fue la más rentable de las decisiones.

Con pantalla en mano pasaron de enfocarse en teatro y presentaciones privadas a tener presencia en radio, televisión, artículos profesionales y producciones internacionales; esta última no por mucho tiempo. El 2006 les heredó el orgullo de quedar como semifinalistas a los Emmy Internacionales, entre unas 100 comedias.

El interés en apoyar proyectos de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se mezcla con lo que consideran la combinación necesaria para el éxito: constancia, ser susceptibles a las decepciones y tener una formación académica similar. Sus profesiones orientadas a carreras que no están ligadas al arte les permite llevar la actividad empresarial. La receta siempre fue la misma: no endeudarse, reinvertir en el negocio y tomar la empresa justamente como lo contrario de lo que ellos hacen ¡muy en serio!


Nombre: Erik Hernández Gabarain.

Formación: Ingeniero químico y químico.

Edad: 37 años


Nombre: Daniel Moreno Rojas.

Formación: Ingeniero civil y economista.

Edad: 37 años


Nombre: Mario Chacón Jiménez.

Formación: Publicista.

Edad: 37 años


Nombre: Edgar Murillo Mora.

Formación: Administrador de negocios.

Edad: 36 años

INCLUYA SU COMENTARIO