NEGOCIOS

Miniciudades siguen tomando fuerza en el sector inmobiliario

Grupo Cuestamoras y Portafolio Inmobiliario planean realizar más complejos con este concepto

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Desde el 2009 el concepto de miniciudades surgió en el mercado inmobiliario del país. Hoy, seis años después, varias desarrolladoras inmobiliarias pretenden darle más fuerza a este concepto.

Estos espacios se caracterizan porque reúnen oferta habitacional, comercial, de oficinas e, incluso, zonas de entretenimiento y áreas verdes, lo que genera beneficios para los residentes y desarrolladores.

Quienes viven en estos complejos se benefician al tener cerca la mayoría de lugares necesarios para su vida cotidiana, y las empresas disminuyen el riesgo de obtener bajos retornos en comparación con la gran inversión que realizan.

Estas son algunas de las razones por las que el Grupo Cuestamoras –que respaldó el desarrollo de Distrito 4 en Guachipelín de Escazú– planea llevar acabo cuatro proyectos más con este concepto en diversas zonas del Área Metropolitana.

Manuel Zúñiga, presidente ejecutivo de Grupo Cuestamoras, explicó que actualmente se encuentran en el proceso de compra de los terrenos sobre lo que se construirán lo que ellos denominan comunidades orgánicas, vibrantes y sostenibles, pero no reveló las ubicaciones.

“Nosotros creemos que hay mejores formas de organizarse desde el punto de vista urbano, creemos que es muy importante que la gente pueda tener su casa de habitación cerca de su trabajo y esté cerca del lugar donde compra o en el que se divierte”, destacó.

Grupo Cuestamoras considera a Distrito 4 como una “pequeña” prueba de la realización de estas comunidades, ya que originalmente desean desarrollar estos complejos a la escala más grande posible.

El complejo escazuceño posee siete edificios de apartamentos, una plaza comercial (que alberga marcas como Starbucks, Ópticas Visión, Auto Mercado, GNC, Matsuri y otros) y oficinas que van desde los 50 metros cuadrados.

“Estamos hablando de proyectos bastante más grandes, complejos en los que, incluso, necesitaremos de otros desarrolladores, que han trabajo con nosotros para que realicen porciones de la comunidad”, mencionó Zuñiga.

La Estación, en San Francisco de Heredia, es otro de los proyectos, aún en construcción, con los que Grupo Cuestamoras empieza a recrear el sentido de comunidad. Entre sus características están un centro comercial, un parque natural interno de 3.500 metros cuadrados y, posteriormente, tendrá oficinas.

La empresa, por el momento, no descarta llevar este concepto a lugares como San Carlos, Pérez Zeledón y Guanacaste. Sin embargo, tiene claro que, a pesar de que estas zonas poseen un atractivo importante, sus planes futuros se concentran en el Área Metropolitana.

En busca de otros proyectos

En el caso de Portafolio Inmobiliario –fue pionero en la creación de miniciudades con el desarrollo de Avenida Escazú–, se encuentra evaluando diferentes proyectos pero que todavía no tienen una ubicación específica.

Francisco Balma, director de Proyecto de Avenida Escazú, señaló que la tendencia mundial se dirige a desarrollar centros urbanos donde se satisfagan las necesidades de sus habitantes.

Esta demanda se evidencia al observar los niveles de ocupación del complejo ubicado en Escazú: un 98% en oficinas, un 85% en habitaciones y un 98% en locales destinados para comercio.

Además, actualmente se está finalizando una torre de oficinas y luego vendrá una segunda estructura. Asimismo, el área comercial y las zonas residenciales aumentarán.

“La aceptación ha sido muy grande respecto a las oficinas por la cantidad de servicios que se tienen a mano, así como las residencias por desarrollarse en un ambiente urbano donde, además, se llevan a cabo ferias de arte y mercaditos urbanos, creando una excelente sinergia entre los servicios”, recalcó Balma.

En proceso

Empresas como RC Inmobiliaria y Garnier & Garnier se encuentran actualmente el proceso de construcción de miniciudades en Alajuela y en el sur de San José, respectivamente.

Para RC Inmobiliaria su atención en este tipo de proyectos se encuentra centrada en Bambú Eco Urbano, ubicado 600 metros al sur del Walmart de San Sebastián.

Ahí, el área a construir consta de 31.970 metros cuadrados en los que se habrá una parte residencial que cuenta con cinco edificios de 12 pisos, cada uno de ellos compuesto por 96 unidades habitacionales de dos o tres habitaciones.

El área comercial, que se localiza al frente del complejo de condominios, consta de 35 locales comerciales: 18 son en el primer nivel para restaurantes de comidas rápidas y tiendas en general, y 17 en la segunda etapa que serán utilizados como oficinas.

Fuad Farach, gerente general de RC Inmobiliaria, indicó que el proyecto se encuentra en la primera etapa, la cual se pretende concluir en diciembre del 2015 con la entrega del primer edificio, el gimnasio, la casa club, la azotea equipada de la misma torre y la primera área comercial.

El gerente reafirmó que las miniciudades son creadas debido a las nuevas tendencias en vivienda y la conveniencia que le ofrece a la población.

“Cada día se pasa más horas en el carro para llegar a su trabajo o destino final. Facilitar todas las comodidades (vivienda, locales comerciales y oficinas) en el mismo espacio, hace que mejore la calidad de vida y disminuya la emisión de gases de carbono”, comentó Farach.

Garnier & Garnier, por su lado, está desarrollando Hacienda Espinal en Alajuela, el cual comprende 113 hectáreas de terreno en el que se integrarán oficinas, una variada oferta residencial, zonas de entretenimiento y deportivas, cuatro kilómetros de ciclovías, parques y otros.

EF quiso conocer si esta empresa planea realizar otros proyectos bajo este esquema de miniciudades, pero no se obtuvo respuesta.

Sostenbilidad y financiamiento