Tramitomanía ambiental retrasa reapertura del Centro de Eventos Pedregal

Municipalidad tiene hasta el 20 de marzo para resolver si otorga el permiso de construcción al Centro de Eventos 


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Inspecciones, planes de compensación y denuncias han sido parte de los trámites con los que han tenido que lidiar la Municipalidad de Belén y el Centro de Eventos Pedregal durante -por lo menos-  cinco meses y que actualmente imposibilitan la reapertura de este complejo de ferias.

Mientras que Pedregal afirma que entregó todos los papeles pedidos y más, la Municipalidad insiste en que una denuncia ante el Tribunal Ambiental imposibilita la reapertura.

El cierre se dio luego de que, en octubre del 2011, la empresa Pedregal realizó una ampliación al Centro sin tener todos los permisos de construcción, pues no entregaron la viabilidad ambiental pese a que la Municipalidad se las pidió.

Ante la falta de permiso, la Municipalidad le indicó que no podía alquilar el local hasta tener al día todos los papeles, pero la empresa siguió adelante.

La situación desembocó en la clausura del Centro y, con ello, de la Expomóvil el 22 de febrero, además de la suspensión de la próxima Expoconstrucción. Además, la Expoindustria está programada para el 18 y 19 de abril, y por ahora sigue en pie. Martha Castillo, vicepresidenta de la Cámara de Industrias, informó que confían en que el conflicto se resuelva esta semana, pero si no es así, deberán analizar hasta cuándo mantendrán la fecha actual.

La Unidad de Desarrollo Urbano de la Municipalidad tiene hasta el 20 de marzo para resolver si otorga o no el permiso de construcción al Centro de Eventos y, con ello, poner la patente al día. 

Lento camino en Setena

El 18 de octubre del 2012, Pedregal presentó a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) la Evaluación de Impacto Ambiental (conocida como D1) y una declaración jurada de compromisos ambientales con el objetivo de obtener la viabilidad ambiental que le solicitaba la Municipalidad, pues todo proyecto mayor a 500 metros cuadrados requiere este trámite. 

La Setena le indicó, dos meses después que, dado que la obra ya estaba construida, ya no puede medirse el impacto, así que solo debe presentar un Plan de Medidas de Compensación. 

Una vez que Pedregal presentó el Plan, el 18 de enero de este año –que contemplaba acciones por ¢42,5 millones, según Marco Alfaro, gerente del Centro de Eventos–, Setena le informa un mes después que en realidad no se ocupaba un Plan, pues no hay signos evidentes de impacto ambiental.

Uriel Juárez, secretario de Setena, explicó que la Secretaría se retractó de lo solicitado porque las viabilidades ambientales se otorgan cuando la obra no ha iniciado o tiene un nivel de avance de hasta un 20%, pero en este caso ya estaba concluida y en la segunda inspección al sitio no se encontró daño ambiental.

La Secretaría indica también que esa zona tuvo viabilidad ambiental desde 1986 cuando existía un tajo y que ya el sitio había sido impactado en su totalidad por las labores extractivas, por lo que técnicamente no había nada más que impactar.

Dado que Setena descartó iniciar un proceso para obtener viabilidad ambiental, archivó el caso.

Ante dudas por el procedimiento, la Municipalidad consultó el 26 de febrero a Setena si eso implicaba que el Centro de Eventos contaba con la viabilidad ambiental que se les había pedido, ante lo cual la Secretaría contestó un día después que efectivamente no ocupa una nueva viabilidad, pues no era un proyecto nuevo, sino una ampliación y desde 1986 el tajo (que ya no existe) la obtuvo e impactó todo lo que podía impactarse.

Allan Astorga, exsecretario de Setena, explicó que en las ampliaciones solo se pide una nueva viabilidad ambiental si las obras son mayores al 50% de lo que ya está construido. La ampliación hecha por Pedregal es de 4.160 metros cuadrados, mientras que la parte construida bajo techo tiene una extensión de 11.000 m2. 

Sin embargo, consideró que utilizar la viabilidad que se había obtenido en 1986 para otro tipo de obra como lo es el tajo es contraproducente, pues son trabajos diferentes. "Me preocupa el precedente que se crea de que pueden utilizarse viabilidades anteriores en proyectos que nada tienen que ver", externó. 

Freno en el Tribunal Ambiental

Tras cerrar los pendientes con Setena, un expediente abierto en el Tribunal Ambiental es el que ahora imposibilita la reapertura.

Un vecino de la zona denunció en febrero que para construir un puente Pedregal entubó una naciente. El caso se encuentra abierto en el Tribunal, pero aún no hay una apertura formal de la imputación de cargos.

Juárez indicó que Setena no entra en esta ocasión porque la solicitud de inspección se hizo para otra obra, no para esta.

Luego de que la Unidad Ambiental de la Municipalidad dio el visto bueno, es ahora la Unidad de Desarrollo Urbano la que debe definir si este trámite ante el Tribunal Ambiental es suficiente motivo para evitar la actualización del permiso de construcción y, con ello, la patente.

El Reglamento para el otorgamiento de patentes señala, en su artículo 14, que no puede otorgarse la patente comercial a ninguna empresa mientras tengan algún pendiente con el ayuntamiento.

La presidenta de la República solicitó a las partes llegar a un acuerdo pronto, pues el país requiere tener activo este Centro para realizar varias ferias.

Marco Alfaro, gerente del Centro de Eventos, comentó que ellos entregaron todo lo pendiente y el mismo Tribunal Ambiental señaló que el caso tiene un expediente abierto, pero no hay imputación de cargos. "Falta voluntad de la Municipalidad", opinó.

Por su parte, Manuel Alvarado, coordinador de la Unidad de Comunicación de la Municipalidad, informó que la entidad ha puesto todo de su parte para reactivar el Centro, pero desean profundizar sobre la denuncia ambiental pendiente.

Sostenbilidad y financiamiento