Empresas costarricenses implementan programas de RSE desde la casa

Compañías trabajan internamente en áreas de educación, vivienda, guarderías y atención sicológica

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos
  • Imágenes

Para Cristian Vázquez, la muerte de su padre, producto de una enfermedad terminal, significó un duro sacrificio personal y económico, pero también, el punto de quiebre para salir adelante a través del estudio.

Él trabaja en la planta de producción de la compañía Demasa. Su testimonio acerca de cómo asumió el cuido de su padre hasta su fallecimiento, y cómo decidió elevar su calidad de vida ingresando a la universidad, revela que la mejor ruta para implementar la responsabilidad social empresarial es desde casa.

Y lo hizo con ayuda de Demasa. La firma desarrolla a lo interno unas 15 iniciativas sociales para beneficio de su personal. Lo hace en áreas de la salud, recreación, vivienda, atención sicológica y de necesidades básicas, entre otras.

Purdy Motor también identificó el año pasado que, dentro de su planilla, existen 17 familias en condición de vulnerabilidad, para las cuales implementará planes de trabajo durante el 2013.

Por ejemplo, detectó que algunos colaboradores requieren ayuda en el manejo de sus finanzas familiares y culminar la educación secundaria. Para ambos temas, desarrollarán, este año, talleres de educación financiera y continuarán con el Purdy Cole en asocio con el Ministerio de Educación (MEP).

La Liga Agrícola de la Caña (Laica) apostó también por actuar de manera responsable primero “en casa”.

Se abocó entonces a conocer de manera exhaustiva a su personal: cuánto es el ingreso del núcleo familiar, cuántas personas conforman la familia, si viven con hijos y otros parientes, si tiene deudas, cuántas veces comen, si estudian, si viven hacinados o cuál es el estado de la vivienda.

A partir del estudio, Laica reconoció que debía trabajar en varios frentes: alimentación, educación financiera, educación para adultos, becas estudiantiles y vivienda.

37 y siguen sumando

En la actualidad, 37 organizaciones de Costa Rica –la mayoría de ellas empresas privadas– se involucraron en una iniciativa liderada por la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED) llamada Alianza de Empresas sin Pobreza Extrema. .

Y todo comenzó con Holcim, contó la directora de AED, Silvia Lara, cuando la firma se percató de que algunos de sus colaboradores vivía en precarios, en situación de tugurio y decidió virar su filosofía de sostenibilidad social hacia dentro.

Holcim tenía empleados con un serio problema de endeudamiento (con tarjetas de crédito o con almacenes de línea blanca) y lo que recibían de salario líquido no les alcanzaba.

“Holcim capitalizó su asociación solidarista y con ese capital compró las deudas, las refinanció y metió a este grupo en un programa muy fuerte de salud financiera en el cual contribuyó el BAC”, refirió Lara.

El listado de empresas que aplican este tipo de programas abarca desde manufacturas, servicios, sector financiero, comercio, cadenas de restaurantes, equipos de fútbol, hasta compañías agrícolas y de turismo.

Destacan también las instituciones públicas: INS Valores, INS Inversiones, los bancos de Costa Rica y Nacional.

EF obtuvo testimonios además de Grupo Roble, Punto Rojo, Alimentos ProSalud, Unimer, Arcerlor Mittal y BAC Credomatic.

Es una iniciativa relativamente nueva. Buena parte se integró el año pasado, otros se han unido este 2013.

Arcelor Mittal lo hizo el mes anterior y su enfoque está dirigido a vivienda. Tal y como lo han hecho otras, iniciará con un estudio para validar la carencia de casa digna, posibles beneficiados y luego buscar soluciones a partir de mesas de trabajo, especificó Silvia Solera, coordinadora de responsabilidad social empresarial.

Unimer, por su parte, arrancó hace dos años con la conformación de un comité de apoyo para colaborar con compañeros de trabajo de menores ingresos o bien con problemas de enfermedad, violencia doméstica o fallecimiento de jefes de hogar.

“No podemos ser omisos ante las necesidades y problemas de nuestros colaboradores. No es posible que una empresa sea exitosa si se olvida del bienestar de sus colaboradores”, detalló German Paniagua, vicepresidente ejecutivo de Unimer.

Paniagua no tiene la menor duda que el problema de la pobreza en Costa Rica se debe enfrentar de manera transversal, desde las entidades públicas y privadas, personas físicas e instituciones constituidas para tal fin, como el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi) o el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU).

Así lo ha entendido Grupo Roble, ya en la segunda etapa del proyecto: una vez hecho el diagnóstico definió una estrategia de implementación para cada caso, según los factores familiares y personales que inciden en la pobreza.

Según su gerenta de Recursos Humanos, Gabriela Jara, se conectó vía alianzas con el BAC para el tema de educación financiera y con el IMAS para gestionar becas y ayudas sociales.

Mientras Grupo Roble llamó su pilar “Gente”, Punto Rojo creó el programa “Punto Solidario”.

Los estudios determinaron la necesidad de trabajar en seis áreas: mejoras en infraestructura de los hogares, compra de artículos como camas, colchones y electrodomésticos; financiamiento en tratamientos médicos, becas estudiantiles para los hijos de sus colaboradores, nutrición y educación financiera.

Redundó en la vinculación con 10 organizaciones públicas y privadas para el cumplimiento de los objetivos, contó Jairo Hernández, de relaciones públicas y responsabilidad social.

Regiones en el radar

Uno de los casos más interesantes de esta alianza contra la pobreza es la que ejecuta Alimentos ProSalud, dueña de la marca Sardimar.

Al estar la planta de proceso ubicada en Puntarenas y ser una región con evidentes problemas socioeconómicos, la compañía inició hace año y medio un proyecto de diagnóstico, censos y visitas a los hogares de su personal. El resultado: 75 de sus funcionarios requerían atención.

Comenzó con un programa educativo de economía familiar porque la mayor necesidad revelada es el orden de las finanzas y la mejor administración de los ingresos. Allí se conformó un grupo de 150 beneficiarios.

El programa Enfoque a la Familia coadyuvó para impartir un curso de 25 horas. Más adelante, contó Shirley Romero, directora de Responsabilidad Social y Comunicación Corporativa, el IMAS apoyó en los trámites para bono de vivienda, las becas Avancemos y otro tipo de ayuda.

En todos los casos que EF encontró, las empresas tienen un renglón presupuestario destinado para la sostenibilidad del programa.

Purdy Motor, mediante su iniciativa “Purdy Oportunidades”, tiene una encargada de tiempo completo y ya delineó la inversión necesaria. Está, por el momento, en la etapa de organización y planificación, explicó su director de relaciones corporativas, Luis Mastroeni.

Frank Romero se encarga por su parte de las iniciativas sociales en Demasa que lidera la asociación solidarista (Ademasa). La entidad aplicó una metodología cualitativa, de análisis de casos e informantes claves.

Tenemos, dijo Romero, un 5% de colaboradores en situación de pobreza extrema, un 10% en pobreza básica y otros en riesgo social.

La vinculación con otras organizaciones ha sido amplia, incluso con sedes regionales del IMAS en Cristo Rey y Limón.

Asedemasa cuenta desde el 2004 con un fondo social, reveló su gerente, Juan Francisco Gutiérrez, constituido por aportes voluntarios del 95% de los asociados.

Allí hay un caso digno de contar. Una colaboradora, madre de dos hijos, estaba a punto de perder la casa por impuestos y además por problemas registrales con la propiedad, ya que su abuela, la dueña original, había fallecido.

Por intervención del programa social, se logró detener el proceso de remate, se legalizó la tenencia del inmueble, se remodeló completamente la casa y se montó un negocio para que la madre de la colaboradora tenga una opción de trabajo mientras cuida a un adulto mayor y a varios niños.

Además, la trabajadora ya está en el segundo cuatrimestre en la universidad, un año después de iniciar el programa contra la pobreza extrema.

Como dice Silvia Lara, de AED, no todo se resuelva con plata. Este programa de RSE busca ir más allá: que se vayan creando círculos y se logre trabajar con la comunidad inmediata, pero primero, hay que ver hacia dentro.

Lluvia de beneficios

Hay algo que Grupo Roble tiene claro. El factor gente con el que basa su estrategia social interna otorga un sentido de pertenencia y estabilidad laboral que redundan en una buena cultura organizacional.

Más allá de una inversión económica, es una inversión social.

Es una filosofía que comparte el resto de empresas involucradas.

“El principal beneficio es contar con colaboradores motivados porque gozan de una mejor calidad de vida. Esto genera lealtad y mayor vínculo con la organización”, acotó Shirley Romero, de Alimentos ProSalud.

Sin duda habrá, como piensa Punto Rojo, un mayor desempeño y compromiso.

En el caso de Unimer, donde gerentes, junta directiva y accionistas están vinculados, el proyecto se convirtió en un objetivo primordial en la administración de su recurso humano.

¿En cuáles áreas se está actuando?

Algunas iniciativas que se desarrollan en el marco de Cero Pobreza.

Área Programa Empresa Alianzas públicas Objetivo
EducaciónAyuda económica y/o aulas en la empresa.Purdy Motor, Demasa, Laica.MEP, Coned, IMAS, Fonabe.Fomentar la culminación de estudios básicos y superiores dentro de sus empleados.
ViviendaTramitar bono de vivienda, préstamos blandos para construcción o reparación.Demasa (Grupo Gruma), Purdy Motor, Grupo Roble.Banhvi, Sistema Financiero Nacional.Vivienda digna.
Educación financieraPermite ayudar a los colaboradores a mejorar sus finanzas personales, evitar altos endeudamientos y controlar gastos.Grupo Roble, Alimentos ProSalud (150 beneficiarios), Punto Rojo, Demasa, Laica.BAC, otros bancos privados, banca estatal, cooperativas de ahorro y crédito. Finanzas familiares.
NiñezPromueve la creación de guarderías infantiles dentro de las empresas para favorecer a sus colaboradoras de ingresos bajos.Laica, Demasa.Casa Presidencial (Programa Redes de Cuido), Ministerio de Bienestar Social y Familia. Redes de cuido.
AlimentaciónAyuda temporal para promover una adecuada alimentación y una dieta balanceada.Laica, Demasa. Empresas, Cen-cinai, IMAS.Alimentación básica para el personal y sus familias.
Becas estudiantilesAyuda de becas para hijos, hermanos de colaboradores.Grupo Roble, Laica.IMAS, MEP, Avancemos, Fonabe.Becas para continuar la educación.
SaludApoyar económicamente a personal y familias en casos de tratamiento médico.Demasa, Punto Rojo. Médicos, Caja del Seguro Social, consultorio interno.Atención a la salud de los colaboradores y/o sus familias.
SicologíaGrupos de trabajo para brindar terapia.Demasa.Sicólogas.Manejo adecuado de estrés, auto-estima, actitud positiva.
Sostenbilidad y financiamiento