Cadenas de comida usan quioscos de autoservicio, beepers y videojuegos para atender clientes

Restaurantes de comida rápida y ‘casual’ atraen clientes con autoservicio, juegos de video y beepers

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El combo de ¢1.000 o menos ya no es suficiente para competir en la industria de restaurantes costarricense.

Cadenas de comida rápida y casual de origen nacional e internacional como KFC, Tacontento, Taco Bell, Popeyes y Chili’s están apostando por dar valor agregado a sus clientes a través de herramientas tecnológicas.

En Tacontento, por ejemplo, usted ni siquiera debe levantar su mano para llamar al mesero o pedir la cuenta, pues en cada mesa hay botones que alertan al colaborador a través de un beeper .

El sistema también funciona desde la cocina para que los chefs puedan indicarle a los saloneros cuál orden está lista.

Según Randall Jara, gerente general de la cadena de comida mexicana, los beepers funcionan por medio de un sistema de leasing, que cuesta alrededor de $400 mensuales.

El ahorro de tiempo para la empresa y el cliente, y la mejor atención que estos aparatos aportan, son parte de las razones por las que las marcas han decidido implementarlos.

Si no que lo diga la empresa QSR International –operadora de KFC, Quiznos, Smashburger y Teriyaki– que ha incluido en algunos de sus locales quioscos de autoservicio en los que el comensal elige a través de una pantalla táctil lo que va a comer y hasta puede pagar con tarjeta sin necesidad de la atención de un cajero.

Alex Richmond, gerente de Tecnología de QSR, añadió que solo en tecnología la empresa invierte en promedio entre $50.000 y $100.000 por restaurante.

Menús digitales, dispositivos móviles para acelerar la línea de pedido, pantallas de confirmación de órdenes y el infaltable Internet WiFi son otras tácticas aplicadas por QSR.

Entretanto, marcas como Chili’s utilizan menús digitales en las mesas y pagers que alertan al cliente cuando la orden está lista como sucede en Cosí.

Comer y divertirse

Aunque el precio sea el motivador de compra número uno en la industria de comidas para los ticos –según el último Perfil del Consumidor de EF–, el buen servicio y la atención pesan cada vez más entre los clientes y este 2013 se ubicaron en el sexto lugar entre razones de compra.

Y es que a los restaurantes ya no solo se va a comer, sino también a jugar. En lugares como Taco Bell operan ruletas electrónicas, pantallas touch screen interactivas, videojuegos y otras actividades de entretenimiento.

Popeyes no se queda atrás, pues incorporó consolas de Play Station en sus restaurantes.

“Los niños ahora son muy tecnológicos y uno de 6 ó 7 años ya no va a querer ir al play sino jugar en los videojuegos”, comenta Virya Navarro, gerente de mercadeo de la cadena de pollo.

Según Navarro, el 15% de la inversión en un restaurante corresponde al área de tecnología.

La tendencia es tan fuerte que una nueva franquicia estadounidense de corte infantil, Chuck E. Cheese’s, anunció su incursión en Costa Rica durante el 2014, con un concepto que dispondrá de entre 80 y 90 juegos e invertirá por punto de venta aproximadamente $3 millones.

Para Alex Richmond, de QSR, la inversión en tecnología se debe medir no solamente desde un punto de vista de Retorno de la Inversión (ROI) sino de Retorno en los Objetivos (ROO) de la empresa.

“Toda inversión en tecnología que resulte en una mejora en el tiempo de servicio a nuestro cliente y que mejore el tiempo de preparación del producto tendrá un impacto positivo en las ventas, frecuencia de visita y satisfacción del cliente”, explica el gerente.

Con el ejecutivo coincide Marialaura Menéndez, coordinadora de ATL y Digital de Taco Bell, quien apunta que aparatos como tabletas se pueden utilizar en las secciones operativas de la cadena para agilizar la toma de pedidos.

Asimismo, las pantallas de producción y las aplicaciones para solicitar servicio exprés son otras herramientas utilizadas por las marcas para mejorar su operación.

¿Qué viene?

La innovación en restaurantes no dejará de llegar a las cadenas locales.

En Tacontento, el plan es incluir juegos de video, mejoras en la red de Internet y más televisores. Por su parte, QSR se encuentra haciendo pruebas con tecnologías de pago móvil, sistemas de interacción del cliente tanto dentro del restaurante como por medio Internet y otras tecnologías de entretenimiento.

En Popeyes, el objetivo es incluir videojuegos en todos sus puntos independientes.

Mientras tanto, a nivel internacional la industria está echando mano de quioscos de iPads, aplicaciones, saloneros digitales y hasta Facebook para que el cliente ordene sus pedidos.

¿Cómo no hacerlo? Una encuesta de la consultora estadounidense Technomic, reveló, en el 2012, que para el 51% de personas es importante que estos negocios adopten estas tecnologías.

Sostenbilidad y financiamiento