Roberto Lemaître Picado

Sus conocimientos en informática y derecho le brindan una visión global de un tema en que Costa Rica  apenas da sus primeros pasos, la regulación de los delitos informáticos.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El derecho informático se convirtió, gracias a los avances tecnológicos, en un área fundamental a nivel jurídico para los países.

Costa Rica apenas da sus primeros pasos en el tema, pero Roberto Lemaître ya desempeña un papel importante como uno de sus pioneros.

Este joven de 28 años cursó estudios tanto en informática como en derecho, por lo que tiene la capacidad de abordar temáticas que requieren cierto grado de conocimiento técnico, como la ciberdelicuencia.

Su trabajo de graduación en el área de derecho es uno de los aportes más importantes a la discusión del tema, ya que aborda la impunidad de los delitos informáticos en el país e incluye un análisis del proyecto de reforma a la ley de delitos informáticos que se tramitaba en la Asamblea Legislativa.

“Yo hice un análisis previendo algunos problemas que se presentaban desde el punto de vista jurídico-informático. Muchas veces los abogados hacen buenas cosas a nivel jurídico, pero que en la realidad informática no aplican”, comentó Lemaître.

Dicho proyecto de graduación se convertiría en uno de los pocos libros sobre delitos informáticos publicados en el país y le abrió al joven diversas posibilidades a nivel laboral.

Fue así como empezó a trabajar en el área de informática jurídica de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica y a impartir lecciones en la escuela de Informática de esa casa de estudios. Además, se convirtió en el representante de Costa Rica dentro de la Red Iberoamericana de Derecho Informático.

A mediano plazo, Lemaître espera consolidarse en el área y sobre todo seguir aportándole al país en un campo en el que debe avanzar con mayor rapidez.

“Costa Rica está muy atrasado, se duraron 11 años para hacerle una reforma a la ley de delitos informáticos. A mí me preocupa que se le dé a esto la importancia cuando ya sea muy tarde, falta dimensionar lo que es la ciberdelicuencia”, expresó el joven.

El abogado e informático considera que a Costa Rica le urge una actualización constante de la normativa, firmar más convenios internacionales en el campo de delitos informáticos e invertir más recursos a nivel tecnológico.

Formación: Ingeniero en Informática. Licenciado en Derecho.

Estado civil: Soltero.

Trayectoria profesional: Consultor, profesor y representante de Costa Rica en la Red Iberoamericana de Derecho Informático.

Edad: 28 años

Sostenbilidad y financiamiento