Ruth Angulo Cruz

“¡Qué caso tiene un libro sin diálogos de voces ni ilustraciones!”. Fundadora de Casa Garabato, empresa dedicada a  desarrollar ilustraciones de alta calidad.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Eligió la arquitectura como profesión y la ilustración como un modo de vida.

No existe en el país una carrera que respalde su trabajo pero sus ilustraciones valen más que mil palabras, o títulos.

Fundó Casa Garabato desde el 2001 como una iniciativa privada dedicada a la producción de imágenes para literatura y publicaciones de óptima calidad.

Los libros para niños son su consigna.

“Desde el inicio teníamos claro que el desarrollo integral de los niños era lo nuestro. Queremos aportarles algo y es a través de los libros la mejor forma de hacerlo. Los libros son una herramienta transformadora”, enfatizó orgullosa.

Las casas editoriales, nacionales y extranjeras, son sus principales clientes: Santillana en Costa Rica, Guatemala y Panamá, editorial Costa Rica, Pachanga Kids y Eduvisión, son algunas de ellas.

“Un buen libro es un tesoro, un maravilloso recuerdo y un compañero de toda la vida. Saber que estamos educando a través de lo que hacemos es nuestro objetivo y nuestro orgullo”, dice con toda seguridad Ángulo.

Su trabajo más reciente y donde Casa Garabato cuenta con todos los derechos de autoría aboga por el conocimiento y recuperación de las lenguas indígenas en Costa Rica.

Títulos como Sibö y los Sapitos Traviesos, basado en un relato original bribri y La Familia de los Niños Huracán, de la cultura cabécar, respaldan lo que cataloga como un triunfo personal y empresarial.

Han hecho de la tecnología su mejor aliada, digitalizar ilustraciones hechas a mano les ha permitido la conquista de mercados fuera de nuestras fronteras (Estados Unidos, Panamá, Colombia e Italia).

La venta de sus creaciones vía Internet en páginas como Amazon y la participación en ferias internacionales del libro son parte de las herramientas de mercado que ha utilizado la compañía para darse a conocer y consolidar la firma.

Casa Garabato complementa su misión con el desarrollo de talleres y cursos libres, así como la lectura de cuentos para niños en escuelas.

Formación: Licenciada en Arquitectura de la Universidad de Costa Rica.

Estado civil: Divorciada.

Trayectoria profesional: Propietaria de Casa Garabato.

Edad: 38 años

Sostenbilidad y financiamiento