Adultos mayores despiertan interés de más negocios en Costa Rica

Segmento crece y representará una quinta parte de la población en 34 años lo que palpan los comercios con gran potencial

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Los adultos mayores son un segmento de la población costarricense que crece a un ritmo más acelerado que la población total y este comportamiento se mantendrá a futuro.

Esto lo ha detectado el sector empresarial –algunas firmas de manera más incipiente que otras–, despertando un interés por mejorar la oferta hacia los servicios para la tercera edad.

Se encuentran negocios pensados específicamente para estos habitantes en ámbitos tecnológicos, gimnasios especializados, bolsas de empleo, sector inmobiliario, hogares de cuido y asistencia, servicios a domicilio de enfermería, hospitales privados asequibles y productos alimenticios y medicamentos innovadores.

Toch Mobile, Vida Óptima, Contraticos, Bello Horizonte, Quinta Residencial, Verdeza, Bonanza Asistencia y el Hospital Metropolitano son algunas empresas que le apuestan a este mercado.

Empero, aún existe una oportunidad de oro para aumentar la intensidad de nuevas propuestas de emprendimientos, con valores agregados para este segmento demográfico.

Estadísticas lo revelan

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) revelan que, en 34 años, las personas de 65 años y más representarán más de la quinta parte de la población.

La entidad proyecta que los adultos mayores tomarán una porción del pastel demográfico del 20,7% en el 2050 y alcanzarán las 1. 262.311 personas.

Actualmente, la tasa de crecimiento de la cantidad de adultos mayores es de un 4,5% (2016 respecto al 2015), mientras que la nacional total es de 1,2%.

En el 2050, se estima que el crecimiento de la población total del país será del 0,3%, y el de los adultos mayores seguirá en 2,98%.

Otro indicador que impacta en el aumento de la cantidad de personas de la tercera edad es la tasa de reemplazo, la cual baja desde hace una década.

La tasa de reemplazo es una aproximación que se hace a partir de la tasa global de fecundidad, y se refiere a cuántos hijos en promedio se espera que tenga una mujer al final de de su vida fértil.

En el 2015, dicha tasa se posicionó en 1,75 hijos por mujer, y por eso Costa Rica ya no está en los niveles de reemplazo de los dos progenitores.

“Conforme se va reduciendo la fecundidad, la estructura de la población se va haciendo muy angosta en su base, van aumentando las edades y la cantidad de adultos mayores se va engrosando”, explicó Pilar Ramos, coordinadora de divulgación del INEC.

Asimismo, la esperanza de vida va en aumento. Al cierre del año anterior, la expectativa era de 19,8 años más (a partir de los 65). Es decir, el país ha ganado un poco más de medio año de vida en la última década, lo que se considera mucho en términos demográficos, externó Ramos.

Esto significa que el promedio nacional de vida alcanza los 85 años y conforme mejoran las condiciones y bienestar de los habitantes, este indicador se eleva.

Inmersos en su atención

La perspicacia de algunas compañías ha generado que se interesen en este cambio demográfico ahora, por lo que abarcan diversos servicios para el sector y revelan buenos resultados.

La compañía costarricense Toch Mobile es un ejemplo del ámbito tecnológico. Se fundó en el 2011 especialmente para crear soluciones de comunicación adaptadas a los adultos mayores.

“Era un nicho con necesidades muy específicas que estaba desatendido. Desde entonces, nos hemos enfocado en comprender más y mejor a nuestros clientes y hemos evolucionado nuestra propuesta”, manifestó el CEO Moisés Campos.

La firma evolucionó en cinco años a la propuesta llamada Ecosistema Ángel, incluida en su tercera versión de celular, especial para facilitar diversas necesidades de estos ciudadanos.

Cuenta con el servicio SOS Plus, que es un expediente médico en Internet; el GPS Plus que es una plataforma de geolocalización, y el teléfono Ángel 3, que permite pedir ayuda de forma rápida, llamando automáticamente hasta a ocho familiares o personas en caso de emergencia, o enviando mensajes de auxilio y la ubicación.

Tiene números de tamaño grande, con altavoz y foco, y el expediente del ecosistema es accesible mediante un código QR que viene adherido al celular.

Este puede guardar datos como foto, dirección, teléfonos, tipo de sangre, alergias que el dueño tiene, medicamentos con las dosis que el dueño toma, enfermedades, nombres y datos de contacto de familiares que deban ser localizados en una emergencia.

Campos comentó que desde el 2014, la empresa registra un aumento considerable en la demanda del producto, con mayor fuerza durante este 2016. Informó que ha logrado un promedio de ventas de 25% anual en los últimos 5 años.

Estancia y cuido

Las opciones de residencia, para estancia y cuido, son de los negocios más dinámicos dentro de este mercado.

Con solo buscar en Internet, se podrá encontrar decenas de nombres de servicios de enfermería y asistencia a domicilio. Puede ser mediante empresas, asociaciones u organizaciones que brindan en conjunto o estilo freelance atención a la tercera edad.

Tal es el caso de Servicios de Enfermería y Asistente del Adulto Mayor o Enfermeros en su Casa Costa Rica.

Otras compañías se suman a esta oferta como Assista Personal Care, Bonanza Asistencia y HomeWatch Care Givers.

Asimismo, hogares de cuido de estancia permanente o temporal (diurna por ejemplo) también figuran entre ejemplos exitosos.

Hogar Bello Horizonte, Residencia Villa Guadalupe y Quinta Residencial son algunos de los disponibles en Costa Rica.

Bárbara Zúñiga, vocera de Bello Horizonte, ubicado en Escazú, comentó que iniciaron en el 2013 con cuatro residentes y ahora tienen 10 permanentes y 18 en cuido diurno.

“En el 2014 y el 2015, se da un incremento importante de la demanda debido al cierre de varias residencias de larga estancia, no solamente por maltrato y negligencia, sino por falta de permisos de muchos de ellos, lo cual obliga a los familiares a buscar mejores opciones”, comentó Zúñiga.

Los precios de este hogar van desde ¢600.000 a ¢1.200.000 por mes y depende de los tipos de cuidados que requieran los clientes.

Por otra parte, entre la oferta inmobiliaria de residencias pensadas y construidas para este segmento también figuran nombres como Verdeza, residencial localizado en Escazú; Refugio Poás, en Alajuela; Otoños Dorados, en La Garita de Alajuela; Sun Ranch, desarrollo ubicado en Liberia, y Antara Residencial & Country Club, comunidad de retiro estilo resort en Piedades de Santa Ana.

Sin embargo, para Rándall Fernández, gerente general de la consultora Collier Internacional, el desarrollo para este segmento de proyectos es incipiente y va lento de acuerdo con la atracción que genera en el sector de bienes raíces actualmente.

Aun así, estima que, en los próximos años, podría atraer más la atención de los inversionistas principalmente en opciones de estadía diurna.

infografia

Salud y bienestar

Para ejercitarse, Vida Óptima, en Tibás, es una de las propuestas de gimnasios que se creó en el 2003 especial para esta población.

No obstante, en el 2011, el aumento en la demanda les impulsa a invertir más de $125.000 en mejoras de infraestructura, y en oferta de servicios complementarios de fisioterapia y nutrición.

Jorge Díaz, vocero de Vida Óptima, externó que continúan analizando la oportunidad de atender más y mejor a su público meta, por lo que prevén expandirse en el este y oeste de la capital.

“Hemos mantenido crecimientos de ingresos entre el 5% y 7% en los últimos años”, dijo Campos.

Indicó que hace dos años se iniciaron planes de ejercicios terapéuticos complementarios, con rutinas personalizadas y especiales según las necesidades.

Entre las clases que más gustan, están las grupales, como el cardiobaile, el yoga terapéutico, pilates y danza teraupética.

La atención de la salud en hospitales y la invención de medicamentos en el área farmacéutica, son otros servicios en los que los empresarios no han dudado en invertir conforme se da el envejecimiento de la población.

Por ejemplo, la población adulta mayor representa el 33% de la consulta externa en las sedes de San José y Tibás del Hospital Metropolitano. Y en cuanto a atención intrahospitalaria (cirugías e internamientos), la proporción se invierte, porque un 66% de la atención es hacia este segmento.

“Desde su fundación el Hospital Metropolitano responde a los cambios en la composición demográfica del país. Por lo tanto, todos nuestros programas incluyen las necesidades de adultos mayores”, aseguró el director médico Roberto Herrera.

En el campo farmacéutico, Roche es una de las firmas que asegura innovar con fuerza en productos contra enfermedades que tienen su mayor incidencia en la población adulta mayor como linfomas, cáncer de colon, el cáncer de pulmón y artritis reumatoidea.

“Continuaremos trabajando de una manera cada vez más estrecha con la población adulta mayor para atender sus crecientes necesidades de salud”, dijo Randall Rodríguez, Director de Ventas. Roche Centroamérica y Caribe (CAC).

La inserción de los ciudadanos de oro en la fuerza laboral también es otra gran necesidad. Por eso, existen iniciativas como Contraticos, empresa con un sistema diseñado para eliminar la barrera de edad.

“Desde su fundación (2015), se hace énfasis en todas las personas mayores de 55 años que aún pueden trabajar pero tienen dificultad por el sistema social laboral”, comentó Christopher Edward, director de Desarrollo de la firma.

Según el reporte de la empresa, aproximadamente más de 1.100 personas mayores de 55 años están buscando trabajo.

Y, aproximadamente se registran 30 adultos mayores semanalmente, es decir, este grupo de usuarios puede ascender a las 1000 búsquedas o visitas de sus perfiles al mes, indicó Edward.

En el sitio empleo.com hay un total de 300 registros de currículos de personas costarricenses mayores a 65 años o más en la base de datos de búsqueda de empleo en este momento, según informó la vocera, Gabriela Segura.

De acuerdo con el registro del empleo.com la mayoría de adltos mayores que buscn laborar, que son 83 personas, aceptan salarios de entre los ¢ 250.001y ¢ 350.000.

Además, según su registro la mayor cantidad de personas que requieren trabajo está entre los 65 y 72 años de edad.

Y la masa más importante no tienen una definición de lo que buscan ejercer, seguido de los que dicen que prefieren servicios.

Cabe recordar que con el crecimiento de este segmento de población, también hay mayor presión sobre el sector público para dar pasos oportunos que velen por los derechos, oportunidades y calidad de vida de estos ciudadanos.

Sostenbilidad y financiamiento